Facebook Twitter Google +1     Admin

Arrabal News

 

 

  

 

  

  

 

 

 

 "Le Jardin des Délices" d'Arrabal... Madrid... après Chicago, Sydney, Saô Paolo... P1040876

"Le jardin   des delicias" de F.Arrabal. Madrid

 
(Arrabal à Madrid: photos Lis et Curt)
  
“Le Jardin des Delicias”, de Fernando Arrabal
Mise  en scène: Rosario Ruiz Rodgers,
Interprétation: Ángeles Jiménez, Arturo Bernal, Mercé Rovira, Carlos Domingo.
Avril, 2011.
Théâtre "Sala Cuarta Pared". Madrid.
El País, « … una narración alegórica acerca de la transformación espiritual del individuo impulsada por el deseo… »
Europa Press, “… escrita en 1967 por F.Arrabal mientras se encontraba preso en una cárcel española… »
La Razón, “…una reflexión corrosiva sobre la libertad…”
El Cultural , «… encapsula en imágenes pensamientos muy profundos… »
ABC , “…texto contundente y arrolladoramente poético…”
El Periódico, El mundo, http://criticateatralpractica.blogspot.com/ de Juan Antonio Vizcaíno, ADN, La información, noticias yahooo, … 24 artículos relacionados...
*
      
 

Julio Castro.  la República   Cultural.

El sueño y el deseo en El Jardín de las Delicias de Arrabal

   
   
   

 

 

 

  
  
   Materialización del alma a cargo de Rosario Ruiz Rodgers en un texto cargado de actualidad 
   
El Jardín de las Delicias    
     
El Jardín de las Delicias
Carlos Domingo es Teloc, mientras le enseña a Lais (Ángels Jiménez) la escalera de subida y bajada, en su pecho.
Foto: Julio Castro.
    
     

  

Julio Castro – laRepúblicaCultural =

En ciertos casos, mirar atrás es vivir en la más efervescente actualidad, especialmente cuando hablamos de un autor de calidad, con una puesta en escena bien hecha. Este es el caso del Fernando Arrabal que ahora nos traen Proyecto Bufo y Curtidores Teatro, en una coproducción que dirige Rosario Ruiz Rodgers, y que presentara hace unos días el propio autor (Arrabal vuelve a Madrid para presentar su Jardín de las Delicias)

Salir de escena y pensar que has transitado por un sueño es todo uno, porque el absurdo de la noche se mezcla con la realidad vivencial en una secuencia de símiles, donde el tríptico pictórico de El Bosco justifica el núcleo de desarrollo que nos envuelve desde el escenario. El trabajo desprende un sentido a cercanía con el autor, de manera que su presencia en el juego del rechazo a la existencia de un dios, y el juego de crear una imagen terrenal que justifique esa negación se convierten en un puro divertimento que parece querer diseñar un jardín del Edén en cada vida, en cada historia de pequeño grupo. Por eso Lais procede de la nada, de unos padres desconocidos a los que en el fondo idolatra e idealiza, pero vive la infancia torturada por el orfanato de monjas que la enseñan a adorar los bienes materiales, a los que las niñas rezan cada día y cada noche hasta asumir su verdadera deidad.

Sin embargo, nuestra protagonista, encarnada por una magnífica Ángels Jiménez, es rebelde a toda imposición, por lo que cada día escapa a un jardín anexo al orfanato, que será su propio Jardín del las Delicias, donde sólo ella encuentra a ese Teloc, que será el híbrido entre la esencia de el varón cuyo significado desconoce, un amo que también le concede pequeños deseos, un dios al que idolatra porque todo lo que le cuenta y le enseña es nuevo y diferente. Y es Teloc un ser capaz de asegurarle el éxito y de transportar su mente al futuro o al pasado, aunque ella, el pasado no lo quiere conocer, porque dice que está lleno de guerras.

Pensemos en una obra escrita en la cárcel durante la dictadura fascista española, encerrado por el hecho de haber expresado su opinión sobre dios, pero también es el fruto del niño que ve cómo condenan a su padre a muerte, para luego desaparecer de un hospital psiquiátrico. Así, no es extraño encontrar referencias a sus firmes convicciones, así como las del pasado que contribuyen a su exilio de vida en Francia, donde se considera en el lugar apropiado.

Pero lo interesante de la obra no es tanto buscar los orígenes personales, sino las influencias en lo colectivo, como un trabajo que en su profundidad puede abarcar a cualquier público medianamente crítico. No es un trabajo para la carcajada, es para la sonrisa inteligente, para la comprensión del ser humano con una parodia del cristo que todos intentan convertir en mujer, desde la Miharca, compañera de escuela que interpreta Mercé Rovira, hasta Zenón, el varón enjaulado que hasta el final no conseguirá domar, y que interpreta Arturo Bernal, pasando por el Teloc de Carlos Domingo que será el dios que permitirá la creación de la divinidad en la hija. Abundan los simbolismos de este jardín de los deseos, o de los recuerdos, más que de las delicias, donde el placer es un instante que se convierte en recuerdo idealizado que alcanza a las hijas borregas, que adoran a la madre Lais sin razón, aunque les brinda aquello que no piden ni desean a cambio de si amor incondicional, mientras son el objeto de los celos de ese amor carnal de Zenón. Todo es un juego rodeado de los conceptos y preceptos erróneos que constituyen esta religión católica, pero que podría ser cualquier otra si se planteara de otra forma.

El símil de la virginidad del alma, más que la del cuerpo, representada en ese frasco de mermelada en que Lais la encierra de por vida hasta que las manos del varón la transformen en algo más humano, acaba por convertirse en la llave que abrirá la jaula del deseo para transformarlo a su vez en la posibilidad de un futuro más libre.

Si el conjunto actoral es bueno, destaca la protagonista, Ángels Jiménez, que sabe tomar el peso de su papel para convertirlo en una levedad atormentada sin trasladar al público su pesar, sino para convertirlo en un mundo mágico en el que con el resto del elenco asume sufrir esa situación, por el mero hecho de evidenciar la absurda historia de la humanidad.

Una inteligentemente ideada escenografía completa el conjunto, y aunque hay algunos problemas puntuales de visibilidad en los extremos laterales delanteros, merece la pena, porque divide en tres espacios diferentes correspondientes a tres momentos, tres espacios y tres situaciones en la vida. Esto facilita la agilidad de la obra, sin necesidad de realizar más cambios que la ubicación y la iluminación, siendo esta última la que marca la diferencia entre el presente y los recuerdos. Mientras transcurren determinados sucesos, de cambio de tiempo, unos interesantes montajes de video son proyectados a todo el fondo de escenario. Al igual que ocurre con el texto de los personajes, todo discurre a gran velocidad, por lo que más que el detalle, es interesante captar el conjunto, que es el que nos dará el resultado final del trabajo. Obviamente ha habido una labor de actualización de la obra, pero sin una necesidad de poner énfasis excesivo en ello, ya que de por sí, el tema sigue siendo muy exportable en el tiempo.

 ***

Ignatius, “Deliciosa pulsión vital”:
“…la obra transmite fuerza y contemporaneidad... trasciende a las generaciones… consagrado Arrabal, pues todo lo que toca lo convierte en oro… es conocido por su fehaciente oposición al franquismo… por fundar en 1963, junto a Jodorowsky el grupo Pánico… que atenta contra la imperante razón… Fernando Arrabal... uno de los dramaturgos vivos más notorios… una dimensión mítica y poética … Arrabal nos habla de la búsqueda de la libertad y el amor… en clave pseudoonírica y con saltos en el tiempo, a modo de tríptico, como el del Bosco… este mundo recreado tan original… original precisamente porque no se parece a nada… elementos absurdos pero también realistas… una historia deconstruida pero al mismo tiempo bien cerrada dramatúrgicamente… ningún elemento es gratuito…asistimos a la liberación de todas las ataduras e imposturas sociales… el final de la pieza es esperanzador: el individuo puede, si quiere y le ayudan, escapar a sus fantasmas, escapar a una suerte de pureza impostada (representada por los corderitos) para acceder a la pulsión irracional como es el amor libidinoso, desprovisto ya de ideales impostados relacionados con cuentos de hadas, con el amor cortés, etc. … esta historia de liberación simbólica se apoya en un montaje basado en las proyecciones del cuadro del Jardín de las Delicias, entre otras que marcan el viaje al pasado y al futuro de Lais… se apoya, a su vez, en una escenografía sencilla pero al mismo tiempo evocadora, con elementos muy sofisticados como son el carrito de bebé gigante donde asoman la cabeza unos diez corderitos de cartón que balan de vez en cuando, un huevo gigante, unas palmeras y un arco, que simulan ese jardín oculto tras la persona como construcción psicológica, una jaula, donde estará encerrado el hombre-mono, que representa el sometimiento de la libido y un teléfono que es el contacto de Lais con el exterior... la directora, Rosario Ruiz, nos da una lección de maestría al llevar una puesta en escena limpia y sencilla, a la par que inquietante… la directora se pone al servicio del texto contando con un equipo actoral de primer grado. Ángeles Jiménez interpreta una Lais en su justa medida: consigue darle verdad a su personaje… todos los actores están en una misma línea estética, trabajando por sacar adelante un proyecto en común… el público de la Cuarta Pared acudió al estreno con gran entusiasmo y de la misma manera aplaudió al elenco, incluyendo al dramaturgo, que salió a saludar emocionado…. público que a la salida del espectáculo hacía fotos entusiasmado al genio de Arrabal…”
Autor: Fernando Arrabal
Dirección: Rosario Ruiz Rodgers
Intérpretes: Angels Jiménez, Arturo Bernal, Mercé Rovira, Carlos Domingo
Ayudante de Dirección: Germán Torres
Movimiento Escénico: Arturo Bernal
Escenografía y Vestuario: Curtidores de Teatro
Imagen gráfica y comunicación: Waldo Rosales
Diseño de Iluminación: Eduardo Vizuete
Música: Isidro Anaya
Regiduría y Maquinaria: Jaime Busons
Coordinación Técnica: Gerardo Campana
Fotografía: Laura Eme
Melodía de la canción: Angels Jiménez
Video El Jardín de las Delicias: Guión y dirección: Juan Ibáñez; Producción: Animationbull s.l.
Producción: Proyecto Bufo - Curtidores de teatro
Producción Ejecutiva y distribución: Raquel de Tomás
Duración: 71’ ( sin entreacto)Para más información:
Arrabal vuelve a Madrid para presentar su Jardín de las Delicias
El Jardín de las Delicias

 

 
El Jardín de las DeliciasEl Jardín de las DeliciasEl Jardín de las DeliciasEl Jardín de las Delicias
El Jardín de las DeliciasEl Jardín de las DeliciasEl Jardín de las DeliciasEl Jardín de las Delicias
Autor: Fernando Arrabal
Dirección: Rosario Ruiz Rodgers
Intérpretes: Angels Jiménez, Arturo Bernal, Mercé Rovira, Carlos Domingo
Ayudante de Dirección: Germán Torres
Movimiento Escénico: Arturo Bernal
Escenografía y Vestuario: Curtidores de Teatro
Imagen gráfica y comunicación: Waldo Rosales
Diseño de Iluminación: Eduardo Vizuete
Música: Isidro Anaya
Regiduría y Maquinaria: Jaime Busons
Coordinación Técnica: Gerardo Campana
Fotografía: Laura Eme
Melodía de la canción: Angels Jiménez
Video El Jardín de las Delicias: Guión y dirección: Juan Ibáñez; Producción: Animationbull s.l.
Producción: Proyecto Bufo - Curtidores de teatro
Producción Ejecutiva y distribución: Raquel de Tomás
Duración: 120’ (dos actos con 5’ de descanso)Para más información:
Arrabal vuelve a Madrid para presentar su Jardín de las Delicias
El Jardín de las Delicias
 

  


 

]

 
 
 
  
  
  
  

 

 
 
  
Artes escénicas
El sueño y el deseo en El Jardín de las Delicias de ArrabalMaterialización del alma a cargo de Rosario Ruiz Rodgers en un texto cargado de actualidad

 

Arrabal vuelve a Madrid para presentar su Jardín de las DeliciasLa sala Cuarta Pared estrena en castellano esta pieza del creador del teatro pánico

 

Comentarios » Ir a formulario

raulherrero

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog