Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2007.

Embrional (Poema inédito de Alicia Silvestre)

20070104184853-jopan2.gif

"I am the necessary angel of earth,
since in my sight,
you see the earth again"
Wallace Stevens


No todo silencio es triste
no todo frío carece de belleza
ni el blanco equivale siempre a vacío.

Mira la milagrosa hija del invierno,
la nieve.

(Recién llegada a Brasil la poeta Alicia Silvestre me remite este poema para inaugurar el año 2007 en mi página "huevo"-blog.)

El bautismo y el cernícalo

20070105111135-baptism-marcellinus-and-peter.jpg

 (En la imagen superior fresco que representa el Bautismo en la catacumba de los Santos Marcelino y Pedro de Roma.)

En el centro del lienzo un Cristo amarillo, sin rasgos y sin manos, con los pies introducidos en un río donde se refleja su cuerpo en forma de cruz. A derecha un San Juan Bautista, sobre una especie de zancos, derrama el agua (por supuesto dorada) sobre la cabeza de Cristo. Entre la testa del bautizado y las primeras gotas de agua se interpone una paloma- de cuello ascendente. A la izquierda de Cristo tres repugnantes seres realizados en tinta negra. En un extremo del lienzo el sol, en el otro la luna. Este viene a ser el último óleo que he pergeñado. He trabajado, de manera desigual, durante seis meses en él y responde a esa técnica tan particular que pretende consagrarse como figurativa pero desfigurada, es decir, sin responder a perspectivas ni normas académicas.

Con el fin de año he logrado poner la última pincelada a este lienzo de inusual tamaño, en relación con las dimensiones en las que suelo ocuparme. Tal vez sea capaz de realizar una fotografía del resultado y la cuelgue en este lugar para satisfacción (o insatisfacción) de mis amantísimos lectores.

Quizá uno de los peores vicios del arte moderno resida en la institucionalización de una vanguardia académica que repite, hasta el bostezo, los emblemas del pop-art, del minimalismo y de la pintura matérica. La huida hacia delante o hacia atrás, en cualquier sentido, considero puede resultar satisfactoria.o, al menos, renovadora y tradicional al tiempo.

La contemplación delirante del Bautismo pintado por Piero della Francesca me inclinó a realizar esta interpretación de uno de los temas más recurrentes de la pintura.

En la catacumba de los Santos Marcelino y Pedro encontramos una de las primeras representaciones del bautismo. En un fresco un hombre desnudo recibe un elocuente chapuzón divino. En la imagen aparece una extraña ave que suele relacionarse con el espíritu santo, es decir, con la paloma. Sin embargo su aspecto me resulta más semejante al de un águila, o todavía mejor, al cernícalo. Esta ave, semejante a un pequeño halcón, según he podido descubrir posee la capacidad de permanecer suspendida en el aire durante minutos sin otro movimiento que un ligero aleteo. Tal proeza se asemeja al propósito de evadirse del tiempo, de permanecer fuera de las estructuras físicas que nos atenazan pregonado en textos místicos, heterodoxos y herméticos. Sin duda el cernícalo, queridos lectores y amigos, nos reserva muchas sorpresas, por ello les insto a sumergirse en sus costumbres y forma de vida. Ahora me arrepiento de no sustituir en mi lienzo la paloma por un colorido y elegante cernícalo.

 

Por otra parte mi amigo, el escritor y pintor Antonio Beneyto me llamó para atestiguarme la publicación de un nuevo número de la revista Barcarola, donde se incluye un texto de quien esto escribe en relación con el poeta francés Lautréamont.

Sus estremecedores Cantos los leí con anterioridad a la aparición de mi barba y me conmovieron profundamente. Entre mis escenas predilectas figura esa hermosa y humectante donde un tiburón fornica con una doncella. ¡Se dan cosas en el mundo dignas de ver! Aunque otra escena en la que un perro descuartiza no recuerdo si a una muchacha o a un niño, tampoco es moco de pavo. Por supuesto, las ilustraciones que prefiero para los Cantos de Maldoror, entre las que conozco, son las que realizó Salvador Dalí. Aunque al parecer Beneyto acaba de presentar una exposición pictórica inspirada en el mundo de Lautréamont que podría resolverse como una nueva representación gráfica  de los magistrales Cantos.

Pero ahora suspendo toda actividad, para quedarme a solas con mis pensamientos y mi cernícalo.

  
05/01/2007 11:11 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El Arquitecto y el Emperador de Asiria de Fernando Arrabal en Madrid

20070110095313-el-arquitecto3.jpg

 

 En la Sala Ítaca de Madrid C/ Canarias 41 - 28045 Madrid  se estrena El Arquitecto y el emperador de Asiria de Fernando Arrabal el próximo jueves 18 de enero a las 20:31 h.

El miércoles 17 de enero a las 12:21 h. se realizará una rueda de prensa en la Sala Ítaca en presencia de los interpretes, director (JOAN FRANK CHARANSONNET) ,  el editor de Arrabal  en Libros del Innombrable (Raúl Herrero) y el autor (FERNANDO ARRABAL).

 

 

EL ARQUITECTO Y EL EMPERADOR DE ASIRIA

De FERNANDO ARRABAL

DIRECCIÓN:
JOAN FRANK CHARANSONNET

REPARTO:
EMPERADOR- Patricia Bargalló.
ARQUITECTO- Joan Frank Caransonnet.
PUCKINELI- Eva del Campo Cassé.
MMVI- Alaïn Chipot.

JUEVES A DOMINGO DEL 18 AL 28 DE ENERO
A LAS 20:31 HORAS
PRECIO 14 €

EL TEXTO

Pan: el dios de los pastores los rebaños de la Arcadia, mitad animal, mitad hombre…entre sus características se cuenta su agilidad y un apetito sexual considerable.

El arquitecto, paradigma del sapiens ancestral.
El emperador, paradigma del neandertal moderno.
El Arquitecto y el Emperador: : Inevitablemente dos dioses destinados al juego de complementarse., de comerse, de amarse y destruirse para renacer después de cada encuentro ¡amoroso? Renovados.

El Arquitecto y el emperador: Juego, teatro, ritos, fiesta, amor, sexo, lujuria y dos de los más grandes y divertidos personajes del teatro contemporáneo en el cielo-infierno arrabaliano.

Un texto representado en un centenar de idiomas, una bella alegoría intemporal, posiblemente el mejor trabajo actoral sobre la esquizofrenia actual, escrita hace XL años por: ARRABAL.

Información y reservas: 91 528 91 70


10/01/2007 09:53 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

BOSQUE DE KOBERNAUSS (Poema de Ivan Humanes)

20070112085642-ivan-sailboat-9-06.jpg

(Mi amigo Ivan Humanes me remite el siguiente poema como adelanto de su próximo poemario. Lo deposito en estos lares para disfrute de todos. En la imagen superior fotografia de Sheldon Brown en la que se aprecia a su hermano Ivan en la Isla de San Juan en 1906.)

acaso una Región a la vera del camino
que se extiende más allá de cualquier límite por frecuentar
el barro gatea por los árboles a la conquista de copas sagradas

allí
tiempo quieto
piedras y río transcurren
sabedores del fin del tiempo

Kobernauss
olvido del presente
bajo su piel ríos de lava
empujan / comprimen tierra y cielo
ríos son venas vivificantes
no han degenerado sus pastos en fría grieta
aguas traídas con el viento leve

un párpado se abre al bosque
sólo un hombre intuirá su secreto
sólo El Hombre agonizará tras conocerlo.

El gran silencio

20070112183638-foto01.jpg

(En la imagen fotograma de El gran silencio de Philip Gröning)

 

El director Philip Gröning vivió en el monasterio cartujo de Grenoble durante seis meses con el propósito de elaborar eldocumental presentado bajo el título de El gran silencio. 16 años después de solicitar permiso para realizar esta película, los monjes aceptaron su presencia en la vida cotidiana del monasterio con las siguientes restricciones: nada de banda sonora (salvo los cantos de los propios religiosos), nada de luz artificial durante la filmación y la exclusiva presencia del director sin ningún equipo técnico. Por tanto, Gröning, a solas con los cartujos, casi se convirtió en uno más para desarrollar su singular proyecto. Los primeros en visionar el documental, sobre una pared del monasterio, fueron los propios monjes. Según afirma la prensa reaccionaron sonriendo y con aplausos. Cualquiera que tenga oportunidad de enfrentarse con este sobrio documental, de casi tres horas, se quedará perplejo ante tal reacción de los monjes.

Se dice que en Grenoble apenas ha cambiado la forma de vida durante los últimos 1000 años. El único lujo que se admite se reduce a una estufa de leña para calmar el desapacible frío, que el espectador advierte a través de la hermosa nieve que se desplaza por la pantalla. Desde luego se trata de un registro absolutamente moderno, en el mejor sentido del término, es decir, que supera la “vieja” modernidad cinematográfica, es decir, la velocidad, la provocación o lo impactante, elementos ahora adscritos al cine más comercial.

Sin embargo, el acierto de la película no proviene de una propuesta aparentemente elitista, ni de la forma de vida que se nos muestra la pantalla. La importancia de El gran silencio desciende a un nivel más profundo.

En lo referente a la propia creación cinematográfica sorprende su sencillez, no exenta de cierta experimentalidad en la forma de tratar algunas secuencias (siempre relacionadas con elementos naturales como nieve, agua, etc), que se aproximan a las creaciones de pintura en movimiento, desarrollada en la prehistoria del cine, por artistas como Fernando Léger.

La violencia, las aceleradas escenas de acción, las imágenes “crudas” ya sólo pueden sorprender a los adolescentes desprevenidos. Ningún director que desee aportar algo a la historia del cine de hoy puede pretenderlo al redundar en estos lugares consabidos y ya desgastados en películas, por otra parte, espléndidas, como Grupo salvaje de Sam Peckinpah. Por tanto, una reacción tan singular y personal como El gran silencio resulta cercano a la innovación y a la tradición al mismo tiempo.

El mensaje vital de El gran silencio desde luego se opone con rotundidad a los bien vistos valores de los civilizados y los civilizadores. En una nota referente al documental, publicada en cierto periódico, se afirma que los cartujos poseen una enorme efectividad para realizar cualquier tarea, puesto que pretenden restar el mínimo tiempo posible a la oración.

En nuestros tiempos se confunde la inactividad con la pereza o con el ocio. Se emplea el concepto de “tiempo libre” con total soltura cuando la idea en sí mismo representa una aberración intelectual. ¿Qué tiempo de un individuo no es libre? Se destaca las obligaciones productivas como las únicas posibles, ¿dónde quedan las exigencias de todo individuo para consigo mismo, ya sean éstas la oración, la meditación, la lectura, el juego o cualquier otra actividad que no vaya encaminada a incrementar índices de rendimiento?

En el monasterio se vive en comunidad, es decir, de una manera completamente opuesta a nuestra vida en “sociedad”. Se aprovechan los excedentes cada elemento del grupo ocupa su lugar con el propósito de un bien común. Se cuenta que los monjes reprendieron al director cuando le descubrieron desprendiéndose de un botón.

El gran silencio contiene todo lo opuesto a la vulgaridad. ¿Y qué es la vulgaridad? En los tiempos que corren la vulgaridad va unida a valores comunes, de una dudosa honestidad, pero que se admiten sin rubor, como la exaltación del poder económico, la identificación de nuestras sociedades civilizadoras con lo idílico, la exaltación de la fama como valor en sí mismo, la imbricación de toda actividad humana a conceptos productivos....

A esos jóvenes a los que encierran en casas con propósitos indefinidos, en ciertos programas de televisión, les supondría una prueba de mayor dureza su paso por un monasterio como el de Grenoble, que cualquier artificio inventado por la mente más infame. El hombre de hoy puede soportar casi todo, menos la autenticidad.

 

 

12/01/2007 18:36 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

CONVOCATORIA RUEDA DE PRENSA

20070115084444-images.jpg

PROGRAMACIÓN  DE  SALA (I)TACA TEATRO - ENERO

C/ Canarias 41  - 28045 Madrid

Tfno de información y reservas: 91 528 91 70ASUNCION DIAZ 670 24 94 17e-mail: info@salaitaca.comwww.salaitaca.commetro Palos de la Frontera , Delicias. Autobuses 6,19,45,56 ...  

                CON MOTIVO DEL ESTRENO EN MADRID DE

EL ARQUITECTO Y EL EMPERADOR DE ASIRIA DE FERNADO ARRABAL LES CONVOCAMOS A LA RUEDA DE PRENSA QUE CELEBRAREMOSDIA 17 DE ENERO A LAS  12,29 DE LA MAÑANA EN SALA ITACA TEATRO C/ CANARIAS , 41 – 28045 MADRID 

CONTAREMOS CON LA PRESENCIA DE

AUTOR - DON FERNANDO ARRABAL

DIRECTOR Y ACTOR -  DON JOAN FRANK CHARANSONNET.

ACTRIZ –DOÑA  PATRICIA BARGALLÓ,

EDITOR EN ESPAÑA -  DON RAUL HERRERO - EDITORIAL LIBROS DEL  INNOMBRABLE

                       CIA: AR@PAIEJALY.EL ARQUITECTO Y EL EMPERADOR DE ASIRIA DE FERNANDO ARRABAL DIR:- JOAN FRANK CHARANSONNET.EMPERADOR- Patricia Bargalló.ARQUITECTO- Joan Frank Caransonnet.PUCKINELI- Eva del Campo Cassé.MMVI- Alaïn Chipot/ Julian L. MonteroDEL 18 AL 28 DE ENERO DE JUEVES A DOMINGOHORARIO: 20:31H.PRECIO: 14€

 

15/01/2007 08:45 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Arrabal, el Arquitecto y el Emperador de Asiria en el Madrid más castizo, (I)

20070122185351-20070117180111.jpg

 (En la imagen superior Fernando Arrabal con los actores Patricia Bargalló y Joan Frank.)

 

El viaje comenzó, como siempre, a una hora indecente y convexa de la mañana. El tránsito a Madrid lo realicé acompañado por una desconocida, que vestía con un atuendo que albergaba todos los colores posibles e imposibles. Ella pasó la mayor parte del tiempo atusándose la falda con una delicadez e insistencia casi religiosa. Lamenté mucho abandonar a aquella criatura en manos del azar cuando, antes del horario previsto, el tren recaló en Madrid. Tras abandonar a su suerte mis bolsas y maletas huí despavorido hacia la sala Ítaca. Sin embargo una llamada de Joan Frank, intérprete y director de este montaje de El Arquitecto y el Emperador de Asiria, me previno. “Aguarda en la puerta del hotel, vamos a por ti”.

Los periodistas danzaban como moscas en verano por la Sala Ítaca. El terrible tráfico de la capital le hizo retrasarse a Arrabal. Una periodista de Radio Nacional bromeaba con nosotros: la actriz Patricia Bargalló, Joan Frank, el poeta Marcos, Chema y los responsables de la sala. La verdad es que respondíamos a su impaciencia con las más disparatadas extravagancias, ¡olé!.

Al fin Arrabal, acompañado por El Moral Marqués de Sade y el poeta Rivela, entró en el templo donde tendría lugar al día siguiente el rito de su obra. “Tengo comprobado que las personas que llegan tarde suelen hacerlo por motivos eróticos”, señaló el dramaturgo saludando a todos con su mano y una amplia sonrisa. A continuación “se colgó” del trapecio, que figuraba en el decorado, para que los fotógrafos se despacharan a gusto con esos eructos de luz tan incómodos. La rueda de prensa se abrió con algunas intervenciones de los presentes sobre la obra, el autor y otros ambages. Dos preguntas dirigidas a Arrabal dieron como resultado dos brillantes conferencias que el autor escenificó acercándose al patio de butacas, donde los periodistas respiraban con agitación. Al final de una de sus intervenciones los presentes, todos ya transformados en espectadores del genio Arrabal, aplaudimos. No podía ser de otra manera.

Entonces un reportero tuvo la extraña idea de inquirir a Arrabal por la crisis del Real Madrid (¿). Como el dramaturgo se había referido brevemente al estreno de su ópera Faustball en el Teatro Real, al principio, interpretó que la pregunta se refería a dicho teatro. Cuando le mostramos su error y le desbrozamos las intenciones del periodista en su profunda desnudez, Arrabal aseveró: “Ya le responderé si alguna vez me intereso por el fútbol”.

Tras dos horas de rueda de prensa los pájaros volaron por el recinto, bebieron, comieron y gritaron proclamas. Entre tanto, todavía inmersos en el decorado de su obra, Arrabal y un servidor conversaron. Aproveché el momento para hacerle entrega de una camiseta diseñada por Ester Fernández, hija del poeta amigo de Arrabal  Antonio Fernández Molina. En la prenda , bajo unas letras con su nombre, que imitaban la grafía de su firma, volaba un perro, extraído de un dibujo del propio autor. Sin pensárselo Arrabal se introdujo en el interior de la camiseta, que lució con galantería a lo largo de dos días.

Un nutrido grupo de amigos, junto con la compañía de teatro y el autor nos retiramos a comer. La comida fue breve porque los actores tenían que ensayar con vistas al estreno del día siguiente.

“¿Por qué no visitamos a Campillo?”, exclamó Arrabal. Y allí que nos fuimos.

Después de ocultar, en un algún lugar ignoto de la casa, a unos perros que ladraban por doquier, López Campillo nos abrió la puerta. Al comprobar el ejercito que se adentraba en su casa formado por editores, poetas y pintores exclamó: “Arrabal, esto no se le hace a un amigo”.

Los vándalos nos acomodamos de la mejor forma posible en el salón de López Campillo. Éste nos contó que pasaba tres horas al día leyendo toda la prensa, lo que asombró a Arrabal. Luego nos relató su conversión al protestantismo durante su adolescencia, así como las dificultades que soportó durante los años de mili por este motivo. “Procuré aprenderme las ordenanzas y las leyes vigentes al pie de la letra para evitar el tocar un fusil y el acudir a misa. Existía un edicto papal aceptado y firmado por Alfonso XIII donde se decía que los protestantes quedaban excluidos de acudir a misa los domingos en el ejército.”

Cuando nos pareció conveniente, no queríamos abusar de la hospitalidad de López Campillo ni de sus 20.000 libros, nos fuimos en pos de una chocolatería donde terminamos el día envueltos en una larga conversación por donde asomaron Stalin, Picasso, Apollinaire, los surrealistas, el Museo del Prado y más cosas. El escritor y editor de Muley y Rubio Federico Utrera desarrolló con Arrabal una brillante disquisición. Como no podía ser de otra forma a esas alturas la admiración por Ramón Gómez de la Serna se nos suponía a todos, con ella y con Pancho Villa nos fuimos a dormir.

 

(continuará)

  
22/01/2007 18:54 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Arrabal, el Arquitecto y el Emperador de Asiria en el Madrid más castizo (y II)

20070124190720-mundo81-gd.jpg

En una tasca situada frente al hotel nos encontramos con Arrabal los poetas Rivela, Marcos y un servidor a una hora de una prudencia aterradora. Nos enredamos en la búsqueda de un locutorio con servicio de internet. Algunos necesitan consultar sus correos. El empleado del “ciberterritorio” recita las tarifas. Arrabal muy serio pregunta al joven si se puede regatear el precio. El muchacho asiente, luego descubrimos que el empleado no entiende nuestro idioma y que a todo responde con rotundidad meridiana con una afirmación. Joan Frank telefonea a Arrabal para confirmarle que viene en nuestra busca con el propósito de llevarnos hasta la cadena Ser para una entrevista.

En dos taxis surcamos los mares de asfalto de Madrid. En la puerta de la emisora los miembros del grupo de seguridad se quedan petrificados cuando se topan con Arrabal seguido por seis individuos. Les resulta algo problemático acreditarnos a todos en la entrada y optan por emitir una tarjeta (de embarque?) para el conjunto. El escenario se revela sorprendente. Cables, tubos y toda suerte de extraños mecanismos cuelgan del techo y surgen de algunas paredes. Al parecer en la emisora realizan reformas que la transmutan en un paisaje apocalíptico. Nos cruzamos con José María Pou, que finaliza una entrevista de promoción de su montaje La cabra. Joan Frank conversa unos minutos con el director.

Mientras tanto nos ofrecen café, infusiones y otras cosas. Arrabal muestra su preferencia por un vaso de vino tinto. Al principio les resulta imposible servir lo que pide. A los pocos minutos un muchacho sonriente atraviesa el pasillo con la copa en la mano.

Arrabal y quien escribe pasamos el tiempo pergeñando una fotografía que le interesa al dramaturgo (ver periódico El Mundo del pasado 21).

Por fin nos introducen a todos en la cabina. Joan Frank y Arrabal resuelven con brillantez las disquisiciones. Uno de los locutores se declara sueco (de nacionalidad). Arrabal recuerda entonces que en Suecia un miembro del clero procuro que se prohibiera una de sus obras. (Ver libros de Viveca Tallgren: El temor al Dios Pan).

De vuelta al hotel Arrabal toma una tortilla de patata en la misma tasca donde desayunamos. La muchacha que nos atiende, muy simpática, se interesa por el autor de El Arquitecto... “Su cara me suena”, revela la joven. Arrabal responde entre bocado y bocado que es dramaturgo, ante lo que ella muestra su deseo de conseguir un papel. Ambos conversan unos minutos. Otro camarero se une a la conversación. Tras unos minutos Arrabal les pregunta si son novios, a lo que ambos responden: “qué mas quisiera él (o ella)”.

Tras una hora de reposo el grupo se encamina al teatro porque Arrabal concede entrevistas a los programas de televisión La Mandrágora y Miradas Dos. Con los primeros realiza la entrevista sentado, por el contrario con Miradas se pone en pie, introduce sus manos en los guantes del personaje de astronauta de la obra, agita las manos y llama al presentador Don Antonio. Si en el primer interviú se mantuvo con cierto reposo, en el segundo muestra una energía desbordante. El poeta Rivela graba con su cámara ambas entrevistas en directo.

Regresamos al hotel para descansar unos minutos antes del estreno. Por el camino Marcos y Arrabal hablan de ajedrez, también de Borges. “¿Cómo murió Buda?”, me pregunta Arrabal. “¿No es verdad que fue por un ataque de diarrea tras comerse una fabada?”

Tras unos instantes de reposo nuestro grupo aumenta, regresa El Marqués de Sade, aparece Javier XXI, algunos primos de Rivela y Marcos y otrosmás. Todos confraternizamos en una chocolatada con abundantes churros. De camino al estreno la comitiva, que ya agrupa a un buen número de miembros de La Liga de los Poetas, resulta apabullante. En la puerta del teatro aparecen más amigos, incluido Federico Utrera.

Nos sentamos todos en la última fila dispuestos a presenciar El Arquitecto y El Emperador de Asiria.

Joan Frank dormita sobre el trapecio. Se duermen lentamente.

       
24/01/2007 19:07 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

JOAN FRANK CHARANSONNET y PATRICIA BARGALLÓ EN LA EXTREMA DELICUESCENCIA

20070125115139-2006041824arrabal-20060418-t.jpg

(Lectores, atentos, esta obra se encuentra en la Sala Ítaca de Madrid hasta el próximo domingo día 28 de enero de 2007. En la fotografía superior Arrabal tras el clavicordio de Eva del Campo.)

¡Como dos peones de ajedrez violentados por un tiempo muerto, como dos astronautas perdidos en una luna lejana de un planeta ignoto, como dos alquimistas alumbrados por el conocimiento! Así situan sobre las tablas Joan Frank y Patricia Bargalló al Arquitecto y el Emperador de Asiria en la obra del mismo título de Fernando Arrabal.

Joan Frank se cuelga del trapecio, de los árboles, con la ingenuidad del “conocimiento primitivo”, los pájaros y las bestias le obedecen,  a su grito amanece y anochece… Patricia ruge con autoridad, con la violencia del mundo inconsciente de hoy sumergido en traumas psicoanalíticos, visicitudes que se ocultan y desocultan.  El Arquitecto, el primero, posee la fortaleza de la inguidad. El segundo, El Emperador, combate por “enseñar” al arquitecto su mundo, al tiempo que el personaje intenta desasirse de los condicionantes que una vida “civilizada” le han impuesto.

Al final, para redondear el ciclo vital, el actor Alaïn Chipot, con un hieratismo que recuerda a Buster Keaton, surgecomo un nuevo Arquitecto, como un astronauta,  tras la fagocitación a la que se han sometido el viejo Arquitecto y el Emperador.En los cuerpos y las expresiones de Joan Frank y Patricia la obra adquiere nuevos tintes. Cuando el personaje de  J. Frank ejecuta el rito de comerse a Patricia se comprende, de súbito y para postre, la frase de Salvador Dalí: “La belleza será comestible o no será”.Los esfuerzos físicos de Joan Frank y las inveteradas miradas de Patricia conceden a la obra nuevos grados de  fuerza y complejidad. A ambos actores no les haría falta ni decorados, ni elementos para relatarnos la obra de Arrabal, ellos se bastan, ellos, claro está, acompañados por las notas musicales de clavicordio que introduce con brillantez Eva del Campo. Con piezas de Bach y Scarlatti, el Arquitecto y el Emperador se transforman en miembros de una reducida corte imaginaria, en cortesanos de una isla, en aristócratas de nada.

Esta obra, con dramaturgia de Ángel Alonso, nos abofetea porque ofrece un teatro sincero, teatro de carne y de verdad, ¡un teatro que ahora mismo contemplamos  en raras ocasiones!

   

 

25/01/2007 11:51 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog