Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2009.

La petición (Entremés o paso, VIII)

20090701180258-fondo-fantasma-aparece-en-santa-fe.jpg

 Entremés.
Pieza de teatro jocosa, en un solo acto, que solía representarse entre una y otra jornada de la comedia.
María Moliner, Diccionario del uso del español. Segunda edición, Madrid, 1999.
Pieza dramática jocosa y de un solo acto. Solía representarse entre una y otra jornada de la comedia, y primitivamente alguna vez en medio de una jornada.
Diccionario de la lengua de la Real Academia Española. Vigésima primera edición. Madrid, 1992.

 

La escena transcurre en un salón decorado al estilo de la alta burguesía de la época de la revolución industrial. El vestuario y las maneras se corresponden con una estricta y amanerada educación que, sobre todo, cuida las formas y se reserva todo lo que pudiera interpretarse como un conato de sinceridad. Lo que a continuación ocurre se sitúa momentos antes de una cena formal entre adultos formados, aunque, no necesariamente, uniformados.

Entran a escena el Novio y la Novia.

Novio.-Tal vez nos hayamos precipitado. No sé si éste será el mejor momento para que me presentes a  tus padres.

Novia.-No te preocupes. Seguro que les causarás un sobresalto. En definitiva se trata de una simple velada familiar.

Novio.-¡Hombre, tan, tan familiar no lo es! Tus padres, según me has dicho, también han invitado a tu tío, ya difunto, a varios amigos de la familia, a la tuna y dos cuerpos completos de la legión…

Novia.-Mira, los miembros de la coral a la que pertenece mi madre han disculpado su ausencia. Con  eso ya son 300 invitados menos.

Novio.-Cuando me hablaste de conocer a tus padres esperaba otra cosa, algo más íntimo.

Novia.-Dices eso porque no me quieres.

Novio.-¿Cómo puedes pensar así?

Novia.-¿Estás diciendo que por ser mujer no puedo pensar? ¡Machista!

Novio.-No, comunista nunca he sido. Además qué pensarían tus padres, todos ellos miembros del partido tradicionalista.

Novia.- Hoy  he recibido una buena noticia y no quiero disgustarme. El cirujano Torcuato, con el que mis padres mantienen una amistad de siglos, me hará un descuento en la operación previa a nuestra boda.

Novio.-¿Qué boda? ¿Qué operación?

Novia.-Nuestra boda. Todos esperan  que en el transcurso de la velada me pidas en matrimonio.

Novio.-Un momento, de eso no habíamos hablado.

Novia.-¿Hablado de qué? ¿Acaso hace falta que el amor se pronuncie?

Novio.-Tal vez, algo, aunque sólo sea un poco, unas palabras… Porque no había pensado en casarme…

Novia.-¿Cómo? ¿Es que no me quieres? ¿Acaso no heredaste una fortuna de tu abuela hace unos meses?

Novio.-Claro que te quiero, no es eso. Y claro que heredé una fortuna…

Novia.-Entonces no hay nada más que hablar.

Novio.-¿Y eso de la operación?

Novia.-Lo normal. Todas mis amigas, que se han casado y divorciado casi al tiempo, se han operado antes de la boda y después de la separación. No me dirás que pretendes casarte conmigo sin que me opere previamente. ¡Menuda vergüenza! ¡Qué pensarían de mí el sacerdote y el diácono de la catedral!

Novio.-Pero ¿de qué tienes que operarte?

Novia.-De todo. Ya sabes de los pómulos, los sobacos, los dientes, las amígdalas, el cuello, los labios… Aún recuerdo la boda de Pipí con Moñi. Cuando ella llegó al altar él no la reconoció, todavía hoy él cree que  se equivocó de boda.

Novio.-¡Dios mío! Entonces ¿por eso en la boda de tus primos la novia parecía una momia?

Novia.-Sí, se le complicó la cicatrización de las heridas y tuvo que casarse con las vendas alrededor del cuerpo. ¡Pobre mujer! ¡No sé si logrará superarlo!

(Entra  El padre de la novia.)

 Padre de la novia.-¡De modo qué estáis aquí polluelos!

Novia.-Padre amado y sacrosanto. Precisamente ahora estaba a punto, mi futuro esposo, de pedirme en matrimonio.

Padre la novia.-(Mientras pelliza el moflete al Novio.) No se te ocurra entregarle el anillo de pedida a mi niña, sin antes solicitar la mano a sus padres. Que como bien sabes somos esa mujer y yo.

Novio.-¿Qué mujer?

(Entra a escena La madre de la novia.)

Madre de la novia.-¡Yo misma jovencito! ¿Es cierto que has heredado una fortuna de tu abuela que en paz descanse?

Novio.-Sí, señora.

Madre de la novia.-Entonces, permíteme que te llame hijo.

(La Madre de la  novia se abalanza sobre el novio y lo acaricia con lascivia.)

Padre de la novia.-Mira, mira hija, qué cariñosa es tu madre cuando escucha la palabra fortuna.

Novia.-En todo lo relacionado con el dinero mi madre siempre ha sido muy suya.

Novio.-(Apartando a la Madre de la novia.) Señora, por favor, compórtese.

Madre de la novia.- Pero  muchacho, no comprendes que ahora casi, casi somos familia. Al fin y al cabo vas a casarte con mi hija.

(La Madre de la novia besa en la boca al Novio.)

Padre de la novia.-(Tras reír a carcajadas.) Mira hija qué graciosa es tu madre. Siempre ha sido muy apasionada. ¡Ay, recuerdo nuestra noche de bodas! Tomé a tu madre por las nalgas y le di repetidas veces. Ella gemía y suplicaba como un jamelgo. Pero yo nada, a lo mío, venga darle y venga darle. Fíjate que al final terminó en el hospital.

Novia.-¿En el hospital?

Padre de la novia.-  Por los golpes. Mi padre me dijo que a las mujeres había que tratarlas con mano dura y así lo hice. Años más tarde comprendí lo que mi padre quiso decir con ese sutil lenguaje que le caracterizaba. Si hubieras conocido a tu abuelo, ¡era todo un poeta!

Novio.-(Que procura huir de la madre.) Bueno, ¿y si nos sentamos todos? ¿Y si charlamos mientras aguardamos la llegada de los demás invitados?

Padre de la novia.-Por supuesto, muchacho. Toma, sírvete un buen lingotazo. Vas a prometerte a mi hija y el alcohol te infundirá valor.

(El Padre de la novia le entrega un vaso lleno de coñac al Novio, que bebe de un trago.)

Novia.-Diles, diles a mis padres cómo es el anillo que me has comprado.

Novio.-Bueno, en realidad, yo no sabía que se esperaba de mí… El anillo… Creía que se trataba de una cena para conocernos simplemente, no supuse que…

Padre de la novia.-¿Cómo dices? ¿Te has presentado en mi casa, te has bebido mi coñac y te has refrotado  con mi esposa, y no has traído un miserable anillo de compromiso valorado en una cientos de miles de dólares para mi hija?

Madre de la novia.-¡Será hijo de puta!

Novio.-¡Calma señores! No se dejen impresionar por un malentendido…

Padre de la novia.-¡Qué malentendido! La cosa está muy clara.

Madre de la novia.-Mátalo, Ataúlfo, es igual que los otros.

Novia.-(Mientras se retuerce  por el suelo como poseída.) ¡No me quieres, no me quieres! ¡Me has deshonrado! ¡Canalla, mal nacido, seductor! ¿No recuerdas nuestra estancia en Alpedrete de la Sierra donde me juraste que te casarías conmigo? ¡Ahora comprendo que lo hiciste para seducirme y obtener de mí lo que querías!

Novio.-Pero si nunca he estado en Alpedrete de la Sierra… ¿De qué hablas?

Padre de la Novia.-Te voy a pegar un tiro y se acabo…

Madre de la Novia.-Voy llamando al forense.

Novio.-¡Un segundo! ¡Sosiéguense!

Madre.-(Al teléfono.) Necesitamos que acuda  con urgencia el cirujano Torcuato.

Novio.-¿El cirujano estético?

Novia.-¡También es forense!¡Y eso a ti que te importa!

Padre de la novia.-(Mientras apunta con un revólver al Novio.) Venga, ponte contra la pared que no quiero manchar la alfombra.

Novio.-¡Por favor, señores! El anillo lo he encargado a un prestigioso anticuario y todavía no lo ha recibido, por eso no lo he traído a la cena. Espero sepan disculparme.

Madre de la novia.-(Al padre.) Está mintiendo, mátalo. (Por el teléfono.)  Él ya tiene la dirección, por favor, ruéguele que se apresure.

Padre de la novia.-(Al Novio.) ¿Es eso cierto, muchacho? ¿No intentarás engañarme?

Novia.-(Que se recupera de inmediato de su ataque.) Entonces mi anillo perteneció a una princesa, o a una duquesa…

Novio.-Sí, sí. A una Zarina de todas las Rusias.

Madre de la novia.-¿De todas las Rusias?

Novio.-Sí, sí, de todas sin excepción.

Madre de la novia.-Entonces, eso ya es otra cosa.

(La Madre de la novia cuelga el teléfono.)

Padre de la novia.-(Que vuelve a servir una copa de coñac al Novio.) Toma, muchacho, emborráchate, todo queda perdonado.

Madre de la novia.-Por un momento pensé que necesitaríamos una peana para tu cabeza.

Novio.-¿Para mi cabeza?

Novia.-Bueno, fue un capricho mío.

Padre de la novia.-En la habitación contigua tenemos expuestas las cabezas de los ex-pretendientes de mi hija. En algún momento todos ellos la defraudaron… Pero para eso está aquí su padre. Allí las tengo colgadas como trofeos.

Madre de la novia.-Lo único malo es que atraen el polvo que da gusto y hay que limpiarlas a menudo.

Novia.-Sí, pero como de eso se ocupa el servicio.

(EL Padre, La Madre y la Novia ríen. Entonces entra de golpe del cirujano Torcuato con un maletín.)

Torcuato.-¿Dó está el enfermo, el herido o el cadáver?

Padre de la novia.-¡Mi buen amigo Torcuato! ¡No se moleste! ¡Ya está todo solucionado!

Madre de la novia.-Lo lamento, se trata de un lamentable error.

Novio.-Sí, un malentendido, de esos que a veces ocurren en la vida.

(El doctor extrae del maletín instrumental para  autopsias y perforar cráneos.)

 

Novia.-Por cierto, quería hablar con usted porque me casaré pronto.

 

Torcuato.-(Distante.) Mi más sincera enhorabuena. Ya sabes que te haré un sustancial descuento en las operaciones estéticas como deferencia a la amistad que me une con tu familia. Y ahora, ¿dónde está el enfermo o lo que sea?

 

Madre de la novia.-Al final todo se ha solventado por las buenas.

 

Torcuato.-Señora, no me haga enfadar. A mí me han avisado de la necesidad de mi presencia inmediata en esta casa. ¡Y aquí estoy!

 

Padre de la novia.-Te conozco desde hace años, Torcuato. Sé que eres un hombre serio, recto y consecuente, como corresponde a tu formación de médico, pero, en esta ocasión, todo se ha solucionado por sí mismo.

 

Novio.-Así es, sin necesidad de violencia.

 

(Silencio. Torcuato escruta con la mirada al Novio.)

 

Torcuato.-Este era el pájaro a tratar ¿no es cierto?

 

Madre de la novia.-En principio sí, pero ya no es preciso.

 

Torcuato.-(Gritando.) ¡Yo he venido aquí a realizar una intervención quirúrgica o, en su defecto, una autopsia, y no me marcharé sin finalizar lo que he venido a hacer! ¡Estamos o no estamos!

 

Novia.-Sí, sí estamos.

 

Padre de la novia.-(Al  Novio.) Cuando se pone así es mejor dejarle. Es su único defeco. El carácter le pierde.

 

Novio.-Ya lo comprendo. Pero no le permitirán que me haga daño. ¿Verdad?

Novia.-Claro que no, pichoncito.

 

Torcuato.-(Con un bisturí en una mano y unas tijeras para partir huesos en la otra.) Venga, agarren al interfecto.

 

(Entre La Madre, El Padre y la Novia empujan al Novio al suelo y lo sujetan.)

 

Novio.-Pero señores, por favor, que estoy vivo.

 

Padre de la novia.-No te preocupes hija, ya sabes cómo es Torcuato. Si le da por una cosa…

 

Madre de la novia.-Ya encontrarás a otro hija…

 

Novia.-Ya lo siento, porque con lo que éste había heredado…

 

Torcuato.-Vamos allá. Que el paciente cierre los ojos.

 

Novio.-Pero ¿qué ojos ni qué leches? ¡Suéltenme de inmediato!

 

Torcuato.-¡Qué descarado!

 

(Torcuato introduce las tijeras y el bisturí alternativamente en el cuerpo del Novio. La sangre brota y se escuchan los gritos del joven.)

 

Torcuato.-¡Qué hermoso y complejo es el cuerpo humano!

 

(Los tres asienten.)

 

TELÓN

01/07/2009 18:02 Raúl Herrero Enlace permanente. Entremeses No hay comentarios. Comentar.

La secta (Grandes falacias de hoy, III)

20090703190925-0180957b.jpg

 

 

Se nos dice,  se rumorea, se afirma que en el Neolítico, e incluso en tiempos pretéritos,  los individuos se organizaban en grupos, en tribus, lo que facilitaba la supervivencia tanto del sujeto como del grupo. Así mismo, el mayor castigo consistía en ser repudiado por la tribu, ya que las posibilidades de supervivencia decrecían tanto por las amenazas naturales como por la existencia de grupos rivales.  Este mismo comportamiento los antropólogos lo han observado en lugares remotos, de los pocos que todavía quedan, de África o Asia, donde se permite (el fantasma del progreso lo permite) la existencia de tribus a su más o menos libre albedrío. Si bien el referido albedrío, a veces, es perturbado por cámaras de televisión que tienen a bien el mostrarnos las costumbres de estos grupos por desgracia casi extintos.

La existencia y señales de identidad de estas tribus van acompañadas por rituales que reafirman la pertenencia de pleno derecho del individuo al grupo, lo que se ha llamado ritos de paso o de iniciación. Esto nos da una idea del contenido sagrado, del contenido trascendente, que en estas sociedades posee toda actividad cotidiana, y no sólo las extraordinarias como las bodas, o los entierros. Incluso la geografía se trasciende para imbricarla con las historias que de forma tradicional y oral se conservan con el propósito de trasladar unas enseñanzas  que superan lo que ahora definimos como “utilidad inmediata”. A lo largo de la historia ciertos grupos humanos mantuvieron unas costumbres, ideologías y hábitos, aunque se vieran obligados a convivir dentro  de sociedades de otro signo,  y así comenzaron a manifestarse grupos más pequeños dentro de sociedades mayores.


 

Si tienes la osadía de seguir leyendo el artículo  puedes hacerlo en el siguiente enlace de mi "otro blog" de la revista Generación.net:

http://raulherrero.blogs.generacion.net/la-secta-grandes-falacias-de-hoy-iii

 

03/07/2009 19:09 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Una semana con Ramón, I (Los mandamientos pombianos)

20090706192909-cumpleanos-ramon-de-la-serna.gif

[El pasado 3 de julio el escritor Ramón Gómez de la Serna hubiera cumplido 119 años. En esta ocasión, por algún motivo que ignoro, varios medios de comunicación han dado la noticia. ¿Tal vez o ellos o yo nos equivocamos y se cumplen 120 años de su nacimiento?, que es una de esas cifras redondas  que sirven para desempolvar a los grandes artistas para el gran público. Incluso google ilustró ese día su servidor español con un logo (véase el dibujo superior) en referencia al genial escritor. El caso es que, como la ocasión la pintan calva, me ha parecido la presente una buena excusa para dedicarle toda la semana a mi admirado Ramón Gómez de la Serna, al que todos conocemos por el nombre de Ramón. Como excepción, sin que sirva de precedente, publicaré durante todos los días, hasta el próximo domingo,  una entrada relacionada con Ramón para disfrute de mis amantísimos lectores que seguro sabrán apreciar tan cabal esfuerzo. Aquí empieza, por tanto, una semana con Ramón. Para postre propongo a mis distinguidos lectores que, a modo de homenaje al escritor, eleven la voz en público, o en privado, a ser posible en la situación más inverosímil posible y exclamen: ¡Una semana con Ramón! Este gesto removerá a los dormidos y, sin duda, será celebrado por los familiares y amigos que se encuentren a su lado. También les insto a que si lo desean relaten sus experiencias en este sentido en los comentarios de este blog tan suyo como mío.]

 

El Café Pombo, lugar donde se concentraba una tertulia creado por Ramón Gómez de la Serna, que también originó dos libros Pombo y La sagrada cripta del Pombo, fue una de las creaciones más celebradas del escritor. Hasta el punto que el pintor José Gutierrez Solana inmortalizó a  la tertulia en un cuadro genial que perteneció al escritor  hasta que éste lo regalo al entonces Museo de Arte Moderno de Madrid. El mismo Ramón lo contó así en su libro Pombo: "La liquidación de Pombo había comenzado con mi regalar el magnífico cuadro de la tertulia por Gutiérrez Solana al Museo de Arte Moderno de Madrid, episodio que está contado por mí en mi "Automoribundia". (Cuadro que valía más de cien mil pesos y cuyo regalo tiene más valor porque yo nunca tengo cien centavos. La última vez que estuve en Madrid fui a despedirme de él al Museo donde está admirablemente colocado. Vi que se sobreponía a todos los cuadros como sucede con las Meninas en el Prado, pues también Solana supo interpretar esos remolinos de espacio y tiempo que han logrado muy pocos pintores en muy pocos cuadros."

Tertulia del Café Pombo

Cuadro de José Gutiérrez Solana "La tertulia del Café Pombo", 1920.

La tertulia del Café Pombo fue famosa por servir de ariete de todas las novedades artísticas en España, por sus banquetes, por los contertulios y por las anécdotas que allí lugar tuvieron. Ignoro el número de páginas que entre  unos y otros han dedicado a estas tertulias de Café, pero, sin duda, superan con creces,  a las que se han escrito sobre muchas obras literarias o artísticas de importancia de su época. Por supuesto, Pombo tuvo sus mandamientos. Y para disfrute del lector señalo los que Ramón escribió  como tales en 1915.

 

Los mandamientos pombianos

Primero. Amar a Pombo sobre todas las cosas.

Segundo. Sentirse dignos por dentro de estar en Pombo.

Tercero. Estar llenos del fruto de la semana.

Cuarto. No echar de menos la noche de fuera.

Quinto. Ser fuertes hasta renunciar a los tranvías que no podrán tomarse a la salida.

Sexo. Ser sinceros, pero no de sobra.

Séptimo. Hacer conciencia y aprender desprendimiento en el ámbito concienzudo.

Octavo. Respetar y temer al espejo sobre todas las cosas, y temer verse en él con la cara cortada de los traidores.

Noveno. No decir nada que hiera la susceptibilidad del dueño, porque el dueño lo oye todo.

Décimo. No llevarse las cerillas del camarada.

Décimo primero. Hacer una consumición por lo menos y pagarla, no dejando de dar buena propina al camarero para la cera de la capilla. En la consumición hecha en Pombo, el hombre se toma el cuerpo y el alma de la noche.)

Décimo segundo. Dar las gracias al echador de café, que es el gran monago.

Décimo tercero. No venir a Pombo desde otro café, ni después de haber estado en el Teatro.

Décimo cuarto. No quererse explicar por lo que se ve lo que deba suponerse y no creer al Café un Café viejo, en vez de distinguir en él su admirable condición de único refugio entre las fieras.

Décimo quinto. A Pombo no se viene a leer periódicos.

Décimo sexto. En Pombo no se puede hablar de toros ni de autores dramáticos contemporáneos.

Décimo séptimo. En Pombo no se puede hablar de Moreno Carbonero.

Décimo octavo. Tampoco se puede hablar en Pombo del último concierto que evoca una sala llena de onanistas imbéciles y de señoritas casaderas también onanistas y reblandecidas.

Décimo octavo. (sic) Tampoco debe ir nadie pensando que ha de encontrar en Pombo el editor o el pobre hombre al que explotar  una temporada con los originales de la mediocridad o de la "contrefaçon".

Etc., etc.


Ramón Gómez de la Serna

06/07/2009 19:30 Raúl Herrero Enlace permanente. Una semana con Ramón No hay comentarios. Comentar.

Una semana con Ramón, II (Ramón y Silverio)

20090707181042-sem-serna2.jpg

[De entre las personalidades con las que se relacionó Ramón tal vez fuera el escritor Juan Bautista Amorós, conocido como Silverio Lanza, el más sorprendente y el que más tiempo ha tardado en obtener el reconocimiento que se merecía en relación con sus méritos. En el siguiente extracto del prólogo de Antonio Fernández Molina a los cuentos de Silverio Lanza se nos relata algo de la vinculación entre ambos admirables escritores.]


Silverio Lanza en la calle


El día 20 de abril de 1912 moría en Getafe uno de los escritores españoles más raros y curiosos que ha dado nuestra literatura. Moría casi sin que nadie se diera cuenta de que desaparecía este escritor pues únicamente Ramón Gómez de la Serna y Roberto Castrovido estuvieron personalmente en su entierro. Nadie más se hizo presente entre la gente de pluma. Se trata de Juan Bautista Amorós, marino retirado y escritor que firmaba sus escritos con el nombre de Silverio Lanza.

Silverio Lanza había publicado, desde 1880, varios libros que circularon entre los miembros de la generación del 98 y los escritores de aquellos años sobre los que ejerció una atracción de la que han dejado constancia en algunos de sus libros. De Silverio Lanza hay varios retratos literarios, buenos todos ellos debidos a Pío Baroja, Azorín, Ricardo Baroja, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Corpus Barga…, por eso el lector atento de nuestra literatura se tropezaba con el nombre de Silverio Lanza y este nombre atraía su curiosidad, tanto por sus escritos como por lo que sabía de su vida que tiene una aureola de misterio y de originalidad. Pero llegado el momento de querer establecer contacto real con su obra empezaban las dificultades. Sus libros no aparecían por ningún lado. En vida las cortas ediciones de sus obras y las colaboraciones en algunos periódicos y revistas, aun dieron fe de su presencia pero después de muerto únicamente se publicó una novela breve suya editada en el número 119 de La novela corta el 23 de abril de 1918 titulada Medicina rústica y Páginas escogidas e inéditas editado también en 1918 en Biblioteca Nueva. Ambas obras las publicó Ramón Gómez de la Serna y esta última, que ha sido casi la única obra de Silverio Lanza relativamente accesible, va precedida por una larga semblanza de Ramón Gómez de la Serna dedicada al escritor.


Desde entonces su nombre quedo casi sumergido en el olvido. De vez en cuando el lector predispuesto descubría alguna referencia en algún artículo o excepcionalmente se le dedicaba todo entero pero su figura y su obra quedaban ocultas y era empresa ardua y casi infructuosa la tarea de perseguir sus libros por las librerías de libros usados. En muchas de ellas su nombre era totalmente desconocido. En otras decían que hacía tiempo que no aparecía ningún libro suyo, y solo alguna vez cada varios años se conseguía por el buscador experto y perseverante, encontrar alguno de ellos. Libros editados en ediciones anodinas que en buena parte han debido contribuir a la escasa difusión y al desconocimiento de este escritor que tiene real importancia.

Julio de 1964 fue una fecha importante para el futuro conocimiento de Silverio Lanza. La revista "Papeles de Son Armadans" publica su número cien y celebra este acontecimiento dedicando el número a estudiar varios aspectos del escritor Silverio Lanza. Camilo José Cela dice: "Los Papeles de Son Armadans rinden homenaje a un escritor, también humilde y solitario: don Juan Bautista Amorós, alias Silverio Lanza, virrey de Getafe, marino mesetario y hombre de muy raras e inútiles sabidurías, nacido hace más de cien años y muerto y olvidado por casi todos hace ya más de cincuenta. Los "Papeles de Son Armadans" se honran aventando, respetuosamente, las cenizas literarias de del autor de Mala cuna y mala fosa, entre las que duerme el sueño de los ingratos injustos, múltiples larvas y no pocas crisálidas de la literatura que le sobrevivió."


Antonio Fernández Molina

[¡Peste de huesos! y otros textos, Silverio Lanza (Juan Bautista Amorós) , Libros del Innombrable, Zaragoza, 2006. Prólogo de Antonio Fernández Molina]

 

Una semana con Ramón, III (Ramón y Borges)

20090708194553-serna1-1-.jpg

El fervor de Buenos Aires

(1924) 


La impresión que he tenido durante algún tiempo de Borges lejano me ha de servir para explicarme a este Borges próximo que se acaba de sentar en los divanes de Pombo, los duros divanes de los descendientes del pasado.

Mi impresión del Borges lejano me revela un muchacho pálido de gran sensibilidad y escondido entre cortinas espesas forradas de raso crema, un joven medio niño al que nunca se encuentra cuando se le llama.

–¡Jorge!… ¡Jorge!… ¿Pero dónde te has metido?

Detrás de las cortinas, desde donde el jovencito atisbaba las cosas para recordarlas siempre.

Jorge Luis se me presenta siempre unido a su hermana Norah, la inquietante muchacha  con la misma  piel pálida del hermano y como él perdida entre las cortinas, atisbando las cosas de la noble casa de los Borges, llena de cuadros, de perspectivas de salón, de espejos con lluvia, de candelabros a cuyas velas, en ratos efusivos y misteriosos, se asoman las llamitas sin haberlas encendido.

Mientras Jorge Luis callaba, Norah Borges nos descubría esa casa de donde la muy unida y patriarcal familia Borges no salía nunca. En sus grabados en madera representaba a Norah y nos confiaba sus tertulias con unas amigas en la soledad cruzaban las piernas en T y enseñaban el torneado de la confidencia, dedicándose a jugar al ajedrez moviéndose como un lento cotillón sobre el apedrezado pavimento de las estancias, ¡niñonas solemnes!; los veladorcitos de ilusionista con tapete de flecos, los maceteros que valen un jardín y una gruta, los sofás que se comen a la gente, las jaulas de los pájaros artificiales, las mesas del tresillo, mesas con chaleco y bolsillos de mesa en el chaleco.

Después, Norah nos hacía salir a esas terrazas en que suenan los pasos como en las habitaciones, como si la noche inmensa adquiriese profundad intimidad sobre ellas y fuese una habitación estrellada y encortinada de terciopelos frenéticos de caricias.

A todo eso que Norah revelaba, yo sabía que asistía su hermano que se reservaba para la poesía, que acopiaba poesía. Esperaba mucho de él cuando se arrancase a las cortinas de la gran casa nostálgica y se desatase los nobles cordones con borlas, que ponen a las cortinas una corbata como la de San Fernando.

Huraño, remoto, indócil, sólo de vez en cuando soltaba una poesía, que era pájaro exótico y de lujo en los cielos del día.

Ahora por fin ha publicado un libro, que es ya un jardín y bandada de pájaros, y en el que, por tanto, la personalidad del poeta se explaya a gusto.

Fervor de Buenos Aires se titula este libro admirable de Borges. Con toda la emoción de la casa cerrada, ha salido por las calles de su patria. El Buenos Aires rimbombante de la Avenida de Mayo se vuelve de otra clase en Borges, más somero, más apasionado, con callecitas silenciosas y conmovedoras, un poco granadinas. "¿Pero había este Buenos Aires en Buenos Aires?", nos estamos preguntando siempre en este libro, y nuestra conclusión es: "Pues iremos, iremos".

(…)


Ramón Gómez de la Serna


Para el advenimiento de Ramón

(1926)


De cierto genovés (que para congraciarse  con Paco Luis, nació a medias en la Coruña), dicen que descubrió el continente. Se ha exagerado mucho la cosa. Carriego descubrió los conventillos, Bartolomé Galíndez el Rosedal, yo las esquinas de Palermo con instalación de puestas de sol, Lanuza cualquier pájaro. De Luis María Jordán se afirma que es el inventor de la siesta. La entereza de América, sin embargo, está por descubrir y el descubridor ya es Ramón y el doce de octubre de veras caerá este año en agosto.

Lo sabremos todo por él. Por él sabremos la querencia del Angel que en los instantes más perdidos del alba, atorra por el corso del Cabildo y se roba las serpentinas para los venideros arcoiris. Por él sabremos que Santos Vega no ha muerto, pero que está tan  lejos, tan hundido en la incansabilidad de la pampa, que el rumor de su guitarreo llega a nosotros disfrazado de brisa y pone ansiosas y carnales las noches. Por él sabremos que ese resplandor en las tardes no es la puesta del sol, sino las crenchas rojas de Nora Lange, que vive en el oeste. Por él sabremos el influjo del organito en el acriollamiento y en el canto de los gorriones gringos. Por él sabremos que la gran Cruz del Sur no es otra cosa que un velorio pobre, de barrio. (Él te dirá el milagro que habrá visto tu novia para tener los ojos tan lindos.) Por él sabremos el renegrido secreto que ha emboscado en su barba renegrida Horacio Quiroga. Por él sabremos de qué aburridero de qué aula, de qué verso de Rojas sale ese tedio que recarga los domingos urbanos. Por él sabremos que volverá a la presidencia Irigoyen, pues tiene la complicidad no solamente de los hombres, sino también de las cosas de Buenos Aires: de los zaguanes, de las verjas, de las camas donde se enjendra, del patio. Todo eso y mucho más ha de revelarnos Ramón, el hombre de ojos radiográficos y tiránicos, sólo asemejables a los que tuvo ese otro debelador de esta América: don Juan Manuel de Rosas.


Jorge Luis Borges



[Ambos textos proceden del volumen 4 de "Ramón en cuatro entregas", catálogo de la exposición "Ramón" realizada en el Museo Municipal de Madrid en 1980]

08/07/2009 19:45 Raúl Herrero Enlace permanente. Una semana con Ramón No hay comentarios. Comentar.

Una semana con Ramón, IV (Ramón y el cine)


[Ramón  nació con el cine. Así la influencia del cine, de esa nueva forma de arte, se transparenta en la obra de Ramón tanto en la técnica literaria, como en los personajes y enredos de muchas de sus novelas y ensayos. Quizá sea la novela Cinelandia el ejemplo más típico y tópico. Un interesante artículo sobre la relación de Ramón con el cine  lo encontrará el lector en el siguiente enlace http://www.ucm.es/info/especulo/numero4/gserna.htm.

Además, Ramón participó como actor en "Esencia de Verbena", una película pionera del cine "experimental" en España realizada por Ernesto Giménez Caballero, al igual que "Noticas de Cine-club" donde también intervino el escritor, ambas de 1930 . Pero además contamos con su presencia en el cortometraje "El orador" rodado en 1928 por Feliciano Vitores. Por supuesto se trata del video que reproducimos sobre estas líneas.

Román Gubern en su libro Proyector de Luna (Anagrama, Barcelona, 1999) refiere lo siguiente: "La primera novela de Ramón en la que el cinematógrafo desempeñó una función central fue El incongruente (1922), una novela absurdista y protosurrealista protagonizada por Gustavo, un sujeto congruente que vive extrañas peripecias. En el último episodio del libro, tras un viaje a París, Gustavo entra en una sala de cine y observa con estupor que él es el protagonista del film proyectado. Con más asombro todavía descubre que a su lado está sentada la protagonista de la película, con quien vive un romance (…) Pero la gran novela cinematográfica de Ramón Gómez de la Serna apareció al año siguiente con el título Cinelandia. (…) Pero en esta novela Ramón se sirve, como novedad, de las característicias técnicas del cine para construir algunas greguerías especulares del medio, como ’los turistas iban veloces con paso de película’, ’el cicerone, como letrero de película, pasaba con rapidez por las calles y variaba de tema´. (…) Luis Buñuel frecuentó la tertulia de Ramón en Pombo de 1919 a 1924, como ha evocado el cineasta en sus memorias y Santiago Ontañon recordaría que Buñuel era ’muy ramoniano’".

A lo dicho tal vez sólo cabría añadir que también Vicente Huidobro trasladó las técnicas del naciente cine a la novela en Cagliostro, subtitulada novela-film, en 1927. Al parecer fue un guión de cine que recibió el premio The league for better pictures of New York, la película dirigida por el director de cine rumano Nime Mizú fue abandonada y hoy se encuentra desaparecida. Tuvo la mala fortuna de aparecer justo después de El cantor de Jazz y corrió la suerte de muchas películas mudas parejas al comienzo del cine sonoro.]

09/07/2009 18:51 Raúl Herrero Enlace permanente. Una semana con Ramón No hay comentarios. Comentar.

Una semana con Ramón, V (Ramón y las greguerías)

20090710191444-verbena.jpg

Pablo Neruda en sus memorias: "Ramón Gómez de la Serna es para mí uno de los más grandes escritores de nuestra lengua, y su genio tiene la abigarrada grandeza de Quevedo y Picasso". Muchos fueron los que para atreverse a decir tanto y más, lo que Ramón se merecía plenamente, tuvieron en cuenta esa forma de género aforístico que inventó el propio Ramón: la greguería. Si bien esta fórmula contribuyó a  su fama y le procuró un lugar destacado en la poesía, lo cierto es que para los menos avezados Ramón que quedó sólo, aunque de por sí no sea poco, en el creador de esta fórmula. El propio Ramón la definió como humor + metáfora. A los años vinieron para postre los peros, que si se trataba de aforismos como los de Jules Renard, que si esto que si aquello. En todo caso escriban los lectores la palabra greguería en un buscador y verán qué pasmo. Lo cierto es que en ocasiones Ramón compuso libros, da igual el género al que pertenecieran, ya fuera este la novela o el ensayo, con "Greguerias" cual si se tratara de teselas que al unirse compusieran un mosaico. Algunos esto se lo han tomado mal y lo han citado como un defecto, en mi caso mi intención es la contraria.

Luis Cernuda escribió sobre la trascendencia poética de esta forma de escritura ramoniana.


Acaso extrañe la inclusión de Gómez de la Serna en un estudio sobre la poesía contemporánea. Si el verso dramático queda excluido siempre de nuestras antologías poéticas (aunque con el verso mejor que Lope escribiera es su verso dramático), hasta el punto de que uno de los mayores poetas españoles, Calderón, por no haber escrito otra forma de verso que el dramático, apenas si figura en dichas antologías (…)  En la visión y lenguaje poético que caracterizan, si no todos, algunos de los poetas entonces jóvenes, al menos en la etapa primera de su labor, se observa una influencia evidente de aquella visión de la realidad introducida en nuestra literatura por Gómez de la Serna bastantes años antes, hacia 1910, cuando todavía el modernismo parecía regir nuestros destinos literarios. Y es que entre la literatura modernista y la que hacia 1920 se llamaría literatura nueva, no hay entre nosotros obra más llena de originalidad, originalidad de pensamiento y expresión, que la de Gómez de la Serna; estando además representados en ella todos o casi todos los intentos renovadores de los movimientos literarios diversos ocurridos por aquellas fechas fuera de España, y eso no por imitación, sino por coincidencia. Conviene aclarar un punto: aunque en la obra de Gómez de la Serna hallemos un propósito equivalente al de dichos movimientos literarios europeos, desde os inmediatamente anteriores a la guerra del 14 hasta los posteriores a ésta, quedan, sin embargo fuera de su alcance el dadaísmo y el superrealismo: es decir, los aspectos rebelde y mágico que animan respectivamente a dichos dos movimientos, los más cercanos a nosotros en el tiempo y los más importantes.

(…) 

El ingenio pues, es la facultad, que crea la Greguería, y ésta el eslabón donde se engarzan todos los escritos de Gómez de la Serna, ya sean simples coleccións de Greguerías, ya sean, como su teatro, novela y crítica, un compuesto de Greguerías. Y como la Greguería se integra en una imagen o una metáfora, y éstas (observadas desde el especial ángulo visual del propio autor, como luego trataremos de indicar) no sólo fueron una parte importante, sino un todo, principalmente la metáfora, en los versos escritos por muchos poetas españoles hacia 1925, ello justifica el comentario previo a lo que la Greguería es y lo que su hallazgo representó en un momento de nuestra poesía.

 (…)

Pero veamos ahora cómo ciertos versos de los poetas de la generación de 1925 semejan a sus Greguerías, al menos los escritos en aquellos años entre 1920 y 1930, cuando se hablaba mucho de "cazar metáforas"; en dichos versos la realidad está observada, como dijimos, desde el ángulo visual peculiar de Gómez de la Serna, quien enseñó a no pocos de aquellos poetas a mirar y a ver. Ilustran lo que digo fragmentos de frases en verso como estas:


Radiador, ruiseñor del invierno. (Guillén)

 

Rosa… la prometida del viento (Salinas)


La guitarra es un pozo

con viento en vez de agua (Diego.)


Su sexo tiembla enredado

como pájaro en las zarzas. (Lorca)


Cuando la luz ignoraba todavía

si el mar nacería niño o niña. (Alberti)


El eco del pito del barco

debería de tener humo. (Altolaguirre)


Y no insisto: me parece que, como ejemplo, los versos citados son concluyentes, y el lector, si sigue el rumbo que le marcan, puede espigar otros semejantes, comparándolos con la Greguería.


Luis Cernuda 

Gómez de la Serna y la generación poética de 1925 (1957)

 

Y precisamente como colofón a esta entrada no incluiré como ejemplo ninguna Greguería pues son tan famosas y sencillas de encontrar en cualquier parte que sería por mi parte una vulgaridad, además de una concesión muy rastrera a lo que todos esperan de una nota como la presente.

 

10/07/2009 19:14 Raúl Herrero Enlace permanente. Una semana con Ramón No hay comentarios. Comentar.

Una semana con Ramón, VI (Ramón y el final)

20090711095502-foto1b-003.jpg

Ramón es un caso sin precedentes en nuestra literatura. Por de pronto, de eso de humor, aunque parezcan gordas afirmaciones así, ni hablar. A no ser que nos refiramos al humor de Quevedo o al de Kafka, que, en muchos aspectos, me parece un hijo natural de Ramón, aunque no lo supiera. A no ser que nos refiramos a un humor ni negro ni amarillo, sino morado; a un humor patético en el que todos sus afilados y escalofriantes aciertos salen como de un fondo gordo de agua gorda. Ramón era como un botijo del que pudiera sacare las mejores porcelanas de Sèvres. Tenía mucho de castizo agresivo, convertía en orquídeas los geranios cortados con cuchillo de pescadero. Acertaba el blanco a pedradas y había en él, mucho antes de irse a América, una imagen física precolombina, de esos cuacos cuya sonrisa ancha y antigua va de oreja a oreja, de lo egipcio a lo americano, pasando por una Atlántida poblada  por cocheros de Madrid, por vendedoras de nardos y por mujeres a las que han sacado a bailar de la tumba y que en el momento fundamental suspiran en la oreja de su conquistador: "Me estás viviendo, nene".

La obsesión de la muerte fue una constante de su barroquismo genial. Antes y ahora. Ahora, anteayer domingo, en ABC hay, entre sus greguerías últimas, lo menos tres que se refieren a la vejez y a la muerte. Su razón de escribir estaba presidida por esta obsesión digna y oxidada:"Meterse en casa a escribir y no saber si se está haciendo por la vida o por la muerte".


César González Ruano

Ramón del alma mía (1963)


Con Ramón, muerto en Buenos Aires, muere todo un tiempo literario de España: el del escritor pájaro del cielo; el del escritor gratuito y angélico juglar; el del escritor montado al aire, como los brillantes; y el del escritor que vive y muere, heroicamente, de la nada y cantando, cantando siempre hasta caer rendido. El mundo va por otros derroteros –serían excesivo optimismo pensar que mejores– y aquel escritor pertrechado de renunciación y de humildad (también de gloriosa e infinita soberbia) es ya una pieza de museo, algo que se recuerda con curiosa nostalgia y que se enseña con más amor que conocimiento, con tanta ignorancia de las razones de su íntimo sentir como pasmo ante la sinrazón de su íntimo  adivinar. (…)

En él, como en muy pocos, su vida se confunde con su obra, se derrama en su obra, se explica –página a página– en su obra: desde su "Entrando en fuego… y salir escaldado", que apareció a sus trece o catorce años, hasta su recreación del Rastro, publicada pocos meses antes de morir.

Y en él, como en muy pocos, se llevó la vocación hasta las últimas y más inútiles y gloriosas lindes del heroísmo solitario. Con él se cierra una luminosa página del libro de España…


Camilo José Cela

Ramón (1963)


Ramón es humorista entre otras muchas cosas; pero Ramón no llega al humorismo por la sátira, sino por otro camino: por la poesía, porque Ramón, sobre todo, es un poeta, un poeta que además nos hace el regalo de escribir en prosa, sin tener que moldear a un ritmo o a un metro determinado, ni tener que inventar esa poesía libre, que a mí me parece superflua, ya que la poesía puede ser destilada en prosa, si el poeta sabe escribir.


Edgar Neville

Sobre el humorismo



La vida es decirse ¡adiós! en un espejo


Ramón Gómez de la Serna

11/07/2009 09:55 Raúl Herrero Enlace permanente. Una semana con Ramón No hay comentarios. Comentar.

Una semana con Ramón y VII (Ramón)

20090712194811-ramon-gomez-de-la-serna.jpg

 

Se ha abusado en manuales de la frase “su obra equivale a toda una literatura”, pero pocas ocasiones tendremos de emplearla con tanta justicia como en el caso de Ramón Gómez de la Serna (Madrid, 3 de julio de 1888–Buenos Aires, 13 de enero de 1963).

Hijo de un jurista, la personalidad, la vida de Ramón constituye un ejemplo de lo poco que puede hacerse cuando la vocación literaria y poética retumba en un alma.

Publicó Ramón con 17 años según algunas biografías, con 15 según refiere el mismo autor en el prólogo de su libro Pombo,  el título Entrando en fuego. Se ocupó él mismo de su distribución por Madrid. Cuando pasado un tiempo prudencial volvió a las librerías para sumar o restar las ventas del título descubrió que, en la mayoría de los comercios, ¡ni siquiera habían desempaquetado los ejemplares! (Esa misma hermosa experiencia, aunque ahora no venga a cuento y sin querer uno situarse uno a la altura del gran Ramón, la sufrió quien este escribe en sus cárnicas carnes. También coincidimos ambos en la edad: él con quince o dieciséis y un servidor con diecisiete.)

En 1910 bajo pecunia paterna, es decir, que tras la tortura constante del hijo con vocación de escritor sobre un padre agotado, amanece la revista Prometeo bajo las órdenes de Ramón. Según Miguel Pérez  Ferrero: “En esa revista nace la Greguería”.

El intento de clasificar y definir al género de la greguería ha ocupado miles de páginas, tanto del propio autor, como de sus contemporáneos y de los inevitables forjadores de la ortodoxia que alcanza la categoría de materia de estudio. Por mi parte prefiero señalar un par de ejemplos de las mismas: “El rebuzno es un suspiro frenético” y “Los pájaros de pico largo parece que se están fumando el cigarro de su pico”. No piense el lector que he buscado a conciencia los ejemplos, sino que he preferido seleccionarlos bajo el método tan dadaísta de abrir al azar las páginas de un libro donde se incluían una agrupación de las mismas. Con el tiempo esta forma de expresión se convertiría en la máxima representación del autor para los manuales y a los lectores de prensa. El sistema de la greguería lo llevó también a la novela y así “inventó” esa forma suya de novelar donde la acción y los personajes avanzan a golpe de greguería. Véase por ejemplo las novelas El torero caracho o El hombre perdido.

Cuando la editorial Circulo de lectores/Galaxia Gutenberg se propuso, en los años 90 del siglo pasado, la publicación de la Obra Completa de Gómez de la Serna muchos, incluso algunos de los que supervisaban la obra, sonrieron con indulgencia… Ramón escribió tanto y en tan variados soportes, incluso en las revistas más inverosímiles, que la idea de agrupar los escritos “completos” resulta más una aspiración que una realidad. Ramón fue una máquina de escribir.

 

Si tienes la osadía de seguir leyendo mi artículo puedes hacerlo en el siguiente enlace de mi "otro blog" de la revista Generación.net:

http://raulherrero.blogs.generacion.net/ramon


 

 

12/07/2009 19:48 Raúl Herrero Enlace permanente. Una semana con Ramón No hay comentarios. Comentar.

FERNANDO ARRABAL PARTICIPA DE DEBATE EM SÃO PAULO

20090713130616-c-4-maincontent-1980342-largeimage.jpg

Dramaturgo espanhol participa da mesa de debates Um Certo Arrabal, que acontece no Instituto Cervantes. Evento é idealizado pelo diretor Reginaldo Nascimento, do Teatro Kaus Cia. Experimental
 
Um dos dramaturgos mais encenados da história e em plena produtividade, o espanhol Fernando Arrabal, estará em São Paulo, dia 10 de agosto, para participar da mesa de debates Um Certo Arrabal.Autor vem a convite do diretor Reginaldo Nascimento, do Teatro Kaus Cia. Experimental, que está produzindo a peça O Grande Cerimonial, texto do dramaturgo espanhol. A vinda de Arrabal está sendo viabilizada em parceria com o INSTITUTO CERVANTES de São Paulo, onde acontece o evento.
 
Além de Fernando Arrabal, participam da mesa o dramaturgo e diretor Wilson Coêlho, um dos principais tradutores da obra de Arrabal no Brasil, e o crítico e pesquisador Sebastião Milaré. "Para brindar as pesquisas que o grupo vem realizando há quase um ano sobre as obras do Arrabal, faremos esta mesa de debates para compartilhar com o público paulistano a genialidade deste que é um dos grandes dramaturgos do teatro mundial", afirma o diretor e idealizador do evento Reginaldo Nascimento.
 
A mesa de debates está inserida nas atividades do novo projeto do Teatro Kaus, Um Certo Arrabal, que propõe um profundo trabalho de investigação de linguagem e estética a partir das obras do dramaturgo Fernando Arrabal. Este encontro faz parte da proposta do grupo de estabelecer o diálogo com autores representativos da história do teatro contemporâneo. O objetivo é amanutenção dos debates públicos como forma de aprendizado, difusão, divulgação e intercâmbio de idéias e propostas cênicas. 
 
"O Instituto Cervantes de São Paulo está muito honrado em receber uma das grandes figuras do universo teatral contemporâneo, além de poeta, novelista e cineasta", afirma o diretor do Instituto Cervantes de São Paulo Pedro Benítez.
 
A parceria firmada com o Instituto Cervantes para a realização do Projeto Fronteiras, trabalho anterior do grupo sobre a dramaturgia latino americana, está sendo retomada neste evento, o que tornou viável a vinda do dramaturgo e dos demais convidados. O grupo, que está trabalhando há um ano e meio sem nenhum apoio ou subsídio, busca no momento recursos financeiros para consolidação do projeto Um Certo Arrabal, que incluí, entre varias ações, a montagem da peça O Grande Cerimonial.
 
Fernando Arrabal  Fernando Arrabal nasceu em Melilla (Espanha, antigo Marrocos espanhol) em 1932. Completou seus estudos de direito em Madri, mas vive na França desde 1954 e escreve em francês. O mundo de Arrabal tira o seu absurdo não do desespero filosófico que tenta descobrir os segredos do ser, mas do fato de que seus personagens vêem a situação humana com uma simplicidade infantil. Como as crianças que são às vezes cruéis por­que não conseguiram entender a existência de uma lei moral, como as crianças eles sofrem com a crueldade do mundo num sofrimento desprovido de sentido. Recebeu o reconhecimento internacional pela sua obra narrativa (onze novelas), poética (numerosos livros ilustrados por Amat, Dalí, Magritte, Miotte, Saura, entre outros), dramática (numerosas obras de teatro publicadas em dezenove volumes) e cinematográfica (seis longas-metragens). Fernando Arrabal não é só o autor espanhol mais encenado no mundo, como também um dos poucos autores do chamado Teatro do Absurdo que ainda vive e produz. Na década de 60, depois de permanecer três anos no grupo surrealista, Arrabal, juntamente com Topor e Jodorowsky, cria o Movimento Pânico, cujo manifesto expressava a intenção de conciliar o absurdo com o cruel, identificar a arte com o vivido e adotar a cerimônia como forma de expressão.
 
Sebastião Milaré – Crítico e pesquisador de teatro. Curador de Teatro do Centro Cultural São Paulo. Autor de Antunes Filho e a Dimensão Utópica (Perspectiva, 1994); A Batalha da Quimera – Renato Vianna e o Modernismo Cênico Brasileiro (FUNARTE, no prelo); Hierofania - O Teatro Segundo Antunes Filho (Edições SESC, no prelo); O Teatro dos Sete Povos Losófonos (organização e apresentação do Teatro Brasileiro, CCSP, SMC, 1998), A Trupe Futurista Conta o Bumba-Meu-Boi Modernista (peça teatral comemorativa dos 70 anos da Semana de Arte Moderna, direção de Gilberto Gawronski, Centro Cultural Banco do Brasil, RJ, 1992); A Solidão Proclamada (peça teatral adaptada para coreografia e dirigida por Sandro Borelli, Teatro da Cultura Inglesa, SP, 1998). Dramaturgista do espetáculo Quem Come Quem, direção de Stephan Stroux, com atores e músicos dos sete países de língua portuguesa (Teatro Gil Vicente, Coimbra, 2000). Rorteirista da série O Teatro Segundo Antunes Filho  9stv, 2002) e do programa Teatro e Circunstância (SESCTV, 2009). Vem colaborando em diversas publicações do Brasil e do exterior, destacando: Revista Artes (São Paulo), Revista USP, Travessia (editora da UFSC), Bravo, O Estado de S. Paulo, Diógenes - Anuário Crítico del Teatro Latino-americano (EEUU), Conjunto (Casa das Américas, Cuba), Revista Teatro Celcit (Argentina), Humbodt (Alemanha), Sete Palcos (Portugal), Primer Acto (Espanha); Mindelact Teatro em Revista (Cabo Verde), BT-Bijutsu Techo (Japão).
 
Wilson Coêlho: Poeta, dramaturgo, escritor, tradutor, palestrante, articulista e encenador graduado em Filosofia e Mestre em Estudos Literáriospela Universidade Federal do Espírito Santo, auditor real do Collége de Pataphysique de Paris. É professor universitário e desenvolve projeto de implantação de filosofia e ciências sociais na educação infantil e ensino
fundamental. Atualmente é coordenador de teatro do Curso de Qualificação Profissional na Escola de Teatro e Dança FAFI. Tem 16 livros publicados, além de críticas, artigos literários e acadêmicos em diversas revistas nacionais e internacionais. Tem 19 espetáculos montados com o Grupo Tarahumaras de Teatro, com participação em festivais e seminários de teatro no país e no exterior, como Espanha, Chile, Argentina e Cuba, ministrandompalestras e oficinas. Também participou como jurado em concursos literários e festivais de música. Entre 2007 e 2009, no Projeto "Leituras em Cena", promovido pelo SESC, ministrou oficinas de dramaturgia em 9 estados brasileiros, deixando diversas "leituras" junto aos grupos locais, além de participar em  mesas redondas para uma discussão sobre a obra do dramaturgo espanhol Fernando Arrabal,  que tem sido objeto de sua pesquisa e tradução sobre o teatro atual.
 
Teatro Kaus Cia. Experimental "Radicado em São Paulo desde outubro de 2001, o Teatro Kaus Cia Experimental da Cooperativa Paulista de Teatrofoi criado em dezembro de 1998, na cidade de São José dos Campos, pelo ator e diretor Reginaldo Nascimento e pela atriz e jornalista Amália Pereira. Na capital paulista, a Cia. encenou as peças A Revolta, do argentino Santiago Serrano (2007), El Chingo, do venezuelano Edilio Peña (2007), Infiéis, do chileno Marco Antonio de la Parra (2006/2009), Vereda da Salvação, de Jorge Andrade (2005/2004) e Oração para um pé de chinelo, de Plínio Marcos (2002). Em fevereiro de 2007, o Teatro Kaus estreou o Repertório do Kaus, no Centro Cultural São Paulo, onde ficou em cartaz com os espetáculos El Chingo, A Revolta e Infiéis. Em julho de 2007, a Cia. levou o espetáculo A Revolta para o Chile, realizando três apresentações, com o texto original em espanhol. Em novembro de 2007 lançou o livro Cadernos do Kaus  O Teatro na América Latina, um registro documental sobre todas as ações do projeto Fronteiras  O Teatro na América Latina, realizado pelo Teatro Kaus Cia. Experimental durante o ano de 2006 e 2007, em parceria com o Instituto Cervantes e beneficiado pela Lei de Fomento ao Teatro para a Cidade de São Paulo. Em 2008, fez temporadas no Centro Cultural da Juventude com as peças El Chingo e Infiéis. Em 2009, realizou temporada da peça Infiéis, no Teatro X, onde participou também do evento Festa do Teatro.  Instituto Cervantes  Criado em 1991, em Madri, o Instituto Cervantes completa, em 2009, 18 anos e é uma instituição oficial e sem fins lucrativos sob a tutela do Ministério de Assuntos Exteriores da Espanha. Presente com 72 centros em 40 países do mundo, sua finalidade é a de difundir a língua e a cultura dos países hispânicos e participar na promoção de intercâmbios culturais no mundo inteiro. O Brasil é o país com o maior número de Institutos no mundo, sendo noves centros em: Belo Horizonte, Brasília, Curitiba, Florianópolis, Porto Alegre, Recife, Rio de Janeiro, Salvador e São Paulo.
 
MESA DE DEBATES UM CERTO ARRABAL
 
Para Roteiro
Dia 10/8, segunda-feira, às 19h30
Mesa de Debate Um Certo Arrabal
Convidados: Fernando Arrabal (Dramaturgo espanhol), Wilson Coêlho (Pesquisador)
Mediador:  Sebastião Milaré (Pesquisador)
 
INSTITUTO CERVANTES  Avenida Paulista, 2439 (metrô Consolação) Consolação, tel: 3897-9609. Capacidade 100 lugares. Acesso para deficientes.  Ar condicionado. Entrada franca. Retirar o convite no local com uma hora de antecedência.

Bakunin -aproximaciones a la santidad-

20090715190038-tem53-g12opus5.jpg

Y lo declaro aún, es un ejemplo a seguir para todos los que creen en la inmortalidad del alma. Desde este punto de vista, la sociedad no puede ofrecerles más que una perdición seguro. En efecto, ¿qué da a los hombres? Las riquezas materiales primeramente, que no pueden ser producidas en proporción suficiente más que por el trabajo colectivo. Pero para quien cree en una existencia eterna, ¿no deben ser esas riquezas un objeto de desprecio? Jesucristo ha dicho a sus discípulos: "No amontonéis tesoros en esta tierra, porque donde están vuestros tesoros está vuestro corazón"; y otra vez: "es más facil que una maroma (un camello, según otra versión) pase por el agujero de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos". (Me imagino la cara que deben poner los piadosos y ricos burgueses protestantes de Inglaterra y de Estados Unidos, de Alemania, de Suiza, al leer esas sentencias tan decisivas y tan desagradables para ellos).

Jesucristo tiene razón; entre la codicia de las riquezas materiales y la salvación de las almas inmortales hay una incompatibilidad absoluta. Y entonces, por poco que se crea realmente en la inmortalidad del alma, ¿no vale más renunciar al confort y al lujo que da la sociedad y vivir de raíces, como hicieron los anacoretas, salando su alma para la eternidad, que perderla al precio de algunas decenas de años de goces materiales? Este cálculo es tan sencillo, tan evidentemente justo, que estamos forzados a pensar que los piadosos y ricos burgueses, banqueros, industriales, comerciantes, que hacen tan excelentes negocios por los medios que se sabe, aun llevando siempre palabras del evangelio en los labios, no tienen en cuenta de ningún modo la inmortalidad del alma y que abandonan generosamente al proletariado esa inmortalidad, reservándose humildemente para sí mismos los miserables bienes materiales que amontonan sobre la tierra.

Aparte de los bienes materiales, ¿qué da la sociedad? Los afectos carnales, humanos, terrestres, la civilización y la cultura del espíritu, cosas todas inmensas desde el punto de vista humano, pasajero y terrestre, pero que ante la eternidad, la inmortalidad, ante dios son iguales a cero. La mayor sabiduría humana, ¿no es locura ante dios?

Mijaíl Bakunin. Dios y el estado, El viejo topo, 1997

Novedades revista Symbolos Solsticio de Verano 2009

20090717151419-krishnacrucified.jpeg

    Estimad@ amig@:
    Tenemos el gusto de comunicarle las novedades en la Web de SYMBOLOS correspondientes al Solsticio de Verano de 2009.
    En esta ocasión comenzamos con dos artículos y dos entrevistas del número 29-30 del año 2005, dedicado a "Celebraciones" y con el que se conmemoraron varios aniversarios que se cumplían en esa fecha, siguiendo, en el apartado exclusivamente telemático, con la primera parte de un extenso trabajo sobre Historia, dos clases pertenecientes a un curso dictado en el Centro de Estudios Simbólicos de Barcelona, y dos textos relacionados uno en parte y otro en todo con la Masonería. En Ensayo y Literatura incluimos dos colaboraciones que hemos recibido para su publicación en Internet y terminamos con una breve pero hermosa reseña de la mano de nuestro director.


SYMBOLOS
Revista Internacional de

Arte - Cultura - Gnosis

Novedades

DE LA REVISTA IMPRESA
SYMBOLOS
29-30 (2005): "Celebraciones":
Artículos
1. GUENON EN LA OBRA DE FEDERICO GONZALEZ: Marc García.
2. LAS UTOPIAS RENACENTISTAS:
Mireia Valls.
Entrevistas
3.
HISTORIA VIVA: Mª Victoria Espín.
4. FEDERICO GONZALEZ, DESDE LA COSTA MAYA DEL PACIFICO: Mª Angeles Díaz.

*

SOLO EN LA REVISTA TELEMATICA  

Artículos
5. EL RENACIMIENTO, SINTESIS DE LA TRADICION OCCIDENTAL Y ECLOSION
DEL HERMETISMO (1ª Parte):
Francisco Ariza.
6.
DOS CHARLAS SOBRE EL SIMBOLISMO CONSTRUCTIVO: Iñigo Correa.
7. EL ARTE DE LA MEMORIA: Jorge Francisco Ferro.
8. LA MASONERIA JACOBITA-ESTUARDISTA: Carlos D. Actis Orellana.
Ensayo y Literatura
9. LA CABALLERIA ESPIRITUAL: Carlos Javier Blanco

10. CONVERSACIONES ENTRE PAJAROS Y ANGELES: Alicia Fernández.
Notas y Noticias

11
Reseña de Orfeo Errante de A. Fernández Molina: Federico González.

----------------------------------------------------------------------

 
Cordialmente,
 
SYMBOLOS
Revista Internacional de Arte - Cultura - Gnosis

----------------------------------------------------------------------

’Anillo’ telemático:
SYMBOLOS:
www.geocities.com/symbolos
América Indígena:  www.geocities.com/indoamerica
Masonería y Tradición Hermética:
www.geocities.com/glolyam
Federico González:
www.geocities.com/daimon.geo
Introducción a la Ciencia Sagrada:
www.geocities.com/programagartha
Fin de Ciclo - Estudios de Ciclología: www.geocities.com/findeciclo
Antología de Textos Herméticos: www.geocities.com/antologia_hermes
Centro de Estudios de Simbología de Barcelona:
www.geocities.com/cesbarcelona
Revista El Taller: www.geocities.com/tallermasonico
Guía Bibliográfica del Esoterismo:
www.2enero.com
Atrivm:
es.geocities.com/atrivm2001
El Arka: www.elarka.es
Colegiata Marsilio Ficino:
colegiataficino.blogspot.com
La Caracola. La Mujer y el Simbolismo Femenino: www.la-caracola.es
Federico González Frías. Literatura, Novela, Farsa: federico-gonzalez-frias.com
Marginalia. Novela desconocida, Contracultura, Literatura Marginal: marginaliaonline.com

 
17/07/2009 15:14 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Antonio Lastra escribe sobre Los dos pilares de la ética moderna. Diálogos con Ágnes Heller.

20090622092410-090.jpeg

La revista La Torre del Virrey ha publicado una crítica de Antonio Lastra del libro Los dos pilares de la ética moderna. Diálogos con Ágnes Heller. Edición de Ágnes Heller y Ángel Prior.

Hace cuatro años tuve la fortuna de participar, junto a un grupo de estudiosos y lectores de su obra, en un encuentro con Ágnes Heller organizado por el profesor Ángel Prior.

De aquellos Diálogos con Ágnes Heller surge ahora este libro, que constituye una buena introducción al pensamiento de la autora con perspectivas no siempre coincidentes: los horizontes para una futura Europa, la teoría de la modernidad, el fin de la filosofía práctica, el ámbito de las decisiones, la profesionalización de la política o la relación con la ética y su historia conceptual trazan, en realidad, una compleja articulación que los editores han reservado para la segunda parte del libro. No me propongo en estas breves líneas escribir una  self-review,sino aprovechar para volver a leer y presentar los dos textos de Heller incluidos en la primera parte: ‘Los dos pilares de la ética moderna’ —que da título al conjunto— y ‘Narraciones magistrales europeas sobre la libertad’. En mi aportación al libro no oculto la admiración por la trayectoria intelectual de la autora, y ahora añadiré que esa trayectoria, que le ha llevado desde el marxismo heterodoxo (o desde la influencia de Georg Lukács) hasta una especie de liberalismo no demasiado ortodoxo, puede iluminar la sociología de la filosofía practicada en Europa durante el siglo XX. Europa, de hecho, es un  leitmotiv de Heller, pero tal vez en una lectura entre líneas de sus textos se adivine que no se trata de una insistencia utópica —como señala Pedro Medina Reinón en su artículo— y que la historia conceptual —como acertadamente señala Rafael Herrera Guillén en el suyo— puede ser muy útil para descubrir lo que se esconde detrás de toda concepción de la política que siga manteniendo el horizonte europeo como referencia.

Si mi admirado lector desea leer el artículo completo puede dirigirse al siguiente enlace:

http://www.latorredelvirrey.es/libros/libros_verano09/pdf/090.pdf

 

 

 

20/07/2009 10:29 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Canto del retorno por Carlos de la Rica

20090722190915-city-of-jerusalem-xviir.jpg

Yo tomaré a los hijos de Israel dispersados entre las naciones y los traeré a su tierra.

(Ezq. 37,21)


Cada primavera yo he subido a Jerusalem,

las ovejas pasando vi cada primavera en torno a ti, Jerusalem;

cuando mis zapatos arreglaba o también las sandalias

en ti pensaba y en cómo el largo camino transitar;

hasta cuando tocaba la sortija o jugaba a la pelota

yo te recordaba, Jerusalem. Los dos alejados y en deriva,

          tristes y ojerosos

al encender la lámpara en la mesa del Pesaj.


Fugitivo en el Sena o asomado al Potomac

          mis ojos echaba hacia las nubes,

hacia tus puertas arrogantes, tus calles estrechas,

hacia el santo Muro que con aire inmóvil esperaba.


Oí hablar de mi amada y sollocé porque

          esbelta y al saliente

un agua extraña taladraba su Roca, oh ciudad más allá de toda ponderación.


Tal una carta inacabable de color y aceituna

puse en circulación, oh ciudad mía, Jerusalem,

con el ansia y el deseo de encontrarte,

presentida casi al posar los pies la playa de Ascalón.


Igual que en el lecho un durmiente reclinándose

                callaba;

mas, sin embargo, el corazón recorre la cortina

y tras el cristal de cualquier ventana

como un ave de pico largo en los aleros de tus moradas

              aparezco y me presento.


Sobre el llano ol pradera mi río emisario ahora,

oh, siempre tú, Jerusalem, con tus formas tirando

           de mi vida.

Oh David, el cabello de Isaías, Jerusalem revuelta, paniza,

como un pavo real de oro por el sol.

Jerusalem con la cabeza en la primavera y en la luna reclinada,

los indomables cipreses, dedos tuyos, alas de luz divina,

          ciudad deseada siempre,

llamando desde las mil piedras a los hijos dispersados y lejanos.


Dame

un relámpago par el retorno, que yo coloque

          un ramo de rosas bajo el cielo claro

que como un manto hermoso se cierne en tus espaldas.

Jacob, Josué de Melilla, Moisés o Leví el pastelero

entre los recién retornados, compañeros,

donde nace flotando igual que un madero en el agua

el fuerte arcoiris de los siete brazos

o en el cielo, como una cierva corriendo, la estrella

          de las seis puntas.


Ah! retorno, vuelta a ti, al olivar, Sión,

          Jerusalem con quien me topo

y alegre vuelvo, ciudad de mis mayores, para

libar abeja la fiesta de la primavera reciente

¡ay! con los dedos ya secos, aquellos

con los que muy antes las cien lágrimas

          enjugaba,

¡oh, Jerusalem, hermana y madre!

Jerusalem otra vez y para siempre

          en primavera.

 

Carlos de la Rica

Yad Vashem, El toro de Barro, Cuenca, 2000.

[Entre lo más injustos olvidos de los poetas del siglo pasado sin duda se encuentra el autor de este poema: Carlos de la Rica (1930-1997). Durante su vida compaginó la vocación del sacerdocio con la de la poesía, pero no, como algún mal pensado puede sospechar, con   poesía mansa y rumiante, sino que se vinculó ni más ni menos que con el movimiento Postista. Entre sus amistades se contaron Angel Crespo, Gabino-Alejandro Carriedo, Antonio Fernández Molina, Federico Muelas… A su poesía la denominó "realismo mitológico" Según el presente Carlos Morales, director presente de la colección  "El toro de barro" que fundara Carlos de la Rica,: "Originado, pues, en los territorios de la vanguardia postista española, el ’realismo mitológico’ encontró su nota distintiva no tanto en las tradiciones literarias hispanas cuanto en las corrientes culturales de la España de posguerra (Claudel, Cocteau, Supervielle, Batalille, etc)…". A las que se sumaría la influencia de la generación Beat norteamericana y del simbolismo francés.

Autor de varios títulos que oscilaban entre la poesía y el teatro Carlos de la Rica fundó en Cuenca la colección de poesía "El toro de barro", donde publicaron entre otros autores Manuel Pinillos y  donde se editó la primera antología poética de Eduardo Chicharro, si bien ya póstuma y preparada por Angel Crespo y Pilar Gómez Bedate.

Carlos de la Rica sentía especial simpatía la causa hebrea. Así, aunque a algunos les pueda resultar curioso, publicó varios libros dedicados al pueblo de Israel y su crítica al antisemitismo le valieron ciertos ataques por parte  de algunos miembros de la  sociedad de su tiempo. A partir de los años 70 realizó varios viajes a Tierra Santa y su pasión "hebrea" cristalizó en un largo poema, al que pertenece el que aquí reproduzco y que se publicó en el lbro Poemas junto a un pueblo (1977). Sirva esta pequeña nota para honrar su memoria, despertar la curiosidad por su poesía y reivindicar su figura de poeta original y excelente.]

 

Alice in Barton Land

27/07/2009 08:56 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El alunizaje (Entremés o paso, IX)

20090730094356-cathedral-astronaut5.jpg

Entremés.
Pieza de teatro jocosa, en un solo acto, que solía representarse entre una y otra jornada de la comedia. María Moliner, Diccionario del uso del español. Segunda edición, Madrid, 1999.

Pieza dramática jocosa y de un solo acto. Solía representarse entre una y otra jornada de la comedia, y primitivamente alguna vez en medio de una jornada.
Diccionario de la lengua de la Real Academia Española. Vigésima primera edición. Madrid, 1992.

En escena un paisaje desértico,  a ser posible con detalles que recuerden a un viejo pueblo del oeste americano. También puede tratarse de una población abandonado de esa misma época y lugar: con casas de madera, carteles que cuelgan como brazos muertos de las fachadas, tablones arrancados, etc. Entra en escena un hombre sobre una bicicleta aerodinámica. El ciclista, con vestimenta actual, atraviesa la escena. Silencio. Vuelve a pasar el mismo individuo montado sobre su máquina en dirección opuesta. Silencio. Entra de nuevo el ciclista y en mitad de la escena se baja de la bicicleta y consulta un mapa, mira en derredor, se sitúa en una esquina de espaldas al público y micciona, vuelve a consultar el mapa, mira hacia el público con la mano mientras se sirve de una mano para proyectar  sombra sobre los ojos, como si dirigiera la mirada hacia un lugar soleado. Entra por el lado opuesto de la escena un astronauta con una bandera, a ser posible que no exista. Al principio, el recién llegado no percibe al ciclista y se mueve lentamente, como si se encontrara en la luna. El astronauta clava la bandera. El ciclista contempla  al nuevo personaje con sorpresa e inmóvil. Suena un himno que no pertenece a ningún país y en cuya banda sonora se incluyen ventosidades, toses, gritos y un galimatías como letra con una música circense. (Sirva como ejemplo la “Marcha Militar” que compuso Charlie Chaplin para su película “El gran dictador” y empléese esta música a falta de otra).  Ambos personajes se mantienen inmóviles durante el himno, el deportista por la sorpresa y el astronauta como muestra de respeto. Por fin el ciclista rompe el rictus y se aproxima al astronauta con su mapa en la mano cual turista que se dirige a un lugareño. El astronauta, que entonces se percata de la existencia del  otro personaje, retrocede. Pero el deportista, tozudo, le da alcance.

Ciclista.-(Mientras señala el mapa.) Buen hombre, ¿puede indicarme si voy en la dirección correcta para llegar a Socuellamos?

(Astronauta en silencio.)

Ciclista.-(Tras golpear el casco del astronauta con los nudillos) ¡Óigame, óigame! ¿Hay alguien ahí?

(El astronauta asiente con la cabeza.)

Ciclista.-(A gritos.) ¿Qué si sabe si por este camino llegaré a Socuellamos?  Participaba en la carrera ciclista internacional de asnos y animales de tiro… me he descuido un momento y ya ve. Como comprenderá tengo miedo de quedarme perdido para toda la vida.

(El astronauta realiza gestos que acompañarían a un discurso pero no se oye nada.)

Ciclista.-No le entiendo. Me temo que no podré oírle mientras no se quite ese casco.

(El astronauta retrocede asustado, mira a su alrededor y le muestra un mapa al ciclista.)

Ciclista.- (Tras mirar con detenimiento el mapa del astronauta) Oiga, no le comprendo. (Le arrebata el mapa de las manos al astronauta y lo mira mientras lo gira .) Aquí hay unas esferas y  muchas líneas. No me diga más,  ¡usted también participaba en la carrera!

(El astronauta niega y le señala de nuevo el mapa.)

Ciclista.- ¡Qué sí, qué sí! Ya sé,  que mire su mapa. Pero aquí no entiendo nada. Mire si usted también se ha extraviado podemos seguir juntos pero… ¡Un momento! ¿Dónde está su bicicleta?

(El astronauta se encoge de hombros.)

Ciclista.-Usted no es un corredor, ¿no será un árbitro del certamen camuflado?

(El astronauta niega con la cabeza.)

Ciclista.-Todo esto me resulta muy extraño. Pero lo que más me fastidia es lo bien posicionado que iba en la carrera… Si no me pierdo seguro que hubiera quedado si no el primero, por lo menos el último.

(El astronauta realiza gestos, pero el ciclista no le comprende.)

Ciclista.-Si no se quita el casco y me habla alto y claro, no le entenderé.

(El astronauta parece desesperado. Por fin, posa las manos sobre su casco y lentamente comienza a quitárselo.)

Ciclista.- ¿No le parece que ha exagerado con la protección? Ese casco suyo no lo había visto en mi vida. Pero ¿es reglamentario?  Tenga cuidado, el año anterior descalificaron  a un participan porque corría con una sartén sobre  la cabeza.

(El astronauta se ha quitado el casco. Su cabeza es la de un humano.)

Astronauta.-Oiga, paisano, ¿no es esto la luna?

Ciclista.- ¿La luna de quién?

Astronauta.- ¡Qué raro! Si respiro a la perfección.

Ciclista.- ¿Tiene problemas de asma?

Astronauta.-No, no.

Ciclista.- ¡Ah! Entonces ese atuendo será por las varices. Una prima mía las padece y viste de una forma parecida a usted.

Astronauta.- ¿Es usted un selenita?

(Silencio.)

Ciclista.- ¿Cómo dice?

Astronauta.- ¿Qué si es usted un selenita?

Ciclista.- No, no, ciclista, ci-clis-ta. Participaba en una carrera, pero me temo que me he perdido. La etapa de hoy finaliza en Socuellamos.

Astronauta.-Pero ¿es esto la luna sí o no?

Ciclista.- ¡No le estoy diciendo que me he perdido! ¡Qué leches sé yo del nombre de este lugar!

Astronauta.- ¿Entonces no sabe dónde estamos?

Ciclista.-Estupendo, entonces estamos perdidos los dos.

Astronauta.-Han debido equivocarse en los cálculos. Porque esto no parece la luna…

Ciclista.- Si no le importa emplearemos mi mapa, porque el suyo… ¡Menuda mierda! Todo rayas, líneas, esto es incomprensible.

Astronauta.-Sí, pero su elaboración se ha logrado tras varios años de estudios y cálculos de un grupo de especialistas.

Ciclista.- Pues hubiera sido mejor que esos señores invirtieran  ese tiempo en  la cría del cerdo. Un mapa con esos detalles técnicos resulta incomprensible. (El ciclista contempla de nuevo el mapa del astronauta.) ¿Dónde están las carretas? ¿Dónde las autopistas? Todo lleno de garabatos, de cosas, de, de… (Mientras lo arruga y lo tira al suelo.) ¡Qué no vale para nada oiga! ¡Qué-no-vale!

Astronauta.-Bueno, bueno. Usted lo sabrá mejor que yo.

Ciclista.- ¿Mejor qué usted por qué?

Astronauta.-Porque usted es de por aquí, ¿no?

(Silencio. El ciclista permanece pensativo.)

Ciclista.- No, yo soy oriundo del sur. Como ya le he dicho he venido para competir en la carrera, pero nada más.

(Silencio. El astronauta permanece pensativo.)

Astronauta.- ¿En la carrera?

Ciclista.-Sí, ya se lo he repetido varias veces. Me he descuidado un momento y he tomado un camino equivocado.

Astronauta.-Algo así me ha sucedido a mí.

Ciclista.- ¿Y ahora cómo volvamos? Por cierto, oiga, ¿y su bicicleta?

Astronauta.-Allí, allí enfrente.

Ciclista.- ¿Dónde?

Astronauta.- (Mientras señala fuera de escena.) Ahí, ahí, ¿no la ve?

Ciclista.- ¡Por San Remigio! ¡Menuda bicicleta! ¿Es reglamentaria? ¿Le habrá costado un dineral? ¡Pero si parece un cohete!

Astronauta.-Sí, sí, invirtieron en su construcción varios millones.

Ciclista.- ¡Varios millones! ¡Menudo pájaro! Entonces será usted millonario, ¿eh? ¡Y yo que me quejaba de los cuatro céntimos que me gasté en la mía!

Astronauta.- ¿Cómo ha llegado usted?

Ciclista.- (Mientras le muestra al Astronauta su bicicleta.) En esto.

(El Astronauta mira pensativo a la bicicleta. Silencio.)

Astronauta.- ¿Con eso ha llegado hasta aquí?

Ciclista.-Oiga, que usted posea un aparato último modelo, no concede el derecho a menospreciar mi bicicleta.

Astronauta.-Pero ¿esto no es la luna verdad?

Ciclista.- ¡Otra vez con eso! ¡Ya le he dicho que estoy tan perdido como usted!

Astronauta.- ¿Y qué sugiere?

Ciclista.-Como no pase por aquí alguien más espabilado que usted mal lo tenemos.

Astronauta.- Pero la bandera me ha quedado bien, ¿verdad?

Ciclista.- Si a usted le parece apropiado ir por ahí señalando todos los lugares… no tengo nada que objetar.

Astronauta.-Hombre, cuando uno llega por primera vez a un lugar ignoto siempre queda bien una bandera.

Ciclista.-Si usted lo dice…

Astronauta.-Se me ha abierto el apetito.

Ciclista.- A mí también. Aguarde un momento.

(El ciclista descuelga una cesta de la bicicleta de la que extrae  útiles para una comida campestre.)

Ciclista.-Ya que hemos perdido la carrera, al menos almorzaremos juntos.

Astronauta.- ¿No llevara por casualidad un poco de vino dulce?

Ciclista.-No, no. Lo siento. ¡Y mire que lo tuve en las manos y estuve a punto de meter una botella en la cesta!

Astronauta.- ¡Es una lástima! Porque a mí el vino dulce me encanta y después de un viaje tan largo…

Ciclista.- ¡Qué me va usted a contar! Yo si no me entonon antes me siento incapaz de subirme a la bicicleta.

(El astronauta asiente complacido.)

Astronauta.-¿Sabes algo en usted me recuerda a Fray Escoba?

Ciclista.-No es la primera vez que alguien me lo dice.

TELÓN

 

30/07/2009 09:43 Raúl Herrero Enlace permanente. Entremeses No hay comentarios. Comentar.

Fernando Arrabal rueda en Barcelona

20090731184234-arrabal-2.jpg

Fernando Arrabal rueda en Barcelona "el primer filme de género postpánico"

EFE

Barcelona | 06/07/2009

 

El dramaturgo Fernando Arrabal ha participado hoy en el rodaje en Barcelona del filme "Ushima-Next", de Joan Frank Charansonnet y Jesús Manuel Montané, que ellos mismos consideran "el primer filme de género postpánico".

En la presentación de la película, que hoy concluye el rodaje en la modernista Casa de Convalecencia, Charansonnet ha dicho que la cinta "toma el relevo del cine pánico que, en los años 70, crearon Arrabal, Alejandro Jodorowsky y Roland Topor".

"Ushima-Next", que mezcla al 50% la imagen real con la imagen de animación por ordenador, plantea la existencia de una realidad alternativa, creada y administrada por ordenadores y muy parecida al mundo actual, en la que todo el mundo es feliz excepto cuatro personas, que deciden cambiar sus vidas y ser libres.

El filme plantea, comenta Charansonnet, "una reflexión crítica sobre la sociedad híperconsumista y con un sobreexceso de información.

En su intervención, Arrabal ha señalado que en su vida le han sucedido cosas que le han colocado en "una postura excepcional", algo que ha llevado a muchos a decir que "Arrabal es un provocador y un incontestable, pero yo no he provocado nada".

A continuación, ha argumentado que decidió participar en "Ushima-Next" "después de leer el guión" y por una intuición: "Siempre que he colaborado con Joan Frank (Charansonnet) en alguna actividad ha resultado un hecho ejemplar y simbólico".

Para Arrabal, esta película es la reivindicación de "una aventura de la izquierda realmente anarquizante, o de una anarquía realmente izquierdista".

El codirector Montané piensa que "Ushima-Next" "no sólo reflexiona sobre qué podemos hacer después de diez años de Bush, sino también sobre qué podremos hacer después de 50 años de Facebook".

Frente a la manipulación de la gente a través de la sociedad de la información, el guión propone "una reivindicación de la poesía, del sexo y de la vida".

Arrabal no ha podido evitar ofrecer su repertorio de "egocentricidades" cuando ha recordado que es "el único superviviente de los tres avatares de la modernidad: el grupo surrealista, el movimiento pánico y la patafísica".

También fue, ha alardeado, "el único escritor que escribió una carta a Franco tras su muerte" y "uno de los cinco exiliados que, tras la muerte de Franco no podían volver a España, junto a Carrillo, Pasionaria, Líster y El Campesino".

Charansonnet se ha mostrado crítico con la actitud del Ayuntamiento de Barcelona hacia el cine independiente: "Mientras se da una subvención de un millón de euros para que ruede Woody Allen en la ciudad, a los independientes como nosotros cuando pedimos grabar imágenes en un cementerio nos dicen que valen 500.000 euros la hora".



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog