Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2007.

Libros y revistas se vuelcan en mi buzón (o Antonio Fernández Molina, Xenio en Alagón)

20071202193047-poeta-pintor.jpg

(En la fotografía superior la cerámica que exhibe el Centro Cívico de Alagón con el nombre de Antonio Fernández Molina. La pieza la ha realizado el propio Concejal de Educación y Cultura Juan José Gálvez Tomey. Fotografía de Javier Terrer.)

 

Como si procedieran de un insaciable árbol me alcanzan libros y revistas, cual hojas encuadernadas agolpadas en mi buzón. Mi estimado Iván Humanes me traslada un ejemplar de la revista Crítica (Revista cultural de la Universidad Autónoma de Puebla), donde ha publicado tres interesantes e inteligentes poemas. Refiere en el segundo titulado Arquitecto: “Cazador de uno mismo que rechaza la construcción /Todas las construcciones /Que no son empapelar de Monsieur Teste las paredes/Y trabajar la escritura imposible.
Desde las manos de otro poeta, Enrique Villagrasa, recibo su último poemario Paisajes, donde se endulzan, manosean, retuercen y se oponen poemas sobre un amor y el deseo frenético. En especial me ha conmocionado su extenso poema inicial.
Recibí con los ojos engominados por la emoción, con los ojos rasurados por el deseo, el éxtasis y la cornucopia, la nueva revista de mis amigos de 13 trenes. Han sido tan pertinaces e inconscientes como para incluir uno de mis poemas dentro de la revista. Se trata de un homenaje a la actiz Ivonne de Carlo, sublimado en su caracterización del personaje de Lily Monster. Al texto le acompaña una hermosa fotografía de la actriz con toda su donosura gótica. En las primeras páginas de este número puede encontrarse el lector con un acertado y siempre necesario homenaje a Juan Eduardo Cirlot. También se incluyen dos cartas que envió Cirlot a Antonio Fernández Molina.
Y, por otro lado, los reconocimientos a mi maestro Fernández Molina siguen tan imparables como los 13 trenes que enviaba Eduardo Chicharro a Carlos Edmundo de Ory. El 16 de noviembre se inauguró en Alcañiz una exposición pictórica de lienzos de Fernández Molina. La misma muestra se presentará dentro de unos días en Teruel. Por cierto, el catálogo extraordinario (es decir, por encima de lo ordinario) lo ha diseñado mi amigo Paco Nevado.

Además, el pasado día 1 de diciembre Alagón otorgó su nombre a un Centro Cívico que, en el futuro, recogerá una exposición permanente de la obra del poeta-pintor. Carlos Sierra, amigo de F. Molina y director de la revista Laberinto, impulsó esta merecida muestra de respeto por su también admirado maestro.
En el acto de institucional participaron Juan José Gálvez Tomey, concejal de Educación y Cultura, José Mª Becerril Gutiérrez, Alcalde de Alagón y Ester Fernández, hija del autor y comisaria de la muestra arriba mencionada.
El acto promovió el reunió a varios admiradores de la obra de Antonio Fernández Molina. Así nos encontramos diversos amigos que coincidimos de la mano del que era nuestro muto amigo, así como un amplio grupo de escultores, poetas, escritores y algunos políticos.
El encuentro respiró el ambiente de Molina con los muchos nietos de las seis hijas del artista rondando las cucharas del postre y practicando los sonidos que emiten las copas cuando se llenan de agua de poeta. (No sólo de vino vive quien vino.)

Ángela Ibáñez me recordó los años de la tertulia en el café Dalí y, de nuevo, me ofreció un listado de ideas y antologías que, con todo descaro, le han “robado de su cofre de ideas” los mismos que juegan con ella y un servidor a la ocultación. ¡Pobrecillos!
Ramón Acín se levantó antes de iniciarse la comida para brindar por Antonio Fernández Molina. Josefa, la viuda y musa del artista, sonreía y aleteaba esas alas que mágicas que esconde bajo sus ropas y que tanto inspiraron al genial e insustituible poeta y pintor.

 

02/12/2007 19:31 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Novedades de Navidad en Libros del Innombrable

20071213172253-el-sello-de-los-sellos.jpg

BIBLIOTECA GOLPE DE DADOS

La Masonería. Símbolos y Ritos

Francisco Ariza

ISBN-10: 84– 95399–81–4

ISBN-13: 978–84–95399-81–6

280 págs.

Precio: 18,00 €

 

Inmigrante de mi corazón

Benny Andersen

Prólogo, selección  y traducción de Francisco J. Uriz

ISBN-10: 84–95399–82–2

ISBN-13: 978–84–95399-82–3

118 págs.

Precio: 16,00 €

 

No es un sueño. Diario. (1954-2006)

José Fernández Arroyo

Prólogo de Manuel Alberca

ISBN-10: 84–95399–85–7

ISBN-13: 978–84–95399-85–4

700 págs.

Precio: 25,00 €

 

El Sello de los Sellos

Giordano Bruno

Edición, traducción  y prólogo de Alicia Silvestre

ISBN-10: 84–95399–86–5

ISBN-13: 978–84–95399-86–1

190 págs.

Precio: 18,00 €

 

 

 

 

COLECCIÓN SARASTRO

Antífonas para un Cántico

José María Barceló

Prólogo de Magdalena Lasala

ISBN-10: 84– 95399–83–0

ISBN-13: 978–84–95399-83–0

70 págs.

Precio: 10,00 €

 

El hombre elefante / El indómito y extraño caso de Gregoria

Raúl Herrero

ISBN-10: 84– 95399–84–9

ISBN-13: 978–84–95399-84–7

170 págs.

Precio: 14,00 €

 

 

 

La Masonería. Símbolos y Ritos

Francisco Ariza

 

La Masonería, organización iniciática integrada dentro de la gran corriente del Hermetismo, remonta sus orígenes históricos a la época  de los constructores medievales, conocidos como los free-masons o franc-masones (los «albañiles libres»), si bien éstos eran depositarios de una herencia mucho más antigua, como atestiguan las propias leyendas masónicas con genealogías que se remontan a la construcción del Templo de Salomón, e incluso mucho más allá, a los tiempos antediluvianos y primordiales.

Esa herencia es la que ha recibido la Masonería actual a través de los símbolos de la construcción (como los números, las formas geométricas y las herramientas), a saber: que ante todo se trata de los vehículos de la edificación interior, del templo espiritual, que está en la esencia misma de lo que ha sido y es la Masonería, la cual nos enseña a conocer el sentido iniciático de su Arte, pues sólo a través de ese conocimiento podemos realizar, u operar en nosotros mismos, los principios derivados de él. El Arte Constructivo también es llamado el «Arte Real», idéntico a la «Gran Obra» de la Alquimia, y numerosos símbolos masónicos están directamente vinculados con la enseñanza alquímica, constatando además la existencia de una geometría sagrada empleada por igual por los filósofos herméticos y los constructores para la descripción de la Cosmogonía, concebida como una Arquitectura o Harmonia Mundi.

 

Inmigrante de mi corazón

Benny Andersen

Prólogo, traducción y selección de Francisco J. Uriz

 

Lo más característico  de la poesía de Andersen es la ironía, el humor teñido de absurdo, el buen rollo, la tolerancia para los defectos y lo incomprensible.

No por bonachona es menos certera su crítica a los valores de la burguesía danesa, a su tan cacareada tolerancia, a  su sonrisa, esa sonrisa falsa con la que tapa cualquier miseria y usa para recibir  noticias de accidentes de automóvil o de catástrofes.

Como buen danés, destaca las cosas pequeñas e insignificantes de la vida.  En un país donde no hay Amazonas, ni Everest sino arroyos y colinas, y en el que  las distancias podrían cubrirse en bicicleta, lo pequeño tiene sus derechos.

 

Francisco J. Uriz

 

No es un sueño. Diario. (1954-2006)

José Fernández Arroyo

Prólogo de Manuel Alberca

 

 

 

No ha podido José Fernández Arroyo elegir títulos más apropiado para la segunda entrega de su diario, continuación del conocido y celebrado Edelgard. Diario de un sueño (1948-1953), pues, en verdad, la vida “no es un sueño”, sino una real y difícil travesía, y el diario, su bitácora. Esta alegoría literaria, muy utilizada pero todavía eficaz, que emparienta la vida y el viaje, permite relacionar la escritura diarística con el cuaderno de navegación, que constituye además uno de los orígenes más plausibles del diario íntimo moderno –ese modo paciente y disciplinado de solventar civilizadamente los problemas con uno mismo y con los otros­-. Por tanto, la bitácora y el diario íntimo fueron y siguen siendo la tecnología para navegar todos los días, para proyectar nuevos destinos y para recalar en hospitalarios puertos al final de la singladura diaria.

Este no es el diario de un triunfador, tampoco de un frustrado (ambas cosas serían inaguantables: insoportable leer el diario de un fracasado que culpa a los demás con resentimiento, más insoportable el de un triunfador absoluto  si tal categoría existe), pues la vida de un hombre no mide su grandeza en el éxito ni en el triunfo, sino la aceptación lúcida de los límites y la gestión del fracaso.

 

Manuel Alberca

 

 

El Sello de los Sellos

Giordano Bruno

Edición, traducción y prólogo de Alicia Silvestre

 

 

 

En este tratado Bruno parece tratar de inspirar mecanismos de memorización basados en la asociación y apoyados en imágenes (sellos), de moda en la época. En efecto los sellos en su calidad de icono gráfico, constituyen una especie de mandalas racionales de propiedades curativas, por cuanto en su interpretación el individuo pone en juego su capacidad de relacionar conceptos con la libre asociación de la intuición (interrelación de ambos hemisferios cerebrales). Estos sellos son el antecesor directo y perfeccionado de los actuales mapas conceptuales, que con limitaciones dan fe de los recorridos de nuestra mente analógica. Pero la analogía es sólo uno de los mecanismos de los que el cerebro se vale a la hora de memorizar y almacenar. En una era aún presidida en el campo intelectual y sobre todo científico por el imperio de lo digital, de la razón y las luces (acaso cegada por ellas), el recuerdo de las teorías para el fomento de la memoria resulta a veces infantilista, sobre todo si se piensa en la infinitud de modernos aparatos —mecánicos, eléctricos y electrónicos— que se han creado para ello. No obstante, el sistema educativo lanza evidencias de una creciente incapacidad para comprender estructuras textuales y de una falta de criterio para discernir informaciones relevantes, que parece tener su raíz y su causa no sólo en los métodos que han desprestigiado y abolido paulatinamente la memorización como método de estudio, sino además en el no cultivo del pensamiento crítico, verdadero manufactor de ideas y de relaciones conceptuales. Los sellos de Bruno resucitan el arte de la memoria porque lo aglutinan con el de atención y la relevancia, factores claves en todo acto de comunicación que se tilde de exitoso (en el que efectivamente el mensaje emitido haya llegado y se haya interpretado correctamente por parte del receptor).

Alicia Silvestre

 

 

Antífonas para un Cántico

José María Barceló

Prólogo de Magdalena Lasala

 

 

José María Barceló Espuis nació en Tarragona en 1943. Terminados sus estudios técnicos superiores en la Universidad de Barcelona reside en Zaragoza desde 1970.

Desde 1989 trabaja poniendo toda su formación humanista y capacidad organizativa en la gestión cultural a través de la Obra Social de Ibercaja y otras actividades.

En 1998 publica su primer poemario Los círculos del tiempo (Colección Devenir, Madrid) donde reflexiona sobre la vida y el olvido obteniendo el reconocimiento de la crítica nacional y regional. Fue traducido al árabe y publicado en El Cairo por la Institución Universitaria Internacional para las Civilizaciones.

En 2002 presenta el poemario Hacia la mar de Ítaca (Huerga & Fierro, Madrid) en el que, desde la libertad de la persona despojada de todas sus ataduras, abre una nueva vía de conocimiento poético para acceder a espacios superiores y comprender algo más el por qué del ser  y estar aquí. Antífonas para un Cántico es un poema en el que el deseo de encontrarse con la divinidad es tan fuerte como inalcanzable.  Colabora en revistas especializadas con la publicación de poemas, ensayos, relatos y diversos artículos. Como reconocimiento a su labor recibió el año 2005 el Premio «José María Savirón a la Divulgación Científica».

 

«Antífonas para un cántico» —voz esencial del poeta elevado por el «candor de quien espera» al fulgor del que ya conoce «la luz de tus moradas»— es la pregunta eterna del ser, transmutada en la supervivencia que otorga aguardar por siempre una respuesta.

 

Magdalena Lasala

 

 

 

El hombre elefante / El indómito y extraño caso de Gregoria

Raúl Herrero

 

 

Raúl Herrero nace en 1973. Ha publicado más de diez libros de poesía. Entre ellos  la antología El mayor evento (1989-2000), con dibujos de María Luisa Madrilley y prólogo de Luce Moreau-Arrabal y Officium Defunctorum (Las patitas de la sombra, Madrid, 2005), traducido al francés por Paola Masseau. Autor de El manifiesto del Arte Absoluto (1996), la Antología de poesía Postista (1998) y la selección e ilustraciones de Cuentos insólitos de la literatura española (2000). Además ha publicado el libro de relatos Así se cuece a un hombre (2001) con prólogo de María Paz Moreno y dibujos de Fernando S.M. Félez y  el ensayo-dietario El Éxtasis (2002), con prólogo de Viveca Tallgren. Desde el año 2000 edita en cuadernillos el poemario Ciclo del 9, de los cuales han aparecido: Las palmeras de Verona, Sinfonietta Björk, Libro de canciones de Ángela, Notas rumanas y Punto de no retorno. Ingresó en el Colegio de Patafísica de París como «auditor real».

Partes de su obra se han traducido al inglés, italiano, danés, francés, islandés y búlgaro. Como creador plástico ilustra libros y muestra su obra en exposiciones colectivas e individuales. Sus artículos aparecen en diversos medios y revistas literarias, incluso en su blog: raulherrero.blogia.com.

Si bien Raúl Herrero ha escrito varias obras de teatro desde su temprana juventud, incluso algunas de ellas han llegado a representarse, este volumen constituye la primera publicación del autor en el género de la literatura dramática.

 

13/12/2007 17:22 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Los espasmos intermitentes

20071223005739-jacopo-robusti-tintoretto1.jpg

(Poema inédito de Raúl Herrero.)

 

La obscuridad no se separa del día.
Facciones de arcilla se deshacen y se mezclan
sobre un pergamino de aire estirado sobre aire.
Dedos contagiados por cabellos alargan su sombra
sobras las espaldas de olas encinta.
Las gentes se transforman en barcas
que atraviesan la noche sobre café de murciélagos.
Oscilan las estilográficas que ahorcan sombreros.
La consciencia se suicida
o devora a batracios nacidos
de genitales azules.
¡Qué desorden de luz!
Los títeres, montados sobre hienas de miel,
nos comparan con la oscilación vital.
Dios sin padre se consume en el oxígeno de la música
encerrada en el cuarto de las ratas bicéfalas.
El sol deja de ser un cíclope para resplandecer
contra el mundo que hoy no ha muerto.
Los pies sin cáscara dentro del humo.
Ceguera como lechoso
opio fundido en negro.



23/12/2007 00:57 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Algunas referencias sobre el tiempo y la eternidad

20071231130637-borgespb.jpg
(En la fotografía superior Jorge Luis Borges.)
 
“El universo requiere la eternidad” escribió Jorge Luis Borges en su libro Historia de la eternidad. Giordano Bruno se refirió a la infinitud del universo pero desestimo un orden establecido desde la eternidad para proponer un sistema en constante transformación. La Enéada III (Trat. III 7) la dedicó Plotino a la eternidad y el tiempo:
“¿Qué hay que decir, pues de la eternidad? ¿Diremos que es la Sustancia misma inteligible, análogamente a como si alguien dijera que el tiempo es el cielo universo y el cosmos? Esta es, en efecto, la opinión que dicen que, a su vez, sostuvieron algunos acerca del tiempo. Porque como nos imaginamos y concebimos que la eternidad es algo sumamente augusto y que la naturaleza inteligible es sumamente augusta y como no es posible decir que una cualquiera de las dos sea más augusta que la otra mientras que de lo que está más allá no hay que predicar ni siquiera este atributo, según eso bien pudiera uno identificar ambas cosas. Porque, además tanto el cosmos inteligible como la eternidad son ambos inclusivos e inclusivos de las mismas cosas.”
El premio Nobel de Química Ilya Prigogine en su libro El nacimiento del tiempo afirma: “Yo creo efectivamente en una evolución continua del universo, y creo que todas las teorías que pretenden describir cuál va a se el estado del universo dentro de algunos miles de años de millones de años son prematuras y simplistas. (…) …con la aparición de la vida, nace un tiempo interno que prosigue durante los miles de millones de años de la vida y se transmite de una generación a otra, de una especia a otra especie, y no sólo se transmite, sino que se hace cada vez más complejo”. Al final del volumen se incluye la conferencia de Ilya El papel creativa del tiempo que finaliza con esta aseveración:”Los desarrollos recientes de la termodinámica nos proponen por tanto un universo en el que el tiempo no es ni ilusión ni disipación, sino creación”.
San Agustín refiere que la creación ha tenido lugar en el tiempo. Es decir, que Dios permanece fuera del tiempo y formula a éste para comenzar la propia creación. Así mismo Pseudo Dionisio Areopagita también se refiere a Dios como “creador del tiempo”.
José Ferrater Mora en su Diccionario de la Filosofía manifiesta respecto al tiempo:
“El examen del concepto de tiempo en la Edad Antigua debe, pues, llevarse a cabo teniendo presente la noción de eternidad. (…) Los hebreos `conocieron´ el tiempo y determinaron, o midieron, las grandes unidades del tiempo (las épocas del año) mediante la posición del Sol en el espacio; y las `pequeñas´unidades del tiempo (el día y la noche, las diversas horas del día y de la noche) por la cantidad de `luz´u ‘oscuridad´. Pero, junto a ello, concibieron el tiempo como una serie de percepciones temporales en forma de latidos interiorizando de este modo el tiempo y convirtiéndolo en lo que se llama duración y temporalidad. Los griegos conocieron el tiempo a base de los movimientos de los cuerpos celestes, y tendieron a considerar el carácter cíclico –y, por tanto, repetible- de tales movimientos.”
Los sumerios consideraban, según Mircea Eliade, que “el mundo es regenerado periódicamente, es decir, recreado en la fiesta del Año Nuevo”.


31/12/2007 13:06 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog