Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2011.

El perro blanco Nº 7

20110201172626-el-perro-blanco-n-7.jpg

Queridos amigos:
En invierno llega el número de otoño, como no podía ser de otra forma.  El perro blanco ya camina a grandes zancadas y con peligrosa  velocidad. Un nuevo año inauguramos y con rapidez nos adentraremos en  el número de invierno. Recuerde el lector que puede leer el número  pinchando en el enlace que a mis pies reza. Buen provecho.


Mr. Mandrake

Sumario:
Portada de Antonio Bayona-Editorial por Mister Mandrake
-El tesoro de Valls (fragmento) por Federico González
-Y reforzará tus huesos (cuento) por Iván Humanes
-Verdades eternas (Poema visual) por Antonio Gómez
-Poemas por Natalia Sève
-Pinturas de José Antonio Conde. Sección de Andrés Rubio
-Microrelato de Francisco Enríque Muñoz
-Voces de Brasilia VI: Marina Mara. Sección de Alicia Silvestre
-Filosofía: El valeroso Bel Bal-lesta reivindicando Al-Andalus dedica
la presente novela a Don Quixote (del cristiano joven casi judío y
erasmista Cervantes) 2ª parte por Antonio Muñoz Ballesta
-Poemas de Manuel Martínez Forega. Sección de José Antonio Conde
-Música: La migración del arte o los artistas inesperados 2ª parte por
Joan Pere Bonill (Soler) Gil

Pueden adquirir El perro blanco en papel en:
http://www.librosdelinnombrable.com/novedades/novedades.asp

o pueden leerlo en pdf en el siguiente enlace:

http://www.librosdelinnombrable.com/upload/El_perro_blanco_7_2.pdf

 

01/02/2011 17:26 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico, (VII)

20110203194507-jmanrique.jpg

Al retorcer las líneas del tiempo recuerdo un instante previo, al ya descrito, de encuentro crucial con la poesía. Tuvo lugar en lo que, entonces, se denominaba sexto de EGB y se produjo por obra y gracia de un malentendido, pero preciso poner al lector en situación antes...

Mi desencuentro con las formas dominantes se iniciaron en mi etapa como preescolar, durante el internamiento en uno de esos lugares a los que se denomina guarderías. El primer día de estancia  la profesora se sentó sobre una silla diminuta, en un extremo de la clase, con una linterna en la mano proyectaba luz sobre la pared, el entorno en penumbra... Entonces a la mujer propuso que el haz iluminado se llamaba "rayito de sol" e insistió en que lo atrapáramos. Como, por fortuna, fui el tercero en intentarlo observé el esfuerzo de mis compañeros por asir aquella mancha color orina.  Supuse que la profesora se proponía descolluntarnos los hombros y desgastarnos los zapatos con  saltos y requiebros. Tras un primer intento por atrapar la dichosa luz, por supuesto, en vano, ya que la mano que manejaba la linterna se movía más rapidamente que un servidor,  me diriji a la profesora para rogarle que dejara inmóvil la linterna. Ella se sorprendió primero, para luego después lanzarme improperios. Ese incidente provocó en mí una absoluta incomodidad. Ella se había pronunciado delante de un buen grupo de desconocidos, lo que, entonces, me pareció terrible. Todo ese jaleo por decir la verdad en un lugar a donde me presentaba obligado... Desde ese instante tomé la decisión de protestar con pertinaz resistencia pasiva. Mi determinación tuvo diferentes puntos de ataque. Por ejemplo las carreras.

Por algún motivo, que todavía hoy se me revela como ignoto, los profesores insistían en la necesidad, por parte de los alumnos, de  celebrar carreras. Tal vez ellos se dedicaban en secreto a las puestas  y nos empleaban como podencos, todo es posible. En cualquier caso, tras mi primera victoria decidí que no sentía el mínimo deseo de volver a ganar. Gracias a mi tío Manuel había visionado unos días antes una película de Cantinflas. Los andares propios del personaje  me parecieron el método más oportuno para asegurarme el último puesto en la competición, eso sino me descalificaban, lo que supondría todo un éxtasis.  Por supuesto, esos fracasos los celebraba en mi fuero interno como auténticas hazañas.

En otra vertiente donde pude demostrar mis habilidades fue en el campo de la plástica. La profesora nos pertrechaba de plastilina de diversos colores y luego nos ofrecía un modelo o, en su defecto, un tema. Por supuesto, en mi trabajo procuraba que el resultado fuera lo más alejado posible del tema, o del modelo impuesto por los poderos fácticos. Sin duda, en ocasiones logré algunas mezclas interesantes que serían valoradas en la actualidad en algunos círculos artísticos.

Entre mis determinaciones de rechazo se incluía la negativa a aprender cualquier cosa. Si la profesora nos pretendía enseñar una canción, lo que suponía varias horas de trabajo y la traslación al encerado de la letra, un servidor se lanzaba a la interpretación de cualquier tema de los exquisitamente seleccionados por uno mismo entre los discos de mis abuelos. Por fortuna, disfruté de una infancia con un pic-up o tocadiscos antiguo con forma de maletín, o de máquina de escribir transportable, con el que me introduje en profundas meditaciones gracias a canciones como Rascayú, o me esforcé en imitaciones de cantantes lacrimosos con temas como La casita de papel, o me sumergí en el éxtasis más absoluto con danzas trivales y fervorosas apoyado en la música de la película Zorba el griego.

Entre mis negativas de aprendizaje se incluyó la lectura. Sin embargo, por mucho que intenté resistirme, al final aprendí a leer sin darme cuenta. Las ilustraciones de los libros de los hermanos Grimm o de Andersen eran demasiado apetecibles para que esos garabatos que las rodeaban se escaparan a mi interés. Por otro lado, puesto que llevaba dos años de lucha constante, en la guardería proseguí realizando mis demostraciones de lectura experimental.

Al año siguiente, ya superado el umbral del parbulo y en el colegio, se presentó la profesora Mercedes. Una mujer morena, dulce, con una sonrisa agradable en los labios y un tono de voz meloso. Pensé que se trataba de alguna artimaña para doblegarme. Pero cuando la encontré vestida para el trabajo con una bata roja, surcada con listas de todos los colores, me conquistó para siempre. El resto de profesores se calzaban sobre los hombros unas horribles batas blancas, inocuas, de médico, de matarife, de una asepsia y pulcritud insoportables.

El primer día de colegio ella me llamó a su mesa y abrió la cartilla, con uno de sus dedos me indicó la línea por donde debía comenzar la cantilena. Y allí, casi en silencio, como si se tratara de una confesión, realicé una lectura de su dedo. Ella me felicitó. Y yo me quede sorprendido. Hasta entonces no había dado motivos para que nadie me felicitara y su gentileza me conmovió. Pero que no se alarme el lector, a lo largo de mi esforzada tarea de contradicción y protesta fueron muy pocos los instantes en los que di pie para ser tratado con esmero. Si bien fui elogiado en momentos y por personas, incluso por profesores,  que marcaron de forma indeleble mi vida.

Cuatro años más tarde de infernal adocenamiento, es decir, tras mi llegada a sexto de EGB, de nuevo la señorita Mercedes. A partir de ese año nos impartían clase distintos maestros en las diversas materias. Ella se ocuparía de las clases de lenguaje y literatura. El primer día me sentí eufórico hasta tal punto que al terminar la clase entendí que ella nos había pedido que nos aprendieramos las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique de memoria. Una vez en casa aquello me pareció una tarea titánica para un sólo día. No sé si por la repetición, o por el esfuerzo que se prolongó durante parte de la noche, el caso es que comencé a degustar con apetito esos versos. Desde luego al día siguiente no había logrado memorizar por completo el extenso poema, pero si, al menos, buena parte del mismo. No deseaba desilusionar a mi profesora favorita y las horas previas a su asignatura las pasé repitiendo versos y consultando el libro. Llegado el momento ella recitó con una voz suave y con una brillantez como no he vuelto a escuchar un extracto del poema de Jorge Manrique. En verdad nos había pedido que simplemente  lo leyéramos en casa. Me sentí aliviado pero, tal vez, sin ese primer empuje, las posteriores lecturas de poesía, de las que ya he dado noticia, no hubieran producido en mí tanta impresión.

 

Arrabal News

 
Ceci n’est pas un blog
… Hommage à Crombecque… France Culture…Bouffes du Nord…
« Il se taisait dans un univers où nous ne savons pas rester silencieux. Dans un monde d’histoires drôles de jacuzzi pour la Joconde. Il a abordé le théâtre, pour la première fois, avec mes pièces. Une vingtaine d’entre elles. (Ch.B. allait publier 47 [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
… deux journées au Centre NIEMEYER… Asturies… “Fando et Lis”…
« Érase una vez Fernando Arrabal. En el teatro Palacio Valdés, de nuevo por gentileza del Centro Niemeyer, el pequeño gran hombre ... expuso una ... gran metáfora de las neuronas que aún nos quedan a mitad de camino entre la genialidad y el ego. Estrambó [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
… avant-première… Espagne… “Le jardin des délices” de F.Arrabal…
«  [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
…nouveaux échos du “warning”…
« La pornographie est, dit-on, interdite sur Facebook. Je veux bien : mais la pornographie n’est pas là où Facebook s’imagine qu’elle se cache. Un dessin, assez merveilleux, d’Arrabal est censuré sur ce support. La représentation d’un pénis n’est [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
“Facebook warning, Lady Gaga influential y el testamento del Marqués de Sade en 49 minutos” por F.Arrabal…Centro Niemeyer
« El polémico dramaturgo Fernando Arrabal será el invitado de honor del estreno de «Fando y Lis», el espectáculo que la compañía «Teatro Margen» presenta el próximo viernes (20.15 horas) sobre las tablas del teatro Palacio Valdés. Este montaje supone [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
…Le Renard Pâle… Patricia Dupuy… Clitoris…F.Arrabal… Milan Kundera… Lucien Clergue…
« ...à Fontaine de Vaucluse, sur le rocher de Châteauvieux, on distingue à peine entre les platanes centenaires, une maison perchée au-dessus de la Sorgue, à quelques pas de sa source… Dans cette demeure voûtée du XVe siècle, depuis 10 années, dans ce [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
… La MAMA, Ellen Stewart en images…
« ...quel cauchemar au rythme des tremblements et des  kaléidoscopes... sans aspirine ni prozac pour pixels...  mes amis de N Y  (comme le grand poéte Benjamin Ivry)  m’annoncent,  en play back ,    bouche à bouche,  à l’instant,  l’  OCCULTATION [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
… la MAMA, Ellen Stewart s’est occultée…
« ...quel cauchemar au rythme des tremblements et des  kaléidoscopes... sans aspirine ni prozac pour pixels...  mes amis de N Y  (comme le grand poéte Benjamin Ivry)  m’annoncent,  en play back ,    bouche à bouche,  à l’instant,  l’  OCCULTATION [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
…conférence de Fernando Arrabal… Melilla (Afrique)…samedi 22…
« "... hemos creado una Fundación para apoyar el desarrollo sociocultural-económico de Melilla. Entre otras actividades hemos constituido un foro de diálogo permanente que, bajo el epígrafe genérico Debates en Libertad, consta de conferencias coloquios con [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 
…14ème Festival de Poésie… Fernando Arrabal… le Grand Invité…
« "...écrivain, conseiller littéraire du festival de poésie Les Voix de la Méditerranée, c’est avec très grand plaisir que j’ai proposé à Fernando Arrabal, que je connais depuis une bonne vingtaine d’années, d’être le Grand Invité de la prochaine [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
 

 

 

07/02/2011 08:22 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Presentando la revista 13 trenes

20110207165749-trece-trenes.jpg

Esther Lapeña, Lara Osorio y Nuria Rovira

Presentando la revista 13 trenes

Martes 8 de febrero de 2011

desde las 21:00 h

Bar Diablos Azules

Apodaca, 6 Madrid

(Metros Tribunal y Bilbao)

 

En este nuevo número de la revista "trecetrenera" se presenta un homenaje a Gabino-Alejandro Carriedo, entre textos de Charles Buckowski, Carlos Lapeña, José Vicente Anaya, David Vázquez… Y sus editores han tenido la gentileza de publicar mi poema Cantata a Christina Ricci del poemario Los trenes salvajes, (2ª edic. en prensa.)

07/02/2011 16:57 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Primeras novedades del año 2011

20110210185434-retablo-de-ninfas.jpg

En la Biblioteca Golpe de dados:

 

 

 

— Los trenes salvajes 2ª edic. de Raúl Herrero

978-84-92759-23-1

15 euros

Biblioteca Golpe de dados

Poesía psicotrópica

Rústica

20 x 17,5 cm

180 páginas

castellano

Febrero, 2011

 

 

Tras la magnífica acogida de la primera edición de Los trenes salvajes se publica esta segunda ampliada y con epílogos que recogen las reseñas del libro publicadas por dos grandes poetas de hoy: José María de Montells y Enrique Villagrasa. Incluye nuevos dibujos de Isabel Fernández Echeverría y prólogo de Antonio Fernández Molina.

Y, para decirlo claro, su lectura me ha supuesto un enfrentamiento a un lenguaje sembrado de imágenes elevadas al máximo de sus posibilidades: Enredados por la muerte  / los niños / preguntan al cadáver por su estado / y éste, casi en silencio, / sin apenas gesticular, /responde con la paciencia de un muerto. Un pluscuamperfecto y sorprendente poemario que, aun no necesitado de delantales ni capas, se rodea de todos ellos como claro homenaje a  esos mismos escritores que le acompañan y ellos responden con la alegría del amigo, ante el último hombre del Renacimiento, porque entonces dormía donde mueren los trenes salvajes.

Enrique Villagrasa

 

Desde que publicase El mayor evento,  uno de sus libros más logrados, conservo a Raúl Herrero en el altar de mis admiraciones permanentes. Es con Cirlot, A.F. Molina, Van Halen y algún Luis Alberto de Cuenca, una lectura a la que vuelvo siempre.

Ahora llega a mi casa, azul y volandero, su último libro de poemas con una portada muy atractiva y posmoderna que recuerda vagamente un vinilo de los Beatles. Para  mí es ya una fiesta recibir un libro (que me trae un cartero serio y ceremonioso), máxime cuando lo ha escrito un amigo. Ya se sabe que la amistad es un misterio. Es cosa del senti-miento. Moravia dixit: La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea. Y estoy de acuerdo. No sé cuando puse a Herrero en la lista de los amigos. Me malicio que lo conozco de toda la vida. Será porque tiene el raro encanto de los elegidos.

 

José María de Montells

 

.

 

En la Los libros del Señor Nicolás:

 

 

—Retablo de Ninfas de José Manuel Corredoira Viñuela 

 

 

 

978-84-92759-35-4

13 euros

Los libros del señor Nicolás

Teatro

Rústica

14 x 20 cm

90 páginas

castellano

Diciembre, 2010

 

1ª edic

 

Nota prologal de Juan Goytisolo.

 

 

José Manuel Corredoira Viñuela nace en Gijón (Asturias), en 1970. Dramaturgo español, su obra ha sido saludada como una de las más innovadoras y audaces del panorama teatral actual. Títulos principales: Pontodepai teatrai (2005), El tesoro escondida (de la Luna Libros), Mérida, 2010, De una familia un espejo se venga por el reflejo (El perro blanco, nº6, verano 2010, Bestiario de amor, prólogo de Fernando Arrabal, 20008, 20006, Iluminaciones al público, 20007 con prólogo de Domingo Miras, Elucidario sentimental, 2010, Preludio para la mano izquierda, 2010, Casa de citas, 2010, Entremés famoso de Argenis y Polidoro, enero 2011, Mestre Gil Vicente: Las barcas, 2011, Comedia infinita, 2012.

 

 

—Baila la araña en su tela de Antonio Fernández Molina

 

 

 

978-84-92759-36-1

15 euros

Los libros del señor Nicolás

Poesía para niños

Rústica

14 x 20 cm

120 páginas

castellano

Enero, 2011

 

1ª edic

 

Baila la araña en su tela rinde homenaje a su autor, Antonio Fernández Molina. Libros del Innombrable celebra su vida de plenitud artística con este libro de poemas para niños que permanecía inédito como tal. Además los poemas han sido bellamente y profusamente ilustrados por Isabel F. Echeverría, pintora y grabadora. Cercana a los niños imparte para ellos talleres donde aúna escritura e ilustración. Este es el primer libro que ilustra al completo. Isabel F. Echeverría es hija de Antonio Fernández Molina. El libro cuenta con un epílogo de Josefa Echeverría, viuda del autor.

 

Cómic fuera de colección

 

 —Pic-Nic de  Fernando Arrabal, adaptado al cómic por Jaime Asensi

978-84-92759-38-5

12 euros

Cómic fuera de colección

Cómic. Adaptación de la pieza teatral de Fernando Arrabal Pic-Nic

Rústica

17 x 25 cm

70 páginas

castellano

Febrero, 2011

 

1ª edic

 

Jaime Asensi ha adaptado la obra de Arrabal Pic  Nic al formato de cómic conservando la mordacidad, el humor y los enredos de la obra original. El autor ha sabido tomar con maestría esta pieza clave y clásica del repertorio teatral de nuestro tiempo. De este modo Jaime Asensi ahonda en esa nueva corriente de autores de cómics y novelas gráficas que adaptan piezas clásicas al lenguaje de las viñetas.

 

 

 

 

Para más información:

www.librosdelinnombrable.com

Télf y fax 976 423247

 

 

 

 

 

 

 

 

10/02/2011 18:54 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico, (VIII)

20110212113137-sexto-emp-rico-01.jpg

Mis relaciones con el gremio de los profesores y, en general, con cualquier forma de autoridad han sido y son complejas. Sobre el respecto poseo ciertas ideas algo heterodoxas, aunque sin llegar al extremo del escéptico Sexto Empírico (160-210 a.C.) quien en su libro Contra los profesores afirma:"…si algo es enseñado, o bien es algo técnico o bien no técnico. Y si no es técnico no es enseñable, pero si es algo técnico, o bien es algo evidente por sí mismo y por tanto no es susceptible de técnica ni de enseñanza, o bien es algo no evidente y entonces tampoco es enseñable, en virtud de su carácter no evidente".
Antes de continuar por tales caminos de baches y barrancos quisiera puntualizar algunos aspectos para mí de importancia capital.

En mi opinión un maestro implica unas connotaciones que lo diferencian de un profesor. El profesor, según indicó en el transcurso de una clase Ramón Acín, “tiene por misión amputar las alas del alumno y doblegarlo a los caprichos de la sociedad”. Un maestro es algo muy distinto, si bien, en el lenguaje cotidiano, no se realiza tal diferenciación. En mi vida, como todo ser humano que se precie, he tenido varios maestros, no siempre dentro de la enseñanza reglada: Antonio Fernández Molina, Fernando Arrabal, mi padre José Luis Melgares. De ellos he aprendido arte, literatura, historia, vida… En la enseñanza convencional abundaron los profesores, si bien, por suerte, tuve algunos maestros como  María Ángeles Azagra, a la que le debo, para bien o para mal, mi empuje literario, la señorita Mercedes ya citada, Benito Hernández, que creyó en mis posibilidades cuando mi entorno me desahuciaba, ¡precisamente por mis inclinaciones artísticas!, y algunos otros… No creo que sea precisa una lista pormenorizada. Por otra parte, en mi opinión, pueden darse en el ámbito de la enseñanza las condiciones y los recursos precisos para que un individuo se forme como adulto integrado en la sociedad y feliz, estoy casi seguro de ello, como también lo estoy de que en mi caso no fue así, ni creo que, en la actualidad, pueda conseguirlo un ser humano con una mínima vocación fuera de la estrictamente convencional.

Dicho todo esto añado que, en el presente, todavía me despierto de noche en noche con pesadillas muy desagradables que les debo tanto a los profesores de mi enseñanza primaria como a los del bachillerato. No me considero especial, en ningún sentido, por tanto en algo fallé, en algo ellos erraron, cuando a mi edad todavía me asaltan tales terrores nocturnos.

Con excepción de la señorita Mercedes, el resto de personal que se ocupó de mi formación básica sólo puedo denominarlo como nefasto. Del segundo curso apenas recuerdo otra cosa que el miedo. En el tercero fue mejor. Recuerdo el miedo y una bofetada que me dejó marcados en la cara cinco dedos como cinco castillos. Mi madre, a la que le debo no haber sido tratado como el pelele de la pintura de Goya, acudió a pedir explicaciones a la abofeteadora  y recibió la siguiente respuesta: “Le pegué porque es  tan callado que a veces no advierto su presencia”. En efecto, mentiría si dijera lo contrario, mi tozudez infantil en no ser aceptado en ese lugar al que consideraba indigno de mí,  en verdad era muy soberbio para mi edad, la manifestaba con una indolencia y una pasividad que desarmaban al más pintado. En cierta ocasión un profesor de francés levantó en volandas mi mesa y la lanzó a  un extremo de la clase. Todo porque no pronunciaba bien no sé qué palabra. A ese mismo enseñante de nombre Lorenzo, al que apodábamos “el baboso” por los proyectiles que acompañaban a sus pláticas, le vi propinar a un compañero una bofetada de tal calibre, que el muchacho dio una voltereta en el aire y cayó de espaldas sobre la mesa. ¡Comprendí entonces que semejantes proezas requerían de varios años de carrera! Aún hoy ignoro cómo lograr ese efecto en un oponente. Según se rumoreaba a este individuo lo habían expulsado de un centro anterior porque había reventado el oído de un sopapo a un alumno. Y nos lo trajeron al nuestro. Nunca supe si era verdad la leyenda. También nos ofrecía clases de dibujo en las que nos mostraba una “purísima” que dibujó al carboncillo  a su novia, después esposa y madre de sus hijos. Sus clases de dibujo lineal fueron auténticas torturas. A sus alumnos nos habrían debido convalidar con algún tipo de medalla al mérito civil. Lorenzo, al que, si me lo permiten, denominaré como El magnífico, también nos ilustró con sus teorías, más que conocimientos, sobre una de las pocas asignaturas que me interesaba: la historia. Por su boca supimos que en la revolución rusa los blancos o mencheviques eran los buenos y los rojos o bolcheviques los malos, así como que durante el antiguo régimen España era una monarquía, o que Hitler era una excelente persona y un gran artista. Como verá el lector, a este sujeto no le faltaba disciplina sobre la que pudiera expresarse libremente. Sus clases magistrales las recuerdo con hilaridad. No es preciso puntualizar que lo narrado sucedía en la década de los años ochenta del pasado siglo.

Por entonces el Ministerio no se cansaba de proponerles retos a los profesores de mi colegio. El primero fue la creación de la asignatura de ética, de la que hablaré más adelante, el segundo la clase de música. Aferró la vara de mando de esta disciplina “el gran Lorenzo” y nos torturó con la discografía completa de Luis Cobos en su vertiente "La Zarzuela". Al parecer las convulsiones de algunos alumnos le hicieron desistir de ese camino. A partir de entonces la hora de música se redujo a tiempo de estudio con música de fondo. En una ocasión Lorenzo nos pidió que trajéramos música clásica de nuestras casas. En mi caso le llevé una cinta que me había comprado recientemente con las sinfonías 40 y 41 de Wolfgang Amadeus Mozart, que, en la tranquilidad de mi hogar y sin instrucción musical, escuchaba sin descanso para penetrar en los misterios de ese tipo de música para mí todavía entonces enigmático. En mitad de la sinfonía 40 el magnífico Lorenzo quitó la cinta y manifestó: “Con esto nos vamos a dormir todos. Mejor ponemos unos valses que son más bonitos”.

Antes del melómano Lorenzo arribó a nuestras vidas otro personaje: el gran Santiago. Un profesor que, a mis ojos, medía unos tres metros, es decir, todo un gigante.  Con sus buenas maneras nos tuvo acobardados durante tres o cuatro años de colegio. Algo, sin duda, por lo que deberá sentirse satisfecho de sí mismo tras sus años en la enseñanza.

Este gigante no sólo lanzaba unos sopapos monumentales, lo digo por el tamaño de sus manos, sino que también se burlaba del alumno agredido si un familiar acudía a pedirle explicaciones de ese extraño impulso que le desbocaba la mano contra una cara infantil. Mi madre, preocupada por mi aversión al colegio, acudía a ciertas tutorías con la esperanza de resolver ese arcano que tanto la preocupaba. En el caso del gigante tuvo que amenazarle con darle una patada en sus partes nobles si volvía a ponerme las manoplas encima. El gran Santiago, poco dado a ese tiempo de encuentros, se vengó de mí dejando que mis compañeros me lanzaran durante el tiempo cronometrado de un recreo una pelota de fútbol a la cabeza. Mientras mi cráneo vibraba como un xilófono magníficamente masajeado, el gran Santiago intercambiaba codazos con otro profesor en tanto ambos reían sin disimulo.

RECITAL DE 13 TRENES EN ARREBATO

¡Hola, amigos!
13 Trenes recita este jueves, día 17, a las 20:00 en la librería Arrebato, c/La Palma, 21, presentamos el último número, sobre la ciudad, esperamos con muchas ganas que vengáis todos,
¡un beso trecetreneante!

14/02/2011 11:59 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Turia nº96

20110215170746-portada-turia-96.jpg

En el pasado número de Turia (nº 96) tuve la fortuna de ser convocado por partida doble. En las páginas de poesía con un poema inédito que forma parte de mi poemario en ebullición. Por otro lado para la sección Cartapacio, dedicada a Miguel Labordeta, con toda humildad realicé un artículo sobre la relación entre Miguel Labordeta y Antonio Fernández Molina. Para mayor fortuna este texto lo han colgado en el blog de Antonio F.M., por si algún interesado, no tiene la revista, pero le apetece leerlo. Desde aquí mi agradecimiento a Turia por tan inesperado encuentro.

15/02/2011 17:07 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Presentación Baila la araña en su tela de Antonio Fernández Molina

20110215170853-invitacion-baila-la-arana-en-su-tela.jpg

Acto: Presentación del libro Baila la araña en su tela (Libros del Innombrable, Colección Los libros del Señor Nicolás)  de Antonio Fernández Molina, ilustrado por Isabel F. Echeverría.

Día: Lunes, 21 de febrero de 2011

Hora:19:30

Lugar: El Corte Inglés (Ámbito Cultural) Pº Independencia, 11 3ª planta

Zaragoza

 

Se contará con la presencia de la ilustradora del libro.

15/02/2011 17:08 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico, (IX)

20110219154814-estrella-papiroflexia-origami.jpg

Sería injusto proseguir con el censo de mis profesores de primaria sin dedicarle unas líneas a Don José, un hombre de pequeña estatura y mal carácter, director del centro durante varios años, con la inexplicable capacidad de atemorizar a padres y alumnos con idéntica intensidad. Mis abuelos maternos, –advierto al lector que, a partir de ahora, me referiré a ellos simplemente como mis abuelos–, por intermediación de unos amigos supieron descifrar la naturaleza delsujeto. Durante la Guerra Civil Española Don José había destacado en el lado nacional como joven ideólogo y entusiasta disparador. Según palabras de mi abuelo, en cierta ocasión combatieron frente a frente y “el muy idiota disparaba a matar, ¡hace falta ser burro”. Esta particularidad de don José le granjeó la enemistad de mi abuelo de por vida. Por tanto, cuando el pistolero apareció de nuevo en la vida de mi abuelo y, encima, como profesor de su nieto, la alarma cundió en mi entorno.

Una vez terminada la guerra don José fue profesor en su pueblo, en Belchite, donde se ganó el cariño de los alumnos gracias a la siembra de sopapos que repartía con generosidad. Esa técnica, unida a la patada en las nalgas, la siguió empleando como método de enseñanza, como mínimo, hasta que un servidor abandonó el colegio.

Parece ser que don José un día se excedió en su buen hacer y fue expulsado de Belchite,  o bien las autoridades ministeriales le invitaron a cambiar de centro. Por culpa de esa atracción inexplicable, que mi colegio ejercía sobre los sujetos con determinadas aptitudes didácticas, don José aterrizó en mi centro.

La tortura estaba bien trazada. No puedo negarlo. Durante varios años rondaba sobre las cabezas de los alumnos, como lo haría un buitre alrededor de una presa moribunda, la sombra de este personaje. Una vez que el niño alcanza el grado de sexto de EGB, Don José se materializaba, tal como lo haría un fantasma que, de pronto, tomara forma durante la noche ante los ojos de un indefenso infante.

El contacto directo con Don José se prolongaba durante tres años, los últimos de primaría. Sus dominios se extendían, en especial, sobre la enigmática materia denominada pretecnología, donde, en la práctica, los alumnos acometían aquellos trabajos manuales que al profesor le interesaban. En el caso específico de don José también nos impartió las asignaturas de naturaleza y física.

Desde mi primer paso en ese centro el aula de pretecnología despertó mis temores. Era como la cueva del ogro, el lugar donde el oso se frotaba la espalda contra los salientes de piedra en espera de su nueva presa. La asignatura se impartía en un cuarto con el tamaño de dos o tres clases, con dos mesas enormes situadas en paralelo, como si se en ellas se preparara un banquete mefistofélico. Como remate decorativo las paredes mostraban con ostentación a unos joteros carbonizados sobre un panel. Esa técnica la desempeñé en uno de los cursos, pero no recuerdo su nombre o, quizá, no desee hacerlo… Más tarde supe que las dudosas obras de arte eran fruto del puño del propio don José y, desde entonces, no he podido ver a un hombre vestido de jotero sin que, en secreto, en mí se despierte el deseo reprimido de agredirle.

Entre las diversas manualidades recuerdo con especial deleite las clases de papiroflexia. De inmediato, tras escuchar ese nombre, beligerante para mis oídos, se despertó en mí el resorte de la animadversión. Más tarde el profesor nos explicó, como siempre hacía, explayándose tanto en detalles técnicos como en asuntos personales, que a los alumnos nos traían sin cuidado, la historia de la papiroflexia y la nobleza que atesoraba bajo sus pliegues. Debo reconocer que tras esa charla mi ánimo cambió por completo. Ya no se trataba de repulsión sino de un asco y de una repugnancia intolerable hacia la materia que nos proponía el profesor. La simple idea de someterme a darle vueltas a un papelito con el fin de obtener figuras me producía unos escalofríos que me electrizaban el cuerpo.

A pesar de mi empeño no conseguí ni una mísera pajarita de papel. Ocurrió lo de costumbre: cuando algo no me interesa ni bajo pena de muerte soy capaz de asimilar las bases del asunto.

Por desgracia llegó el día del examen. Los alumnos comparecíamos frente a don José con unos folios. Él miraba hacia el infinito con la mirada extraviada y, no sé si por mi hostilidad, o realmente por su propio ensimismamiento, se me antojaba que Don José contemplaba el horizonte con ojos bizqueantes. Don José al fin pronunciaba un nombre y la víctima introducía sus manos de inmediato en los secretos del papel hasta ejecutar la figura. Cuando llegó mi turno mi cuerpo parecía una sopa instantánea. Las manos me sudaban de tal manera que apenas lograba asir las cuartillas. Don José pronunció una figura. Por causa de mi nerviosismo ni siquiera escuché el nombre. Pero mis manos se lanzaron sobre el papel y comenzaron a plegar y deshacer, desde un extremo a otro, pasando por la arruga sobre la arruga. Terminado el tiempo previsto para mi exhibición deposité sobre la mesa del profesor mi producto: algo inclasificable que, o bien podría ser un animal todavía desconocido por los biólogos, o una masa esponjiforme del espacio exterior. Don José respiró con esa hondura que preludiaba la tragedia. Luego me pidió otro animal. La aventura la daba por perdida, pero me preocupaba más el desenlace, es decir, la intensidad del golpe de mano y el lugar donde se alojaría  la bravuconería de mi profesor. Este segundo intento creo que superó al primero en su apariencia incomprensible. Entonces, tras una arenga de gritos que me parecieron rugidos de león, la mano abierta de don José fue a tropezarse, casi sin querer, como si se tratara de un descuido, sobre mi cara. Por aquel entonces ya portaba gafas y tal vez porque ellas adivinaron el peligro o por el ímpetu del coche, el caso es que las gafas volaron como un ave hermoso de corta vida. A continuación el educador  abandonó el aula con bufidos de minotauro. En ese momento comencé a llorar como si todos los grifos del colegio se hubieran abierto de pronto de un golpe. Entonces recibí la primera y más emocionante prueba de afecto de mi vida. Cada uno de mis compañeros, sin mediar palabra, realizó con habilidosas manos una figura de las muchas que pretendía obtener de mi torpeza el profesor. De vuelta al aula, Don José se encontró con el color púrpura de mi rostro y con las figuras finamente terminadas a mi alrededor

 

Officium Defunctorum nueva edición

20110221214057-officium-defunctorum.jpg

Officium Defunctorum se publicó en la Colección las patitas de la sombra en  Madrid en el año 2005. En los últimos meses del año 2010  ha visto su segunda edición traducido al francés por Paola Masseau. En versión bilingüe francés-castellano se ha reeditado Officium Defunctorum bajo el título Tiniebla original, junto al poemario Origen de los meridianos del autor canadiense Paul Bélanger, también en versión bilingüe y con traducción al castellano de Jesús Belotto. El estudio preeliminar lo ha realizado el Catedrático de Literatura Francesa por la Universidad de Murcia Francisco Torres Monreal. Lo ha editado Logos en su Colección Islarremota de Poesía, Alicante, 2010.

21/02/2011 21:40 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Conferencia:

Estimad@ amig@:

El Centro de Estudios de Simbología de Zaragoza tiene el placer de invitarle a la conferencia que se realizará el próximo martes, 22 de febrero a las 20:00 h., y que lleva por título:

 

 

 
EL TEATRO DE LA MEMORIA


 

 

 
Giulio Camillo: "La Idea del Teatro"


A cargo de Carlos Alcolea

(miembro del CES de Zaragoza y subdirector de la Colegiata Marsilio Ficino)

 

"Todo hombre es un artista, y es su vida misma la que constituye aquella substancia amorfa, o piedra bruta, la que ha de ser "trabajada" pacientemente mediante la permanente actualización de las enseñanzas recibidas por la Tradición, ejerciendo el rito de la memoria y la concentración, hasta acabar integrado plenamente en la armonía de la Gran Obra Universal." (Federico González. Introducción a la Ciencia Sagrada. "Artes y artesanías". Pág. 112).

MARTES 22 de Febrero a las 20:00 h.

 

En la Sede del Centro de Estudios de Simbología de Zaragoza:

 

 


 c/ Venecia, 51 (Torrero, paralela al canal) Local. ZARAGOZA 50007

 

 

 

Entrada libre

 

Para comunicarse con el CES y recibir el anuncio de próximas actividades pueden dirigirse a la siguiente dirección:
contacto@ceszaragoza.es

Igualmente aprovechamos para invitarles a visitar el anillo telemático de SYMBOLOS

’Anillo’ telemático:
SYMBOLOS: http://symbolos.com/
América Indígena: http://americaindigena.com
Gran Logia Operativa Latina y Americana: http://hermetismoymasoneria.com
Federico González:http://simbolismoyalquimia.com
Introducción a la Ciencia Sagrada: http://introduccionalsimbolismo.com
Fin de Ciclo - Estudios de Ciclología: http://ciclologia.com
Antología de textos Herméticos: http://antologiaesoterica.com
Centro de Estudios de Simbología de Barcelona: http://cesbarcelona.com
Centro de Estudios Simbólicos de Zaragoza: http://ceszaragoza.es
Revista El Taller: http://tallermasonico.com
Guía Bibliográfica del Esoterismo: http://2enero.com
Atrivm:http://esenciadelcristianismo.com/
El Arka. Revista de Artes y Letras: www.elarka.es
Blog de la colegiata Marsilio Ficino: http://colegiataficino.blogspot.com/
La Caracola. La Mujer y el Simbolismo Femenino: http://la-caracola.es/
Federico González Frías. Literatura - Novela - Farsa: http://federico-gonzalez-frias.es/
Marginalia.Novela desconocida - Contracultura - Literatura Marginal: http://marginaliaonline.es/

 

22/02/2011 12:24 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Alejandro Toledo: Para leer Ulises de James Joyce

20110224124913-joyce.jpg

Programa de Escritura Creativa

Para leer

Ulises de James Joyce  

Imparte: Alejandro Toledo

Inicio: 10 de marzo de 2011 Horario:

 

Como

Don Quijote de Cervantes, el Ulises (1922) de James Joyce (1882-1941) es una novela que puede leerse mejor en compañía, sea por su extensión en páginas o por las dificultades de que tiene fama, y que tal vez no lo sean tanto si se le aborda con un ánimo lúdico. En el curso se contará con apoyos tanto visuales (adaptaciones a la pantalla de la novela y documentales televisivos) como auditivos (música de la época, grabaciones en la lengua original), además de guías, mapas y otros papeles, para crear una cierta familiaridad con el orbe que surge de esa experiencia narrativa centrada en un día, el 16 de junio de 1904, en una ciudad, Dublín, y en tres personajes: el matrimonio de Leopold y Molly Bloom, y Stephen Dedalus.

Tiene

Ulises 18 capítulos pero quizá no se necesiten las 18 sesiones semanales para concluirla. Se proponen 12, con un día de introducción a la obra; se iría avanzando de tres en tres, excepto en el capítulo de "Circe", que amerita una lectura más detenida.

Tiene

Ulises 18 capítulos pero quizá no se necesiten las 18 sesiones semanales para concluirla. Se proponen 12, con un día de introducción a la obra; se iría avanzando de tres en tres, excepto en el capítulo de "Circe", que amerita una lectura más detenida.

En cuanto a las traducciones disponibles se sugiere usar la de Planeta (de J. Salas Subirat) o la de Lumen (de José María Valverde), nunca la de Cátedra, que se excede en españolismos.

 

jueves de 16:00 a 18:00 hrs. Duración: 24 horas (12 sesiones) Costo: $ 2,400 (consulta los paquetes de 2 cursos en adelante

Sobre Alejandro Toledo

Ha sido becario del Centro Mexicano de Escritores y del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y miembro del Sistema Nacional de Creadores. Ha publicado diversos libros de conversaciones con escritores. Es autor de los volúmenes de cuentos

Atardecer con lluvia (1996) y Corpus: ficciones sobre ficciones (2007); los libros de prosa ensayística Cuaderno de viaje (1999), Lectario de narrativa mexicana(2000), El fantasma en el espejo (2004) y James Joyce y sus alrededores (2005); los títulos periodísticos De puño y letra: historias de boxeadores (2005), La batalla de Gutiérrez Vivó (2007), Todo es posible en la paz: de la noche de Tlatelolco a la fiesta olímpica (2008) y A sol y asombro (2009); y las antologías Poemas y narraciones sobre el movimiento estudiantil de 1968 (1996, en colaboración con Marco Antonio Campos; segunda edición, 1998), El imperio de las voces: Fernando del Paso ante la crítica (1997), Dos escritores secretos: ensayos sobre Efrén Hernández y Francisco Tario (2006), El hilo del Minotauro: cuentistas mexicanos inclasificables (2006) yLarva y otras noches de Babel (2007, selección a la obra de Julián Ríos, con prólogo de Carlos Fuentes). Es coeditor (junto con Daniel González Dueñas y Ángel Ross), de Voces reunidas de Antonio Porchia, publicado en el 2006 por Alción (en Argentina) y Pretextos (en España). Está a cargo de las Obras completas de Efrén Hernández, que edita el Fondo de Cultura Económica.  

Las horas de este curso son acumulables para el Diplomado del Programa de Escritura Creativa.

Horas necesarias para terminar el Diplomado: 192 horas.

¿Quieres inscribirte? LLENA EL FORMULARIO ELECTRÓNICO DE INSCRIPCIÓN EN EL SIGUIENTE ENLACE:

https://spreadsheets.google.com/viewform?hl=es&pli=1&formkey=dG5YcThMUzBGTVk4SEh4Wm91U3BhaEE6MQ#gid=0

Formas de pago:

¿Cómo?

 

¿

 

 

 

  1. 1. Efectivo

Depósito en banco Inbursa

(Una vez que te inscribes te proporcionamos la cuenta y la matrícula)

  1. 2. Cheque, tarjeta de crédito o débito
  2. (aceptamos todas menos American Express)

En la caja de la Universidad

Horario: lunes a viernes de 9:00 a 17:00; sábados de 9:00 a 13:00

*Es posible llamar a la Caja mediante lada sin costo para interior de la República Mexicana, USA y Canadá)

3. Transferencia electrónica

*Transferencia electrónica a cuentas de Santander e Inbursa

*6 meses sin intereses con tarjetas Santander, en montos de 2,000 pesos en adelante.

 

  

Informes e inscripciones:

Cecilia Núñez

Programa de Escritura Creativa

escrituraclaustro@gmail.com

Tel. 51303305, 3310 y 3311

Lada nacional sin costo:

01 800 57 02 128

Lada internacional sin costo (Estados Unidos y Canadá):

1 866 357 1671

 

 

** Nos reservamos el derecho de posponer o cancelar los cursos que no reúnan el mínimo necesario.

** Programación de cursos sujeta a cambios.

Universidad del Claustro de Sor Juana

Izazaga 92, Centro Histórico. CP. 06080.

México, D.F.

A media cuadra del la estación del metro Isabel la Católica.

A tres cuadras del metro Pinosúarez

Consulta la información de otros cursos en:

24/02/2011 12:49 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico, (X)

20110225183750-tequila-don-jose-luis-del-toro-ramirez.jpg

A pesar de su manifiesta altivez  don José tenía un punto débil. Y fue durante el segundo año de su magistratura cuando la clase atisbó su flaqueza. Mientras las campanillas del sopormasajeaban la pituitaria de los alumnos, de improviso, como una cosa dicha de perfil y con desgana, la boca de don José exhaló la siguiente afirmación: “Yo lo que soy es un especialista en alimentación”. Aquellas palabras, que ahora me habrían llevado al agotamiento físico por el abuso de la carcajada, en ese instante procuraron la hendidura por la que introducirse tras las líneas enemigas sin misericordia. Como una hoja cubrió el talón de Aquiles y  una zona de la espalda de Sigfrido, mientras éste se bañaba en la sangre de dragón, así don José, con un soplido inocente, barrió el pámpano y nos regaló una diana monumental.  Un servidor, en su candidez, apenas se percató de la importancia del comentario. Por fortuna, en mi clase hubo quien sí entrevió los hilillos dorados del filón.

Una tarde cálida de primavera, durante la última hora de un viernes, sin saber cómo, don José lanzaba sobre el alumnado presente una conferencia cabal sobre la sopa: su mal uso, cómo formular la receta exacta para que los complejos vitamínicos alcancen los apropiados beneficios para el organismo y, por encima de todo, sobre las advertencias que, en torno a  la sopa, los presentes debíamos aclarar, por imperativo de consanguineidad  a nuestras madres.

Una vez introducido el ratón en la jaula nos restaba no dejarle escapar, pues todos sabíamos que el roedor podía transformarse en león con rapidez y, sin duda,  preferíamos ser gatos con botas a niños, literalmente, empujados por la bota de don José. Aunque no recuerdo la proporción exacta, puedo afirmar que, a partir de ese día,  el 60% de las clases tuvieron a la nutrición como protagonista; sin duda una magnífica materia si tenemos en cuenta que no entraba en el programa y que, por supuesto, jamás se incluiría ninguno de los detalles expuestos en en un examen. Sobre los temas tratados no recuerdo ni una coma, con excepción de la serenidad que le proporcionaba  a uno el saberse a salvo, con la bestia encerrada tras barrotes invisibles.

En el último curso de primaria don José se ocupó de las matemáticas. En ese momento su porte adquirió una seriedad de sicario. Como si pretendiera fusilarnos nos llamaba uno a uno, nos enfrentaba a la pizarra desnuda, nosotros nos enfrentábamos al ogro con una tiza asida como si la vida se nos fuera por los dedos. Don José lanzaba una ecuación de segundo grado. Luego esperaba en recogido silencio. El alumno se removía con indecisión frente a la incognita, como si bailara el vals de la muerte. A continuación, la víctima podía lanzarse a la resolución del problema y triunfar, o bien, ya sea por miedo o por ignorancia, quedarse inmóvil, abrumado por las circunstancias. Entonces  don José saltaba de la silla, ya mencioné que era de estatura menuda, bailaba alrededor del alumno, levantaba una pierna y dejaba la otra suspendida en el aire y farfullaba con su voz grave: “Blanca y radiante va la noviaaaa”. Era muy importante dentro de la ceremonia que la letra a se alargara como preludio del drama. Finalizado el primer verso el profesor escudriñaba los signos de la pizarra. Y luego, el tenor continuaba: “Le sigue detrás su novio amanteeee” Justo en el instante en que la e  se entremetía en el tímpano del alumno, el pie de don José se estrellaba contra la nalga de su víctima, la cual, a su vez, por la inercia del puntapié, colisionaba contra el encerado. Entonces sólo cabían dos posibilidades: o bien el alumno resolvía el problema sumido en un trance dionisíaco, o  el desastre alcanzaba su máxima expresión y tras varios sopapos o patadas, el alumno derrotado regresaba a su puesto denigrado, pero, al menos, con la tranquilidad del soldado herido en combate que vuelve a su casa con un permiso de varios días.

Al principio había una pizarra enfrente de nosotros. Una mañana nos encontramos con toda una hilera de pizarras que cubrían la pared derecha del aula. De ese modo, don José podía presentar ante el encerado a varios alumnos, revisar múltiples ejercicios y realizar una gira de patadas en las nalgas al ritmo de su melodía infernal.

Como existió un día feliz de primavera, también hubo  un día siniestro de invierno. Fue  un viernes durante la última hora de clase. Ese día don José, con una media luz que le eclipsaba medio rostro, afirmó con los ojos hinchados y perdidos en un lugar indeterminado del tiempo: “Esas cosas modernas de la pedagogía no son más que tonterías. Ahora no se lleva pero el lema ‘La letra con sangre entra’ siempre ha sido funcionado. Lo demás son tonterías. Pero esa  sí que es una gran verdad”. Un silencio siberiano se apoderó del aula. Los alumnos le dábamos la razón impulsados por una voluntad superior a nosotros, mientras un sentimiento de capitulación nos encogía tras las trincheras de nuestras mesas. En ese momento recordé la historia de mi abuelo sobre don José y sus intentos infructuosos por dispararle durante una batalla. Incluso me figuré a don José con un fusil y le vi recortando la sombra de un prisionero antes de mandarlo a la otra vida. Y me pareció escuchar las bombas, las granadas, los aullidos de los heridos, los gemidos y el olor de la sangre enturbiándolo todo.

En cuanto mi abuelo se aseguró de la identidad de don José: ese muchacho de Belchite que se puso a dispararle en medio de una batalla; más tarde, profesor en el mismo pueblo y cuyo prestigio descansaba sobre las leyendas de las torturas a las que sometía a sus alumnos, no esperó ni una hora para presentarse en el colegio. A partir de ese día un servidor percibió algunos cambios en las hechura de don José. Dentro de las modificaciones que uno mismo realizaba sobre el programa de estudios oficial,  ese año un servidor proyectaba no aprenderse las valencias de los elementos químicos. Y, aunque don José se pasó dos meses preguntando todos los días por las dichosas valencias a toda la clase, ignoro si por obra y gracia de mi abuelo, o de un verdadero milagro, el caso es que mi nombre desaparecía siempre de la lista con el movimiento de un caballo de ajedrez. Este detalle me lo tomaba como un pequeño triunfo, no sobre don José, sino sobre el sistema entero. Y aunque ahora no comprendo el motivo de mi cabezonería, al recordarlo no puedo reprimir cierta satisfacción ante tan dudoso éxito.

Arrabal News

…harangue surréaliste?, panique? ou du new-père Ubu?…
«               ...et pourtant...   au IXe siècle,  le siège de la "Maison de la Connaissance" fut  fondé par le calife al-Mamoun. Il chargea le mathématicien Mohammed ibn-Musal  al-Khowarizmi de la révision des tables de Ptolémée. Le sage [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
Fernando Arrabal condamné à mort par Beigbeder.
« … en effet sur l’ordre du général Beigbeder, mon père, Fernando Arrabal Ruiz, fut condamné à mort à Melilla. Au Maroc. Il avait refusé de se joindre au coup d’état franquiste. Un an plus tard  le même général réunit un Conseil de Guerre qui commua [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
… Mickey Rooney sans médicaments ni nourriture… intervention de la justice …
« (le grand poète américain Benjamin Ivry m’informe:) "... Mickey Rooney has been granted a temporary restraining order from his stepson, who is accused of withholding food and medicine from the 90-year-old veteran actor and interfering in his personal finances [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
…danser une conférence en présence du roi…
« ...une conférence consiste-t-elle  à exposer (en s’exposant) un sujet qui n’a rien à voir avec ce à quoi s’attendait le conférencier lui-même?  Doit-elle  se préparer comme l’ouverture d’une partie d’échecs?  S’improvise-t-elle toujours?  La conf [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
…autre arrabalesque: 14 février, tarévolution est marévolution
«  » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
Fernando Arrabal
Rediffusion “En sol major” (Yasmine Chouaki): Fernando Arrabal le mardi
« "En Sol Majeur" joue la partition du métissage de façon ludique et musicale. Des personnalités nous font partager leur histoire jalonnée d’espérances, de combats, d’humiliations parfois, de rêves souvent. Le tout sous la houlette d’un programme [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
Jorge Luis Borges
… ‘le poète africain Fernando Arrabal’… Jorge Luis Borges…
"Jorge Luis Borges, une vie de poésie" Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
… le film “L’art d’être Arrabal” (71′)… toujours au cinéma Accatone…
« Hommage à Fernando Arrabal, cofondateur du mouvement Panique avec Roland Topor et Alejandro Jodorowsky, auteur de sept films (Viva la Muerte en 1971, J’irai comme un cheval fou en 1973, L’Arbre de Guernica en 1975…), d’une quinzaine de romans (Baal Babylone [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
… Hommage à Crombecque… France Culture…Bouffes du Nord…
« Il se taisait dans un univers où nous ne savons pas rester silencieux. Dans un monde d’histoires drôles de jacuzzi pour la Joconde. Il a abordé le théâtre, pour la première fois, avec mes pièces. Une vingtaine d’entre elles. (Ch.B. allait publier 47 [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ
… deux journées au Centre NIEMEYER… Asturies… “Fando et Lis”…
« Érase una vez Fernando Arrabal. En el teatro Palacio Valdés, de nuevo por gentileza del Centro Niemeyer, el pequeño gran hombre ... expuso una ... gran metáfora de las neuronas que aún nos quedan a mitad de camino entre la genialidad y el ego. Estrambó [...] » Lire la suite
d.r. publication en ligne : La RDJ

 

28/02/2011 09:23 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Artefacto que conmemora las reediciones de Los trenes salvajes y Officium Defunctorum Part. 1

20110228172221-part.-1.jpg

Este díptico conmemorá las segundas ediciones de mis poemarios Officium Defunctorum y de Los trenes salvajes. Se incluye collage de Juan Francisco Nevado y dibujollage de Daniel Madrid. Se ha realizado una tirada de 100 ejemplares todos ellos manipulados por el autor, de forma que los afortunados que lo reciban  tendrán un artefacto único e intransferible.

28/02/2011 17:22 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog