Facebook Twitter Google +1     Admin

CENA A GOLPE DE TIMBAL CON EL PINTOR PÁNICO FERNANDO S.M. FÉLEZ

20060526131948-dsc02627.jpg

Pasa por Zaragoza Fernando S.M. Félez , el pintor pánico, con el propósito de ultimar los detalles de su próxima exposición, que se inaugurará el 7 de octubre en la Sala Fortea. Me agrada verle tan optimista y vital como de costumbre. Aunque nació en Zaragoza pronto se trasladó a Barcelona y después a París, donde conoció al grupo Pánico y donde pasó de la abstracción a la pintura figurativa.

Casi siempre que nos encontramos hablamos de Orson Welles, por el que ambos tenemos predilección. Frente a las viandas Félez me hizo el honor inmerecido de pedirme un texto para el catálogo de la muestra, donde también  figurarán Topor y Arrabal. Le confirmo que siento un placer inmensurable de escribir en su catálogo acompañado por dos de mis admirados.

Luego hablamos, como siempre, también, de Dalí, al que conoció con y sin el rostro oculto. Si muchos de los que habitualmente repiten tópicos sobre Dalí escucharan una sola vez  a Félez aprenderían quizá  a dejar de repetir ciertas zafiedades sobre el pintor ampurdanés.

Llega Carmen sofocada pero a tiempo de participar en la cena. Como no podía ser de otra manera la convertimos en el centro de la conversación y tratamos temas de interés general, como las dificultades en la pérdida de la virginidad femenina.

Por supuesto Arrabal se introduce en el debate. Da gusto imaginarse las escenas del joven Arrabal en el París de los años 60, que Félez relata con una tensión y una capacidad magistral.Antón Castro ha publicado en su blog una entrevista que hizo a Félez el año pasado.

Aquello comienza a impregnarse de aroma “pánico”. Estoy a punto de negarme a hablar de cuestiones carnales argumentando que “lo estoy dejando” pero, al final, los postres me distraen.

Félez me pregunta por la familia de Antonio Fernández Molina. La última vez que coincidimos los tres, me confiesa Félez, se quedó preocupado por  la amargura que demostraba Antonio. Le cuento detalles sobre los últimos homenajes que se le han brindado. ¿Por qué no se los hicieron en vida?, me pregunta. No sé que responderle y nos despedimos con un abrazo. La sombra de Antonio  me acecha por las aceras de la nocturnidad. La vida era mucho más divertida con él. Félez antes de  marcharse bromea con la posibilidad de instalarse en Zaragoza. ¡Lo pasaríamos bien!, le digo sonriendo. De mi bolsa, de improviso, surge una figura de Willy Wonka.

  

 En fotografía superior: Arrabal y su cuadro "Alegoría de Stalin, Musolini, Hitler y Franco torturando a la opinión pública"  de Fernando S.M. Félez. Foto de Lis.

26/05/2006 13:18 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog