Facebook Twitter Google +1     Admin

La mano mecánica

20080621010156-la-mano-mecanica.jpg

 

( En la imagen superior "La mano mecánica" en proceso de apredizaje)

 

Si la marea de la anterior feria del libro depositó en mis oriundas costas una reproducción a tamaño más que natural de mi admirado Fernando Arrabal, la Feria de este año me ha legado un engendro mecánico, una mano articulada que responde sin orden ni concierto a sus propios mandatos.
El artilugio, en teoría, sólo debería deslizarse cuando se encontrara en oposición de “on”, sin embargo responde con inquietos movimientos a su antojo. Esta mano posee grandes virtudes como, por ejemplo, la admiración, que manifiesta con temblores de irreverente ansiedad, ante el primer tiempo de la sinfonía nº4 “italiana” op. 90 de Mendelssohn. Pero no quedan ahí sus virtudes esenciales…
Una vez he comprobado su capacidad para reaccionar a su antojo le he puesto papel y rotulador entre los dedos para comprobar si posee la facultad de la escritura, aunque ésta sea impulsada por una inteligencia natural o artificial de incierta procedencia. ¡Y qué sorpresa me ha otorgado el comprobar que, tras horas de entrenamiento, ha sido capaz de reproducir algunos relatos de feliz memoria de Edgar Allan Poe!
Desde luego esta  noticia me ha obligado a insistir en mis experimentos. Anteayer por la noche, sin ir más lejos, redactó el guión de la película Freaks sin saltarse una coma. Por la mañana, tras regresar de uno de mis fáusticos viajes, una vez descubierta semejante proeza he puesto a trabajar a la mano mecánica día y noche.
Antes de encadenarla a su trabajo le he advertido de la necesidad de escribir textos que no procedan de ningún autor. Así mismo le he aconsejado que se ocupe de sorprendernos a propios y extraños con reveladores y sorprendentes relatos que surjan de sus dedos –en este caso de manera literal-.
Por supuesto, entre mis intenciones se cuenta con la revisión y publicación de estos trabajos sobre los que mi mano mecánica trabajará durante los próximos meses. Sin duda, mis recientes obligaciones en el terreno del trabajo de escribiente se reducirán considerablemente y , hasta es posible, que alguno de los textos que en el futuro aparezcan en este espacio procedan de esta mano tan dada a la redacción a vuela pluma.
Tan dichosa sorpresa me lleva a preguntarme, ¿qué inauguraré durante la próxima feria del libro? ¿Quizá una momia capaz de suplantarme en las hastiosas obligaciones diarias’ ¿O tal vez un topo de enormes dimensiones con suficiente estilo como para ocuparse de los tediosos trabajos de supervisión de pruebas? En verdad les podría asegurar que la incertidumbre apenas me permite conciliar el sueño, pero les mentiría.
Mientras redacto estas líneas suena el ronroneo constante de la escritura agitada y convulsa de mi mano mecánica. ¡Cuántos divertimentos nos procurarán los desvaríos de su ingenio!
Ella prosigue con diligencia su trabajo. ¡Qué hacendosa!

21/06/2008 01:01 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: carolina a

HOLA;no se nada de ti pero es asombroso tu ingenio ,ingenio que no indica que seas un nerdo pero si alguien con futuro!
en mi cole piden experimentos similares seria posible que enviaras los materiales o algo minimo para realizar una mano. agradesco tu tiempo. by

Fecha: 25/10/2009 01:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog