Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2008.

El viernes 9 de mayo recital-ceremonia de Raúl Herrero en Calatayud

20080505122458-eye-and-chip.jpg.jpeg

El próximo viernes 9 de mayo de 2008 a las 20:00 h., Raúl Herrero realizará el tercer recital-ceremonia por el 10 º aniversario de la editorial Libros del Innombrable. En esta ocasión, el acto se celebrará en Calatayud (Zaragoza). El lugar elegido para este evento es el Museo de La Dolores en Plaza Mesones, s/n. El acto lo ha organizado la Librería Jesús. La presentación del recital-ceremonia correrá a cargo de Manuel Micheto.



Durante su intervención Raúl Herrero recitará, además de sus propios poemas, textos de Fernando Arrabal, Federico González, Antonio Fernández Molina, Mariano Esquillor, José María de Montells, Juan Eduardo Cirlot, Eduardo Chicharro, etc. Al final del acto el autor firmará ejemplares de sus obras.

05/05/2008 12:24 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

En Soria con Machado y los cien mil hijos de San Luis (transformados en un poeta-hombre de nombre Martín Marcos)

20080506230258-pino-roble.jpg

(En la imagen superior Pino-roble. Fotografía de Raúl Herrero.)

Este año se celebra el 75 aniversario de la llegada de Antonio Machado a Soria. Por este motivo, al concluir mi recital-ceremonia, una simpática muchacha me preguntó por el poeta. Tan apresurada fue mi llegada, que no me percaté del acontecimiento. Con más calma, tras el acto, acompañado por el poeta-sonetista-caminante no hay camino-leñador-¡y santo! Martín Marcos, y también de María José, me percaté del baño en Machado de la ciudad de Soria, descubrí sus textos preñando las paredes, las colgaduras y deslizantes cabalgaduras que, en verso, cual cortinas, desbocan a toda la ciudad. ¡Y olé!, me dije. ¡Olé! porque me he encontrado sin saberlo, tras varios años sin pronunciar un verso en público, apenas alguno en privado, con este suceso inusual de una ciudad abarrotada de poemas. Ese día la poesía, en cualquier caso, la hubiera puesto Martín Marcos quien, se presentó de improviso con su poemario con sonetos sobre el ajedrez bajo el brazo.
El recital desfiló por Antonio Fernández Molina, Fernando Arrabal, José María de Montells, Mariano Esquillor, Félix Casanova de Ayala, entre otros, más o menos. Aunque, en esta ocasión, el poema que más sorprendió pertenecía a Salvador Dalí. Hasta tal punto que un atento “escuchador” intentó realizarme una pregunta mientras me desenrollaba a lomo caliente por el latido profundo del final del poema. Como postre una adaptación de un servidor de un poema sumerio del 3000 a.c.
En la librería Sanchos Ochoa nos trataron como a niños recién paridos. Ese detalle nos reconfortó durante esos preludios de un viaje posterior, que nos llevó a la siempre hermosa y enriquecedora ciudad de León.
Mientras mi boca se pronunciaba en voz alta imaginaba que mi cerebro se transformaba en un melocotón que crecían, aumentaba de tamaño hasta hacerme estallar el cráneo. Semejante visión me produjo cierta hilaridad, es decir, que terminé por resistirme a la tentación de carcajearme del panorama que mis visiones me servían como un suculento plato (como los huevos al plato sin el plato de Dalí).
Aproveché la presencia de Marín Marcos para sintonizar unas palabras sobre los amigos que, siempre que nos es posible, viajamos tras, con y sobre Fernando Arrabal por valles, montañas y veredas.
Tras la celebración posterior al recital, una vez en la habitación, tuvo a bien saludarnos uno de los gnomos de la ciudad, hombre servicial de cintura elástica y hábil manipulador del pico y la pila bautismal.
A la mañana siguiente Martín Marcos nos sedujo en una cafetería entre cafés con leche y otros menesteres. Nos habló del ya famoso pino-roble, de ese encuentro entre naturaleza y patafísica (ciencia que estudia las excepciones). Como sabiamente nos advirtió el poeta Marcos: “Ahí reside la grandeza del pino-roble. Jamás dará “pinos-robles” pequeñitos, se trata de una excepción, por tanto se encuentra por entero dentro de la patafísica.
Admiramos ese ejemplar único cubierto por una piel de hormigas rojas que, con sus mandíbulas descastadas, pretendieron mordernos y arrancarnos el brazo de cuajo. A punto estuve de llorar por los codos.
Unos pasos más adelante descubrimos la existencia del pino de la voluntad, es decir, de un pino que crecía sobre una enorme roca. ¿Por donde obtienen las raíces su alimento?, pregunté a Martín. No descubrimos el secreto. Al igual que tampoco pudimos desnudar los arcanos de los enterramientos funerarios realizados cerca del lugar. En una colina, en la propia piedra, se habían tallado los huecos necesarios para albergar a los muertos, adultos o niños. Sobre aquel lugar reposamos unos minutos. Martín nos mostró que su cuerpo podía penetrar en una de esas tumbas con absoluta naturalidad. ¿Cuándo llegará el momento de fundirme con la piedra?, me pregunté. “De ser uno y no más”. Martín se despidió, todavía pienso en su sonrisa deshaciéndose en el espacio, cual si fuera un gato en un país de las maravillas.

06/05/2008 22:37 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

De expulsiones y otras iniquidades

20080507153101-call8re.jpg

(A partir del 2 de mayo del presente año un servidor colabora periódicamente en la revista digital Generación XXI (Ver: http://www.generacion.net/). En este, vuestro blog y mío, iré dando cuenta de los artículos que se publiquen en este medio. Para no agotar vuestro interés, impenitentes lectores, incluiré los primeros párrafos del texto y el enlace donde encontraréis el contenido completo.)

 

El pasado 31 de marzo de 2008, en la antigua sinagoga mayor de Barcelona, se reunieron miembros de la organización Tarbut Sefarad, Ladinokomunitá, además de varios amigos e interesados en la cultura hebrea y sefardí, para conmemorar la expulsión de los judíos de Sefarad en el mismo mes del año 1492. Como consecuencia de este decreto, una parte de la población hebrea abandono su morada, otros, en cambio, fueron sometidos con el manto de otra religión, bajo el peso del hierro candente del destierro. Muchos de los que abandonaron Sefarad terminaron asesinados en el camino, o secuestrados y vendidos como esclavos por caballeros venidos a menos tras el último desastre de las Cruzadas.

Este vergonzoso apunte histórico fue precedido por otro, si cabe, más deleznable e ignominioso. A finales del siglo XIV el fanático, por tanto, casi con toda seguridad, falto de luces e inculto clérigo Ferrando Martínez, se ocupaba de atizar las ascuas del odio de sus feligreses contra los judíos. Esa mente desquiciada pretendía acaudillar una sangrienta venganza contra los supuestos causantes de la muerte de Cristo. Aunque el arzobispo de Sevilla reprendió al fraile por promover tal desagravio sangriento, tras la muerte de éste y del rey Juan I de Castilla, Ferrando Martínez aprovechándose de ese vacío de poder estimuló la matanza. Y, en efecto, el 4 de junio de 1391 manadas de salvadores y penitentes se introdujeron en la judería de Sevilla para asesinar a sus habitantes, forzar a los habitantes al bautismo y quemar sinagogas. Esta banda de frailes, benditos y matarifes se extendió por toda Andalucía y, posteriormente, por casi toda la peninsula. Así los vándalos destrozaron sinagogas y asesinaron judíos en Toledo, Valencia, Barcelona… En unos días los “mansos justicieros” mataron a unos 4.000 judíos. Al parecer Zaragoza se libró de la barbarie porque, en ese momento, los reyes ocupaban la ciudad. Las masacres alcanzaron tal punto de vergonzosa culpabilidad que las autoridades cristianas ahorcaron a diez de los forajidos que participaron en los asaltos.

 

Leer más en:

http://www.generacion.net/de-expulsiones-y-otras-iniquidades

07/05/2008 15:31 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Un poema sobre ajedrez de Martín Marcos

20080507200241-cartel-escaparate.jpg


(Durante nuestro encuentro en Soria el poeta Martín Marcos me ofreció un cuaderno con poemas sobre ajedrez. En él se glosa la historia de los ajedrecistas y de sus aperturas. Como muestra incluyo uno de los sonetos del libro.)

La Siempre Viva

"El verdadero ajedrez radica en la combinación"
Andersen


Que no te preocupaba la salida:
Blancas o negras, peras o melones.
Mi arte radica en las combinaciones,
Una Venus pletórica y pulida.

Para hacer la sinfónica partida
Andersen improvisa variaciones
Su espíritu impregnado de canciones
Le deja satisfecho en esta vida.

Sacrifica dos torres y la reina
Es normal, ni siquiera se despeina
Su posición pronto será un volcán.

¡Sencillo, muy sencillo, todo encaja!
¡Pronto su rey se dormirá en la caja!
¡Pronto mi rey se creerá un Titán!

(La ilustración superior es una fotografía de María José Benedí tomada previamente al recital en Soria.)

EL VIERNES 16 DE MAYO RECITAL-CEREMONIA DE RAÚL HERRERO EN ALAGÓN EN HOMENAJE A ANTONIO FERNÁNDEZ MOLINA

20080509113647-ce93883d-415b-4097-9f65-a96e1b4b7c49.jpg

El próximo viernes 16 de mayo de 2008 a las 19:30 h., Raúl Herrero realizará el cuarto recital-ceremonia por el 10º aniversario de la editorial Libros del Innombrable. En esta ocasión, el acto , además, rendirá homenaje al poeta Antonio Fernández Molina. El acto se celebrará en Alagón (Zaragoza), en el Centro Cívico que ostenta el nombre Antonio Fernández Molina, en memoria del admirado poeta y pintor, ubicado en C/ Las damas. El acto lo ha organizado la Librería Texto. El acto lo presentará Pedro Abio.

a.f.m.
Durante su intervención Raúl Herrero recitará poemas propios y de Antonio Fernández Molina, así como de autores que mantuvieron relación con el escritor como Fernando Arrabal, Mariano Esquillor, José María de Montells, Juan Eduardo Cirlot, Eduardo Chicharro, Félix Casanova de Ayala, Gabino Alejandro Carriedo, etc. También se incluirán textos de otros autores que admiran la obra de Fernández Molina como Federico González, así como de autores que el propio Molina seleccionó para algunas de sus antologías temáticas.
Al final del acto Raúl Herrero firmará ejemplares de los libros de su autoría.

09/05/2008 11:36 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Frank Sinatra y Groucho Marx

 

El 14 de mayo del presente año se cumple el 10º aniversario de la muerte de Frank Sinatra. Puesto que este año conmemoro, también, el 10ª aniversario de la editorial Libros del Innombrable he considerado apropiado incluir en este blog-avispero un discreto homenaje a uno de mis mitos. En la imagen elegida para tal fin contemplamos a Sinatra, junto a mi admirado Groucho Marx, en una escena de la película Double Dynamite (1951 RKO), en España titulada misteriosamente como Don Dolar,  que supone el dueto más insólito de los que realizó Sinatra a lo largo de su carrera. ¿Por qué nunca se ha incluido esta peculiar colaboración en uno de los discos recopilatorios de "La voz"? En la secuencia contemplamos a ambos intérpretes enfrascados en una canción en tanto simulan andar a la carrera frente a una deliciosa transparencia que camina por ellos. En la autobiografía Groucho y yo, el cómico asevera que en un principio sus funciones en el teatro incluían las de cantante y galán, pero ciertas insinuaciones, a nuestro juicio del todo injustificadas, respecto a sus limitaciones vocales, le alentaron a desatender esa faceta. Sin embargo, Groucho supo vengarse. Si se fijan en casi todas las películas donde el actor aparece éste entona una canción. En esta caso junto al mismo Sinatra.

Espero que mis impávidos lectores me disculpen por esta debilidad manifiesta.

13/05/2008 10:13 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

En Calatayud en una catacumba más hermosa que una pezuña de perro

20080513161643-image.jpg.jpeg

"Pienso que el teatro, desde hace medio siglo, está viviendo un renacimiento científico, risueño y filosófico", apuntó Arrabal. "Estamos beneficiándonos del hecho de que el teatro viva en las catacumbas. ”Así se expresaba desde Argentina, donde la Compañía Buster Keaton estrenó su obra teatral, sin palabras, Los cuatro cubos, mi admirado Fernando Arrabal.
Y, en efecto, el teatro de las catacumbas, la cultura en las catacumbas, como expresa en una nota al pie de página Josep Soler en su libro sobre Bach, se prolonga hasta dominar el material de la belleza. Que este testimonio no nos haga comulgar, a golpe de puño, con el melodrama. Incluso pueden darse “catacumbas” hermosas, como esos teatros pequeños, recónditos y cercanos, esas llamadas salas que, como una infección benigna, recorren la mayor parte de las ciudades del mundo.

También me sugirió, la bodega donde se adentra el Museo de La Dolores en Calatayud, la imagen de una catacumba hermosa. Allí celebré mi último recital ceremonia. Tal vez porque ese hermoso entorno abovedado -¿o esa forma quedó grabada en mi mente como una idealización?- retrotraía mis recuerdos sobre la figura de Fernando Arrabal recité una buena parte del libro: La piedra de la locura, esa consunción poética del iniciado, ese poemario que admiró Breton y del que, hace unos meses, Antonio “El Peruano”, director del teatro Espada de madera, realizó una portentosa adaptación teatral.

Por otra parte Pedro Abio y Beatriz Ramada interpretaron unos fragmentos de la obra que ahora ensayan en Barcelona En el útero del cosmos de Federico González. Aquellos dos atentos espectadores levantaron de sus asientos, como poseídos por un éxtasis incontenible, para derramar sus palabras sobre los presentes, que, atónitos y embarazados de varios hijos, se mordieron los dientes con rabia placentera.Realizó la presentación del acto un generoso Manuel Micheto, que se refirió a la historiografía de Libros del Innombrable con planisferios y esferas armilares. Una vez apoyado en mi atril frágil y delgado, como una caña a punto de muerte, que no de nieve, me rodearon unos seres de pequeño tamaño. No me sentí como un Gulliver monstruoso frente a los liliputienses, tampoco me abandoné a la ira, ni al temor. Permanecí ante mis cuartillas y sometido a unos ojos que me escuchaban con atención, abiertos de par en par, con la curiosidad del miope que visita a un odontólogo aunque sabe que el empleo de esos instrumentos, apropiados para la dentición, le dejarán ciego cuando se los introduzcan en la humedad de sus retinas. El poeta José Verón Gormaz tuvo la gentileza de asistir a tal convención y me entregó dos ejemplares de su último libro, que casi devoré en su presencia con afán comestible.
Baco fue generoso. Tras las celebraciones y los apretones de manos, las firmas, los llantos y otros detalles, llegó el momento de la eucaristía con el pan de la poesía y el vino que escanció nuestro anfitrión. Las vides se vertieron hasta el interior obtuso de los estómagos, lo que impulsó a los presentes a tomar prestadas fuerzas para acometer cualquier hazaña. Tras desistir de la dominación mundial recuperé la serenidad para contemplar con detalle los objetos repartidos por la sala. Me mostraron, para delirio de mi fantasía, un baúl que perteneció a Concha Piquer, donado por la hija de la cantante y actriz al Museo de La Dolores. En este lugar de catacumba, además del citado objeto, se encuentra una interesante muestra dedicada a la paisana de lugar, con vías de tren que recorren el suelo, carteles y otras curiosidades que transforman la cueva en un lugar mágico.
La lluvia repitió su protagonismo, pero no me importó puesto que, por dentro, quien esto escribe cantaba bajo la lluvia. De vuelta en el hogar, no lograba deshacerme de esos pequeños seres que, resucitados en la catacumba por el sonido de mi voz, decidieron seguirme hasta donde fuera. Y así, hoy, rodeado de ellos les escribo: una lee sobre mi hombro estas líneas, otro interpreta unos extractos de La bohème y los demás corretean de un lado para otro. En fin, la poesía tiene esas cosas.

13/05/2008 16:22 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

RECITAL-CEREMONIA DE RAÚL HERRERO EL 23 DE MAYO EN LOGROÑO

20080516125137-gloria-swanson-teddy-at-the-throttl.jpg
El próximo viernes 23 de mayo de 2008 a las 19:30 h., Raúl Herrero realizará el QUINTO recital-ceremonia por el 10º aniversario de la editorial Libros del Innombrable. El acto se desarrollará en Logroño a las 19:30 h.en la Librería Santos Ochoa C/ Doctores Castroviejo, 19. El acto lo ha organizado la Librería Santos Ochoa.
La presentación del acto correrá a cargo de Mr. Mandrake.
 
Durante su intervención Raúl Herrero recitará poemas propios y de Antonio Fernández Molina, Fernando Arrabal, Federico González, Mariano Esquillor, José María de Montells, Juan Eduardo Cirlot, Eduardo Chicharro, Félix Casanova de Ayala, Gabino Alejandro Carriedo, Federico García Lorca, así como de diversos poetas incluidos en la Antología de poesia mística seleccionado por Antonio Fernández Molina, etc. Al final del acto Raúl Herrero firmará ejemplares de los libros de su autoría. 
 
 

16/05/2008 12:51 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

La catedral (Poema de José Verón Gormaz)

20080517122558-catedral-leon.jpg

(El pasado día 9 de mayo, tras la ceremonia-recital en Calatayud, el poeta José Verón Gormaz, tuvo a bien regalarme su libro En las orillas del cielo, del que transcribo el siguiente poema. En la imagen superior fotografia de la catedral de León.)

La catedral

Un anhelo de límites invadió las ciudades.

Las plegarias brotaron entre luces y sombras

para buscar la fe de los vientos lejanos.

La humana soledad

encerró al infinito en altos muros.


(En las orillas del cielo, Tropo editores, Zaragoza, 2007)

 

En Alagón como una carretilla

20080528112355-afmaporangelaibanez.jpeg

( En la imagen superior fotografía de Antonio Fernández Molina por Angela Ibáñez.)

Me acompañó la mirada imperturbable, tierna y benefactora de Josefa, la viuda de Antonio Fernández Molina, a lo largo y ancho del camino hasta Alagón y, una vez en nuestro destino, también por los amplios pasillos del recital en homenaje a mi maestro. También permanecía a la espera el concejal de cultura, auténtico dilapidador de detalles y crónicas de la ciudad, así como Carlos Sierra, creador de la revista Laberinto, donde colaboró nuestro mutuo amigo el poeta Fernández Molina.

Unas señoras, algún niño despistado y también Isabel, una de las hijas del poeta, pintora, a su vez, de hermosos cuadros donde el tiempo parece detenido por una dentellada de inocencia y fragilidad.

Inicié el recital con un texto que Antonio Fernández Molina escribió para el escultor Juan Fontecha. En apenas una página el poeta petrificó su visión sobre la poesía, lo cotidiano y la verdad, esa verdad que algunos creen insoslayable y perpetua y que, cuando se transforma en fanatismo, tantos dolores aportan al resto. Quise que estuvieran presentes en el homenaje algunos de sus amigos. Por tanto brotaron de mi boca, en estado de trance, versos de Juan Eduardo Cirlot, Fernando Arrabal, Mariano Esquillor, Carlos Edmundo de Ory y, también, de Federico González, que, aunque no lo conoció en persona, tanto admira a Fernández Molina. Se me antojó invocar el nombre de Marcos Agón, ese vate, ese actor que destiló los versos de Molina por toda España, en centros cívicos, en establos, en tascas y en viajes aventureros con enfermedad y sin ella.

Pedro Abio se ocupó de presentarme, de presentarnos, al hombre que estaba en escena, yo mismo, y al que flotaba sobre nosotros, el poeta sobre el que recaía la ofrenda. Nos habló de las musas, de Orfeo, ¡con lo mucho que Antonio escribió y dijo sobre Orfeo!, de la inspiración y de todo, porque no omitió nada de importancia capital.

Tras la ceremonia nos adentraron en una cueva, en un sótano que recordaba a un pesebre. Y no porque las profundidades del Centro Cívico Fernández Molina carezcan de higiene, sino porque en esas entrañas se aloja un belén con cabras que remontan montañas, perros que olfatean las esquinas, gatos que duermen sobre las tejas y un palacio de Herodes con soldados, ¡incluso con Sagrada Familia! Según el Concejal de Cultura, en el futuro esa estancia acogerá una exposición permanente con la obra plástica de Fernández Molina. A continuación nos descubrieron una auténtica joya en la plaza de San Antonio, en el antiguo colegio de la Compañía de Jesús. Al parecer el pintor Luis Marín Bosqued, exiliado en México desde la guerra civil hasta los años 70, cedió una buena parte de su obra para conformar el museo que hoy se visita. En efecto, el paseo por Alagón merecería la pena sólo fuera esta muestra permanente.

Si no me equivoco Antonio Fernández Molina escribió en alguna ocasión sobre este pintor y , si no recuerdo mal, uno de esos textos lo incluyó en su libro póstuma Vientos en la veleta. Por cierto, me impresionaron los lienzos José Luis Marín de L’Hotellerie, hijo de Marín Bosqued. Si la memoria no me falla la pared dedicada a los lienzos de este artista resulta del todo impactante, con un estilo que recuerda al "realismo mágico" hispanoamericano próximo a pintores como Xul Solar, o a otros artistas, también hispanoamericanos, que, aunque adscritos al surrealismo, idearon unos mundos próximos a los que contemplaba. Quise llevarme dos o tres lienzos a casa pero las autoridades, inexplicablemente, no parecían conformes con mi propuesta. En este museo también se conserva un cuadro, nada desdeñable, de Sorolla.

Tras tanta sorpresa y la conversación siempre amena de Carlos Sierra nos despedimos de Alagón todos con un retrato de Antonio Fernández Molina tatuado en la frente.

 

28/05/2008 11:23 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Reflexiones de Antonio Fernández Molina sobre el arte

20080527161522-lsd23.jpg

(A continuación traslado el texto de Antonio Fernández Molina que utilicé como preámbulo al homenaje que se le realizó en Alagón. En mi opinión transmite con esencial fidelidad la visión del poeta sobre el concepto artístico.)

 

El contacto con la obra de arte y con sus creadores brinda motivos de reflexión sobre su realidad y circunstancias. Así resalta el hecho de la amplia diversidad de soluciones artísticas cuanto de caracteres diferentes capacitados para cultivarlos.
La variedad se amplía con el mayor conocimiento. Ello viene a ponernos en la sospecha, que prácticamente es certeza, de que el artista como tipo no existe de una manera definida. Se puede serlo desde cualquier posibilidad o circunstancia.

Y, dando un paso más allá, en definitiva el hecho de llegar a serlo es casi únicamente consecuencia de una decisión personal, puesto que en definitiva el hombre es esencialmente artista. Ser artista es una manera de ser hombre acorde con otras muchas, acaso con todas las maneras de serlo.

Mas si hombre y artista son conceptos prácticamente identificables y artista se es en la variedad de las posibilidades de ser hombre, también acontece que en esta variedad, en sus múltiples y nunca agotadas posibilidades, se es de muy diversas maneras y con muy variada calidad y altura.
Está conforme con que la de artista sea una realidad acorde con la personal decisión, el hecho de la existencia de fenómenos tan elocuentes como el cultivo del arte popular en algunas familias, clanes o habitantes de determinadas regiones, el que artísticos vengan a ser los productos utilizados en la vida –trajes, armas, utensilios, viviendas, objetos de culto, adornos, etc– de los pueblos salvajes o primitivos, o prehistóricos, y la existencia de los artistas naïf que surgen un día, a cualquier edad, cuando por un impulso interior, a veces motivado por un cambio brusco en la vida, –enfermedad, jubilación, etc– deciden practicar el arte por sí mismos, sin supeditarse a ningún tipo de imposición –como la de recibir ajena enseñanza o seguir alguna moda plástica del momento– y se lanzan a la expresión personal de su propio mundo. Por otra parte es bien cierto, aunque en ello no se repare, que el arte cuenta en la vida de los hombres mucho más de lo que habitualmente se piensa. Pero normalmente se acepta como arte sólo algunos de sus aspectos, importantes sin duda, pero no únicos, ni de un mayor valor frente a los otros. El enumerar las actividades artísticas nos llevaría a enumerar casi todas las artesanas. Las del adorno y aseo personal y del medio en que se vive, etc, etc, etc…

 

Antonio Fernández Molina

De su libro sobre el escultor Juan Fontecha

Entrevista a Raúl Herrero en la revista EL ARCA

20080531202246-arca.jpg

Los editores de la revista de Artes y Letras El Arca (http://www.elarka.es/index.htm) han tenido la gentileza de publicar una entrevista que me realizaron con motivo del 10º aniversario de Libros del Innombrable. Sirvan estas líneas como agradecimiento a sus creadores y como aviso a mis impertérritos lectores por si desean asomarse a los "mil mundos" que contiene esta página. En la sección de enlaces el lector encontrará con dos entradas, una se adentra en la página directamente y otra visita la entrevista. Incluyo a continuación las dos primeras preguntas y respuestas para reprimir la curiosidad de mis visitantes

10ªAniversario de "Libros el Innombrable".


Entrevista con el editor: Raúl Herrero

P: Se viene celebrando en la actualidad el 10º aniversario de la editorial "Libros del Innombrable", desde esta revista nos sumamos a esta celebración y le felicitamos por su labor editorial. Para conocer mejor cual es esa labor partiendo desde el principio,la primera pregunta sería ¿a que se debe el nombre de la editorial?

R. El nombre de la editorial Libros del Innombrable surge primero como un homenaje a Samuel Beckett y su libro El Innombrable, pero, también, se pensó en el concepto de lo Innombrable propio de la mística judía, donde éste concepto se vincula con Dios y, al tiempo, con lo inasible, con aquello que no se puede abarcar con el lenguaje. Es decir, se pretendía, por un lado, homenajear a Samuel Beckett, con todo lo que eso conlleva, así como a autores próximos a la literatura de este autor, que, en términos generales, suele considerarse difícil, alejada de términos convencionales y, al mismo tiempo, con el concepto “innombrable” deseábamos esclarecer que nuestra editorial pretende distanciarse de la idea de libro como producto de usar y tirar, que nos interesan libros que posean una cierta capacidad de transcender.


P. Con respecto a esta idea de transcendencia, también leemos en la presentación de la editorial que: “ Libros del Innombrable pretende constituirse en revulsivo de la trivialidad y en parte activa de la gnosis”, en este mismo sentido podría usted aclarar estas ideas, más en concreto, si considera que la literatura puede dirigirse al concepto de lo Innombrable, si tiene esa capacidad de evocación.

R. Los místicos judíos como Abraham Abulafia pensaban que las letras, más allá de su percepción como manchas de tinta, había sido utilizadas por el Creador para formar el mundo, es decir, la palabra transciende al medio. En la actualidad, el mundo editorial, el mundo de la palabra, está mediatizado por una decadencia progresiva hacia el negocio por cualquier medio, lo que ha suprimido ciertos valores. No hay nada mas contrario a la cultura que la burocracia y la estandarización en negocio de todo producto, es decir, cuando un objeto, un vehículo de sabiduría se convierte en un negocio, lo que hace es concurrir en todo lo contrario de lo que pretende Libros del Innombrable. Por esta pretensión afirmamos que deseamos formar parte de la gnosis, lo que se materializa en la búsqueda de títulos que de una u otra forman parte de lo anticonvencional, no comulgan con los valores que ahora mismo priman, como son la codicia, el pragmatismo, la competitividad, etc. En nuestros días el dinero se ha transformado en el nuevo becerro de oro que, a su vez, imprime la idea de que todo vale, todo es válido siempre y cuando detrás se encuentre el beneficio económico, lo que nos esta llevando a terribles desastres tanto en lo social como, desde luego, en lo cultural. Se equivoca quien piensa en una editorial como en una fábrica de tornillos. Nos queremos salir de ese rebaño para afirmar a pleno pulmón que nosotros estamos en otro camino diferente.


El lector puede acceder a la entrevista completa en la siguiente dirección: http://www.elarka.es/editorial/entre_raul.html

31/05/2008 20:22 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog