Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2011.

Arrabal News

 

vendredi with me (Raúl Herrero)

...BCN... ARRABAL... 13 DE JULIO...




... ARRABAL... 13 DE JULIO...
...DE BCN A BCN POR LAS ESTRELLAS...
...emtions in motion...
...si el dios Pan quiere...
...en presencia de la "Liga de Poetas"...


... 11:30 a 12:30... Fira de Barcelona, Avda. Reina Mª Cristina s/n. Pabellón nº 8...
...THE BRANDERY...


... ARRABAL CONFERENCIARA en plena impovisacio'n

bajo el título:

"...Yo…chivo expiatorio, peatón e instalador de mi circunstancia".



9 de la noche:
presentacio'n para Arrabal, su novia, los poetas de la Liga y gentes de bien vivir


de la obra de

ANGEL ALONSO

"ER CAMINO DE SANTIAGO"... CON JORDI LP


...inmediatamente después...
proyeccio'n del largometraje

"EL ARTE DE SER ARRABAL" (61')
de Leo y Potestad ,
actualmente en cartel en el cine Accatone de Pari's (de KAZIC HENTCHEL... nueve meses sin interrupcio'n)

...inmediatamente después...
presentación del ùltimo libro de Arrabal: Sueños Pánicos de unas noches de verano
editado por "Libros del Innombrable"(del editor y poeta Raul Herrero).




corporActiva emotions in motion
Antonia Sánchez Taulat, 93 1º 2ª
08005 Barcelona
T. +34 933 934 444
M. +34 687 469089

dimanche

VIVIANA PICCOLO: Il castello dei clandestini di Fernando Arrabal


P1010687





http://www.youtube.com/watch?v=GSTT1MOwhlk

Il castello dei clandestini di Fernando Arrabal

Regia e interpretazione: VIVIANA PICCOLO

Collaborazione artistica: Paola Cardarelli

Musiche: Daniele Novello, Carlo Cenini

Ufficio stampa: Pepita Promoters

Luci e video Tiziano Ruggia

Assistente alla produzione: Ida Ienna

Scenografia: Paola Forino, Elisabetta Pola, Thomas Vallini.

 

Treviglio Bergamo All'Arci Fuori Rotta

...La Mézière... la Station théâtre... Fernando Arrabal




















...la Station théâtre, l'art de vivre à vélo - La Mézière



Marion Derrien et Gwenael Deboodt
Nature et Loisirs et CAC 21
Yann Durand, mécanicien professionnel

... à l'intérieur de la Station
... théâtre
littérature cycliste

Jarry Arrabal

par la compagnie Bulle de rêves.

la comédienne Marine Gautier

Contact : la Station théâtre, Beauséjour, au 02 99 69 28 09.

Le cimetière des voitures de F.Arrabal, Solvenia MICO MICOVIC













Mico MICOVIC

from SLOVENIA.

Theatre of our G.H. over 25 years

play

»Le cimetiére des voitures«

... translate it in to our language.



Some time ago I got in touch with Mrs. Boba STOJNIC from Belgrade Theater
regarding your play

Mrs.STOJNIC informed me about your E-mail address with an advise to contact you
directly.


We are glad and honored to invite you to our city Slovenj Gradec ( Peace messenger city)

Festival de Limoux... 19 compagnies... Fernando Arrabal




Le Musée des Automates


Festival J'acte et Jactes



7 au 17 Juillet


19 compagnies


LIMOUX


Judith Morand


Invité d'honneur: Fernando Arrabal


Bientôt le programme

ARRABAL SA POUPEE ET SON CROCODILE

















PHOTO :

CHRISTELE

JACOB

mercredi

EL triciclo de F. Arrabal , Nuevo LEON México



EL triciclo de F. Arrabal ,

Facultad de Artes Escénicas de la
Universidad Autónoma de
Nuevo León
México.

El autor autoriza plenipotenciariamente esta puesta en escena
y da su bendicio'n pànico-patafi'sica a la directora

Aglaee
Hernández

 
Collage de Jordi Soler
01/07/2011 12:32 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico , (XX)

20110704103624-hamlet48.jpg

6. El tío de Hamlet

Mi madre se casó con el que dice ser mi padre, y lo es desde un punto de vista meramente formal, en 1972. Un servidor nació nueve meses después de la luna de miel, ya en 1973. El que se dice mi padre trabajaba en un fábrica no sé muy bien haciendo el qué. Recuerdo que de niño me traía a casa camiones hormigonera de juguete, o con una función decorativa que un servidor de inmediato transformaba. También sé que durante el cierre de la fábrica, en la crisis de los 70, en algo se vio mezclado, como representante del comité de empresa, para que un compañero suyo considerase la idea de lanzarle sobre las piernas una cuba de hormigonera. Este accidente lo tuvo ingresado casi un año mientras los cirujanos representaban topografías de mundo insólitos sobre sus piernas. El resultado fue muy apropiado para una exposición de "arte povera".

  Durante el embarazode mi madre  todas las tardes el sujeto se acicalaba con donosura y afeminada pulcritud. Luego abandonaba   el hogar hasta altas horas de la noche con excusas variopintas y siempre enigmáticas. Mi madre, que pasaba la tarde, y luego  buena parte de la noche, encorsetada a una máquina de bordar se quedaba con la incertidumbre propia del que ignora los usos y costumbres y la norma de la normalidad. Así, el feto, que era yo, en ese vaivén de  las piernas de mi madre para conceder impulso a la máquina, en la tripa oscilaba y navegaba como si fuera un aguerrido marinero sobre un acorazado con marejada.

Tras mi nacimiento mi madre continuó con sus costumbres. Y mi padre con las propias.  Durante mis primeros años de vida él se adentraba en los mundos afrodisíacos para deslavazarse y divertirse no sólo de lunes a viernes, sino también los sábados y domingos. Pronto para mí esos instantes resultaban alentadores porque desaparecía la autoritaria figura paternal y me quedaba libre para ser, con las limitaciones que se le puedan poner a todo niño, pero, en definitiva, se me permitía respirar, cantar y realizar algunos gestos del todo impensables en su presencia como jugar con un sonido superior a un suspiro.

Cuando el que se dice mi padre se cansó de salir los domingos, porque tanta juerga no hay cuerpo que la aguante, para mi desgracia sustituyó el festivalero cometido dominical por unas largas siestas. Si uno deslizaba un ápice una silla, si uno bostezaba dos veces, si uno se levantaba a beber un vaso de agua, si uno siquiera intentaba cambiar el canal de la televisión, o si uno no hacía nada, pero él suponía que sí, con el despertar del oso se agitaba una pléyade de reproches iracundos e insultos porque un servidor había realizado tantos y tan extraordinarios ruidos que le había interrumpido el sueño a su Excelencia. Si ante semejante panorama el niño se decantaba por abandonar el salón, donde dormía plácidamente el hombre que dormía sin dormir, y se refugiaba en otro cuarto, el resultado era idéntico. Por tanto, lo mejor hubiera sido abandonar la casa, algo del todo imposible, sobre todo, durante los años de infancia.

Los objetos del salón-comedor guardaban una simétrica relación entre sí y, al tiempo, con las líneas del suelo que delimitaban las baldosas. Si uno de los muebles se encontraba fuera de  tales límites y el que se dice mi padre presenciaba tal movimiento díscolo  los gritos y descalificaciones caían sobre uno como un mar de sal. A veces, la mano del que se dice mi padre pululaba por el aire como si pretendiera ejecutar un baile del todo excéntrico, o como si buscara a una mosca embriagada y bailarina. Alguna vez llegaba a la cara, pero no era lo habitual.

El sonido de la llave en la puerta de casa de esta figura  proterva movilizaba a mi madre y a su hijo a "deconstruir" la casa por completo devolviendo toda pata de mueble a su correspondiente línea del suelo.  Si por ventura estábamos viendo la televisión, cambiábamos de inmediato de canal, puesto que la llegada del padre pródigo iba seguida tras su ritual de calzarse el pijama, del cambio de canal fuera cual fuera el que se estuviera visionando. Como por entonces sólo había dos cadenas  el engaño a la pretendida maledicencia del pater no era difícil.

En la casa una habitación contenía los secretos de la vida y de la muerte. Allí reposaba una barra de bar, con una cafetera, que jamás vi utilizar, así como un equipo de música formidable. Pasé unas felices horas en esta habitación levitando con la música, sobre durante las ausencias de mi padre. Si bien me estuvo prohibida la entrada a ese cuarto oficialmente hasta los trece años a partir de los diez comencé mis incursiones lentas pero seguras. Le molestaba enormemente que eschara un disco de Mozart porque en su opinión "alguien como yo jamás podría disfrutar de esa música, al igual que le ocurría a él". Por tanto terminé gravando el contenido del disco en un cassette para escucharlo con cascos y ahorrarme las escenas de acusadores delitos. Por un deseo de liberación incontenible, a los trece años hice sonar el primer disco en ese excitante conglomerado sonoro en presencia de la bestia. Me esperaba un bofetón de cariño paterno, pero en ese caso él sonrió con media boca y lo dejo pasar. Tal vez esta sea una de las pocas veces en que la misericordia se adueño del sujeto.

Durante las visitas familiares, durante la vida cotidiana y, en especial, si me rodeaba un  buen número de amigos y familiares, el que se denomina mi padre se entretenía situándome en posiciones que me ridiculizaran ante la platea. Los apelativos hacía mi persona solían enmarcarse en la órbita de  los siguientes ejemplos: “imbécil, cretino, inútil”, a los que acompañaba, de vez en cuando, con frases más elaboradas y provistas de dudoso contenido  como “careces de picardía, cómete eso o te tiro por la ventana, rompes todo porque no tienes cuidado con nada”, etc.

Un año antes de las vacaciones estivales  me llevó a visitar a la que luego supe era una de sus "amigas" oficiales. Recuerdo que entré en una perfumería y una mujer rubia me preguntó dónde iba a pasar el verano. Con mis siete u ocho años le hablé del balneario de Benasque, donde la familia tenía por costumbre pasar unas semanas. Por entonces, tras un montículo se encontraba almacenada un montón de leña, dejada allí con un propósito ignoto, en mi imaginación, esta madera se había transformaba en uno de esos robots que aparecían en la televisión pilotados por niños en series infantiles de animación. Una vez que abandonamos la tienda el que se dice mi padre me reprendió y aseguró que sólo había hablado de tonterías, que no sabía a qué venía eso del robot. Como castigo, supuse yo, jamás volvió a llevarme a ninguna parte. Y a esa señora no volví a verla hasta muchos años después.

 

Arrabal News

… arrabalescos en BCN… Catalunya…

Fernando Arrabal

 

Fernando Arrabal  30-06-2011__0053Fernando Arrabal  30-06-2011__0119P1050912P1050902P1050908P1050966P1050915…mensaje de Fernando Arrabal:

http://www.youtube.com/watch?v=1cO8jWcyc_U

“…cuándo se estrenará la película en Paris? Me encantan esas gafas-espejo…”

“… Me entusiasma el final con estos dos genios juntos: ARRABAL & JOAN FRANK…”

“…the Master of the Universe!..”

“… Fernando Arrabal un crack…”

…”Barcelona, (agencia EFE).-…  El filósofo, dramaturgo  y cineasta Fernando Arrabal interpreta al canciller de un planeta devastado en “Regression”… El director y coguionista del filme es Joan Frank Charansonnet … los actores Elsa Anka, Roger Pera y Jordi SEbon…  ”Regression” tiene argumento de película futurista con una humanidad que necesita irse a otro planeta para superar momentos de dolor de vidas pasadas y de devastación … En esa regresión presenta situaciones trasladadas al siglo XX, la Guerra Civil y la década de 1980, ha dicho a Efe Jordi SEbon, productor y actor del filme… Arrabal es el canciller que decide qué personas pueden ser trasladadas a otros planetas en un momento en que la Tierra no tiene futuro debido al último cambio climático. Elsa Anka interpreta a la científica encargada de llevar a cabo el proyecto regresivo para la supervivencia y la última esperanza de la humanidad que reside en la luna más grande de saturno…La banda sonora del film ha sido elaborada por Andréa Nebel y el compositor inglés Moss, líder del grupo Freak XXI… director Joan Frank Charansonnet, con el apadrinamiento de Fernando Arrabal, miembro del Grupo Pánico junto a Alejandro Jodorowsky y Roland Topor..l. EFE/Archivo…”

 

PHOTOS :  Eva et  Oscar Orengo

05/07/2011 11:50 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Año Pagano de Aldous Huxley

20110706185600-dark-light21.jpg

Cerrados están los ojos del paraíso, pero no pueden del todo matar

los colores del mundo hibernal. Suprimidos

y aun así tan fuertes, brillando en secreto todavía

carbonilla y amenazadores, de color negro y ciruela dan fe

de la luz ausente. Con su ansiado renacimiento

desnuda el mundo en un etéreo sueño de hojas;

resplandece; el escaso sueño dentro de la tierra madura,

y los inmensos olmos se exhiben oscuros sobre las gavillas.

¡Mágico otoño! Todos los bosques son zorros,

dormitando estirados bajo el casi argénto sol.

¡Ay!, brillantes y tristes bosques y melancólico cielo,

¿no hay cura para la belleza más que correr

aún más rápido que las escurridizas horas, flores y concubinas

y música moribunda, hasta que nosotros también muramos?

 

Poesía Completa Aldous Huxley

Edición bilingüe de Jesús Isaías Gómez López

Cátedra Letras Universales,

2011, Madrid.

Arrabal News

Ceci n’est pas un blog

…Festival de Limoux… 19 compagnies…Judith Morand …. automates…

Fernando Arrabal

 

P1050907 

 

 … autre arrabalesque: “quand je ne pense pas à ce que je dis , je dis ce que je pense”…

Festival de Limoux… 19 compagnies… Fernando Arrabal

Le Musée des Automates
Festival J’acte et Jactes
7 au 17 Juillet
19 compagnies
LIMOUX
Judith Morand
  
 
 
 
 
 
 
 
 Invité d’honneur: Fernando Arrabal
 
 PUBLIÉ LE 06/07/2011  `
LA DEPECHE
…Arrabal viendra jacter…  DIMANCHE 10 JUILLET …
…Tout est prêt pour accueillir Fernando Arrabal…

…On  le voit … souvent… dans les émissions people télé…  aux côtés de réalisateurs, comédiens, hommes ou femmes politiques en quête de reconnaissance, prêts à tout (à passer à la télé par exemple) pour ne pas passer inaperçus! L’écrivain et dramaturge Fernando Arrabal n’ a évidement pas besoin de ce type de publicité pour se rappeler à notre bon souvenir. C’est tellement vrai qu’il a répondu à l’invitation du festival de théâtre «J’acte et jactes», qui se tiendra à Limoux, pour la troisième année consécutive du 7 au 17 juillet prochains. Et qu’il animera une rencontre le dimanche 10 juillet, à 21H30, au musée des Automates, l’un des deux lieux scéniques du festival, avec la place de la République. La rencontre sera suivie de la projection de son fameux film «Viva la muerte», œuvre qui l’avait révélé au grand public….

…La présence d’Arrabal… un poème à l’attention de ses hôtes («quelle joie imméritée, conclut-il, de venir à Limoux»), occupe une place à part dans le théâtre, celle de l’anti-conformisme aux limites de l’anarchie. Cette différence avec le théâtre plus conventionnel, le festival initié par Martine Morand, créatrice du musée des Automates avec son compagnon, récemment disparu, la porte non pas comme une blessure, mais plutôt comme un étendard. La présence de dix-neuf compagnies, qui seront à pied d’œuvre pour montrer leur travail, en est la preuve vivante. «Il y a une effervescence de jeunes dans la région, qui ne demandent qu’à jouer, a dit l’autre jour Guillaume Lagnel, co-fondateur, metteur en scène de la Compagnie l’Arche de Noé, au cours de la conférence de presse qui s’est tenue à la mairie, en présence de Michèle Bareil-Guérin, adjointe à la culture. Le festival de Limoux est une plate-forme essentielle pour le nouveau théâtre dans le triangle Toulouse-Montpellier-Barcelone». La ville de Limoux accompagne financièrement le rendez-vous, ainsi que sur le plan technique. Un foisonnement d’œuvres originales animera les nuits culturelles limouxines…

***
MIDI LIBRE:
…Fernando Arrabal va semer la panique.
…la troisième édition des Théâtrales du musée des automates (festival “J’acte et Jactes”), accueille Fernando Arrabal, écrivain et cinéaste né le 11 août 1932 à Melilla (Espagne). Il vit en France depuis 1955 et se définit comme un desterrado (”mi-expatrié, mi-exilé”) mais il est surtout l’auteur le plus joué dans le monde.

…Il a réalisé sept longs-métrages…une célèbre “Lettre au général Franco”… Et un grand voyageur curieux de découvrir sans cesse de nouveaux horizons. C’est d’ailleurs pourquoi il a accepté de venir LE  DIMANCHE 10  JUILLET   parrainer le festival qui, cerise sur le gâteau, prend cette année de l’ampleur en accueillant dix-neuf compagnies (au lieu de quatorze en 2010).

Dans une lettre adressée aux deux organisatrices, il écrit : “L’exil : ‘el destierrro’ est ma découverte inépuisable. Quelle joie imméritée de venir à Limoux !”. Et il viendra, c’est sûr ! Une troupe de Barcelone (”Teatro de Cerca”) qu’il affectionne particulièrement sera également de la partie : elle jouera une pièce dont le titre se résume à deux prénoms : “Fando e Lis”.

07/07/2011 14:21 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico, (XXI)

20110711221608-agresiones2ho9.jpg

Como el lector podrá figurarse la situación se degradó con los años. Recuerdo que, un día, a la hora de comer la televisión no funcionaba. Mientras el que se denomina mi padre movía el cable de la antena con llevado por una convulsión propia del baile de San Vito el niño que entonces yo era comía una ensalada. De pronto él dejó su afanosa tarea, se volvió hacía mí y me giró la cara con un certero guantazo. “Eso para que sigas haciendo ruido mientras comes”. Desde que puedo recordar he tenido la gracia de alimentarme con la boca cerrada, incluso mientras mamaba del pecho de mi madre, por tanto, miré a mi plato y me pregunté cómo seguir degustando la ensalada sin hacer ruido. Las hojas crujientes insistían en realizar unos sonidos que el que se llama mi padre debía considerar de distracción en su honorable cometido. Por fortuna llegó mi madre y no hubo más golpes, sólo miradas de desaprobación.

Esa fue una de las ocasiones que mi madre me libró de una insensata situación provocada por el energúmeno al que me refiero. Estoy seguro que existieron muchas más de las que no supe gracias a su discreción.

Con dieciséis años mis padres decidieron tramitar la separación. En una conversación en la puerta de casa el que se llama mi padre confirmó a mi madre que si ésta le concedía dos millones de pesetas le regalaba a su hijo. Mi madre, con un puesto de confección, con el que me había sacado adelante a mí y durante años había mantenido al sujeto en cuestión, ese dinero representaba una suma nada despreciable. Finalmente lo consiguió pero deshilvanarse de la influencia del personaje no fue sencillo.

Antes de la separación, una mañana, nos encontrábamos los tres en la tienda de mi madre. Ella salió a realizar algún recado. Entonces él me dijo algo que no recuerdo. Puede ser que fuera porque empezaba a llevar el pelo algo mayor de lo normal, o que se refiere a alguna cosa que no era cierto, en cualquier caso, con prudencia le desmentí o repliqué la observación. Entonces él tomó el cigarrillo que sujetaba con los labios y me atrapó una de las manos. Me quemó con alevosía y conocimiento en uno de mis dedos. Aquella acción inesperada me dejó sin aliento. Entonces pensé por vez primera que mis temores eran ciertos no sólo el que se llama mi padre guardaba una personalidad violenta y desquiciada sino que desde el punto de vista psíquico  era merecedor de ser tratada con las más arcaicas formas de tratamiento: los electrodos, la reclusión en una jaula menor que su cuerpo, el bozal, en fin, esos remedios bárbaros que precedieron a la psiquiatría y al tratamiento de las enfermedades mentales.

Mi madre regresó y le expliqué delante del agresor lo ocurrido. Él negó de manera categórica lo sucedido. Mi madre se quedó perpleja. Lo que no le reprocho porque incluso a mí que me acababa de suceder me resultaba inverosímil. Ella volvió a marcharse porque le quedaba algo por comprar, probablemente para la comida de ese mismo día. Entonces el fumador me llevó detrás del mostrador de un empujón y me propinó una fuerte patada en el estómago. Me retorcí en el suelo durante unos instantes, pero después mi tenacidad pudo más que el dolor y me levanté tan campante. Desde luego de este segundo incidente ya no dije nada, pero me confirmó a qué atenerme en adelante. Desde ese día hasta que el juez dictaminó que el que se llama mi padre podía marcharse sin que eso le supusiera la consideración de abandono de hogar dormí con una espada de Toledo junto a mi cama. Me despertaba en mitad de la noche si oía algún ruido. Creía al fumador capaz de atrocidades para mí impensables, por tanto no descansaba en absoluto hasta el sueño me vencía.

Llegado el día de su marcha tomé una ballesta, también comparada en Toledo, y disparé su dardo de hierro contra el retrato de la boda de mis padres. Aquello causó un efecto en mi madre que no sabía si me había liberado o si me atormentaba la situación.

Años más tarde supe que durante ese período el que se llama mi padre llevaba en su “mariconera”, pues con esa prenda realizaba sus rondas nocturnas, una foto de un servidor. Sobre ella peroraba y provocaba lástima en la concurrencia, en especial, supongo, en el sector femenino. Por esos días se presentó con un colgante que mostraba una manzana mordida por lo que supongo con esa treta alcanzaba el propósito que se había fijado.

Debo admitir que tal vez por esas circunstancias, o por otras completamente ajenas a lo relatado hasta ahora, el caso es que tengo por Toledo una devoción especial y que, por algún motivo que no comprendo, durante años visité la ciudad puntadamente y adquirí en sus tiendas de recuerdos las armas más variopintas, estrafalarias, las reproducciones más soeces, en algunos casos, que pude encontrar y que todavía hoy circulan por las habitaciones de esa casa, ¿tal vez por si acaso regresa el caballero con el que lidiar?

En los mismos tiempos de la agresión citada intentó el que se llamaba mi padre agredir a mi madre. Sobre este punto no daré detalles, puesto que sería ella la que debería darlos si ese fuera su criterio. Pero añadiré que el lance se cerró una patada en las partes groseras del sujeto y sin que mi madre sufriera daño alguno salvo el susto del que pronto se repuso.

Por algún motivo transcurridos dos o tres meses de la separación, los hombres de la tipología aquí descrita, deciden retornar al hogar. Y el que se llama no fue una excepción. Comenzó con llamadas en la madrugada en las que afirmaba que se iba a quitar al vida, al más puro estilo del romanticismo tardío. Esa idea me daba esperanzas de un mundo sin tal sujeto, pero para mi desazón él supuesto enamorado jamás llegó a cumplir su promesa.

 

Arrabal News

… desperados!…

FERNANDO ARRABAL

 

arravitx

…desperados!…    Arrabal

Desperados masqués

Desperados marqués

Desperados moqués

Desperados  Mickeys

Desperados moquette

Desperados Marquis

Desperados Marcos

Desperados aux couleurs d’autre monde

La révolte prodigue

Des frissons évanouis

Le mal se fait terrestre

Dans la fureur de vivre

Desperados masqués

Desperados marqués

Desperados moqués

Desperados  Mickeys

Desperados moquette

Desperados Marquis

Desperados Marcos

Desperados aux couleurs d’autre monde

Chaque douleur se fond

En un confus vertige

De l’orphelin d’essence

Par la haine du pouvoir

Desperados masqués

Desperados marqués

Desperados moqués

Desperados  Mickeys

Desperados moquette

Desperados Marquis

Desperados Marcos

Desperados aux couleurs d’autre monde

La loi franchit l’espace

Imposant son naufrage

Heurtant de ses embruns

Les délires de nos nids.

Desperados masqués

Desperados marqués

Desperados moqués

Desperados  Mickeys

Desperados moquette

Desperados Marquis

Desperados Marcos

Desperados aux couleurs d’autre monde

… d’Arrabal , juillet 2011… 

 

(collage Jordi Soler) 

 

12/07/2011 09:08 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Crónicas de un convaleciente crónico, (XXII)

20110720123252-turco.jpg

A los seis meses de la separación el padre perdido y desoído en el templo regresó a casa. En mis carnes se abrió la decepción y  el temor, con temblor. Si bien el naufrago devuelto a la orilla durante los primeros días disimuló su auténtica naturaleza, pronto volvió a la rutina.

El momento crucial aconteció durante una comida de verano. Mientras mareaba con mi cuchara un plato de legumbres hacía participe al repatriado de algunos de mis problemas y circunstancias del momento. El, según su costumbre, permanecía impasible con los ojos introducidos en las visiones del televisor. Tan sólo se giró hacía mí para preguntarme si me “gustaba el plato”, para continuar advirtiéndome sobre mi situación gastronómica,  con su por entonces ya tópica frase: “O te lo terminas pronto o te lanzaré por la ventana”.

Primero me sorprendió que la vecindad a coro no repitiera al unísono tal sonsonete mil veces repetido entre esas mismas paredes. Luego me pareció haberme introducido en un túnel temporal que me había hecho retroceder en mi vida al menos un año. ¿Esto es lo que de nuevo me espera ad infinitud?, me pregunté con aprensión.

Mi madre, contrariada por la postura adoptada por el macho dominante, que ya llevaba unos meses de vuelta con su personalidad en plena efervescencia, me quitó el plato, luego tomó el suyo de la mesa y vertió el contenido por el fregadero. De inmediato pasó a su cuarto y comenzó a hacerle las maletas.

El que se dice mi padre se descompuso.  Con su pijama corto de verano, sus piernas centrifugadas con mil punzadas de costurera, su rostro circunspecto que miraba ora a las alturas ora a nosotros, con esa expresión ausente que poseen las cabezas de algunos santos en determinadas tallas, realizaba danzas sufí alrededor de su propio ensimismamiento. Intentó las disculpas, las lágrimas y las escenas más aclamadas por crítica y público donde jugaba a ora soy Dr. Jekyll  ora soy Mr. Hide. Pero si uno asiste demasiadas veces a un espectáculo de magia termina la capacidad de sorpresa termina resentida.

Me levanté con cierta calma de  a silla, aparté la mesa, me aproximé al sujeto y le sugerí un cambio en los personajes, a partir de ahora ante uno de sus agravios yo sería el que le remitiría por la ventana para que él planeara por los cielos, y comprobar si de este modo remitía  su obsesión por el gozo de volar.

Ese día abandonó el hogar el que se decía mi padre y se constituyo mi casa en un territorio libre.

Por las cuestiones propias de las separaciones me vi con el que se denomina mi padre durante un año más o menos, los sábados por la tarde. Él me invitaba a comer, me pedía abundantes licores e intentaba que le relatara todo lo posible sobre mi madre y su entorno, lo que yo procuraba evitar con la destreza del torero que escapa de la cornamenta del toro bruñido.

Dos fueron las principales sesiones antes de mi ruptura definitiva. La primera tuvo lugar en su nuevo domicilio, donde proyectó un concierto de Frank Sinatra mientras me servía licores varios, todo esto sazonado por insultos proferidos contra mi madre y su familia. Ese día a punto estuve de creerme San Jorge y de atajar al dragón con una buena estocada, pero las lágrimas fueron más fuertes que la espada.

La segunda ocasión sin duda debe tenerse por la de más renombre. El sujeto aprovechó que mi madre se encontraba con mis tíos de vacaciones para pedirme un vaso de agua en mi casa. Entonces ya sospeché alguna treta, pero era tal la vergüenza ajena que la situación me procuraba, que le permití el acceso a casa. Una vez allí, mientras me encaminaba a la cocina para llevarle el vaso de agua, él se introdujo deprisa en el cuarto de mi madre. A pesar de mi premura una vez llegué a la habitación con vaso, él se introducía bajo la camisa unos documentos. No tuve la entereza de arrebatárselos, ni de reprocharle nada.

Una vez mi madre volvió de vacaciones comprobó que las escrituras de propiedad del domicilio habían desaparecido. Por tanto fue necesario que ella acometiera los insufribles trámites burocráticos para obtener de nuevo la escritura.

Estaba claro que el sujeto en muchas ocasiones obraba, no tanto para su beneficio, sino con el propósito de ocasionar un trastorno. El mal  por el mal.

Así desde tales sucesos me negué a encontrarme con el hombre que dice ser mi padre.

Nos dejó un último recuerdo del que ni siquiera él tiene conciencia. Cuando yo era niño se presentó con un cachorro de pastor alsaciano al que él quería llamar Trostky, pero que,  al ser hembra y por algún ignoto giro del destino, se terminó llamando Tosca, como la célebre ópera de Puccini.

Ese animal me acompañó durante mi infancia y juventud, todavía muchos de mis amigos y algunos clientes de la tienda de mi madre lo recuerdan con cariño por su simpatía y gracia.

Todos los domingos, en la hora vespertina, nos reunimos mi madre, el personaje y yo para pasear con el animal por un parque cercano. Si el que se denominaba mi padre encontraba un resto del animal, pues al pasar tantas horas encerrado a veces destrozaba alguna caja de la estantería, entonces el sujeto obligaba a Tosca a tumbarse en el suelo y luego, con el palo de una escoba o fregona, le golpeaba en la espalda. Los aullidos y llantos del animal sonaban tan desgarradores que me tapaba los oídos con las manos. De nada valía que le pidiéramos, mi madre y  yo, que dejara de golpear al animal, ni nuestra insistencia ni nuestra exigencia, a veces, durante la afrenta el mango de la escoba o la fregona se partía en dos mitades.

Años más tarde, tras la liberación, Tosca tropezó y se calló por las escaleras que subían de la primera planta a la segunda del negocio de mi madre. El veterinario comprobó su estado y descubrió que el animal  tenía varías lesiones en la espalda y que, al caer, se una de esas viejas lesiones se había convertido en la ruptura de parte de la médula espinal. Por tanto, Tosca vivió inmóvil, primero arrastrando las patas traseras, luego también las delanteras, con  la cabeza como único guía, ayudada en todo por mi madre hasta que, al fin, el veterinario nos sugirió que la sacrificáramos porque su estado degenerativo resultaba imposible de sobrellevar al propio animal.

Un servidor no asistió a la eutanasia. Pero ese cadáver que jamás vi, ese cadáver que en muchos aspectos es y fue el de mi infancia, en mi memoria luce como el último recuerdo que me dejo el hombre que se decía mi padre.

Y al hilo de mis recuerdos Pascual acude: “Sólo existen dos clases de hombres: Los unos, justos que se creen pecadores; los otros , pecadores que se creen justos”.(1)

 

 

 (1) Pensamientos, Blaise Pascal, Edición y traducción de Mario Parajón, Cátedra Letras Universales, Madrid, 2008, 562, pág. 242

 

 

Arrabal News

¿Mostrar este HTML en una ventana separada?
  

P1020675

 

... autre arrabalesque: "...pour envoyer des messages dans l'au-delà il a acheté par erreur un vibromasseur"...

...Marc Delouze  (parvispoetiques.fr)  conseiller littéraire des Voix de la Méditerranée  (voixdelamediterranee.com) :

"...c'est dimanche soir, 17 juillet sur la grande scène de la Cathédrale (1200 places)...

...une grande "Soirée Tahrir" en solidarité avec les mouvements du monde arabe, avec des artistes (Idir, AIcha Redouhanne...) et une demi douzaine de poète venus d'Egypte, de Tunisie, d'Algérie, du Maroc...

... Arrabal en tant qu'invité d'honneur interviendra ...

...le combat de toute la vie d'Arrabal contre les tyrannies apporterait un témoignage symbolique et poétique de poids...
...le bénéfice de cette soirée servira à créer une fondation pour la démocratie et la culture en Méditerranée...
... la programmation des films d'Arrabal commence le dimanche matin, avec la projection de Viva la muerte, à 10h30  Comme chaque jour, la projection est suivie d'une rencontre... cinématographico-poétique avec l'auteur (vers midi)...

 

20/07/2011 12:41 Raúl Herrero Enlace permanente. Arrabal News No hay comentarios. Comentar.

Arrabal News


 
 

NEW PERFORMANCE 
























 

 

 













Quand Arrabal et ses invités nagent dans la pataphysique

Lodève

(agences de presse)

Fernando Arrabal, très en verve pour sa soirée animée par Marc Delouze.

Un grand moment mercredi soir à la Mégisserie...
... l’humour, la dérision et... la pataphysique, Science des solutions imaginaires, étaient bien présents à ce rendez-vous de l’amitié entre Fernando Arrabal, invité d’honneur du festival, et ses propres amis invités : ... le poète italien Antonio Bertoli, Jérémy Lecoq fondateur de P'C, le photographe Lucien Clergue... Thieri Foulc, du Collège de Pataphysique, "Représentant Hypostatique de Sa Magnificence"...

...laquelle magnificence est un... crocodile. Et Arrabal de conter un blasphème commis chez lui : "Nous avons mangé du crocodile ! Avec, comme Mitterrand lorsqu’il mangeait des ortolans, une serviette sur la tête."...

...À côté du Collège de pataphysique, il existe aussi un Ordre de la Grande Gidouille. "C’est un ordre mortel, assénait Arrabal. ... certains de ceux que j’ai décorés de cet ordre sont morts peu après..." De Louise Bourgeois au mathématicien Mandelbrot ou      Olivier O. Olivier. La semaine dernière, l’architecte qui a construit Brasilia (Oscar Niemeyer) l'a reçu . Il a 103 ans.
...
Lucien Clergue, créateur des Rencontres photos d’Arles, y allait à son tour de ses anecdotes, et de quelques souvenirs “arrabalesques “. Arrabal, qu’il qualifiait de “rétable vivant “, à cause de ses lunettes de soleil articulées dont il s’amusait à ouvrir ou fermer les verres, comme les portes d’un rétable. Antonio Bertoli, lui, a réalisé une "bicyclette pataphysique", et écrit aussi des poèmes dont il donnait à entendre deux extraits.

...Le public a visiblement adoré cette parenthèse de “déconnade”... géniale et intellectuelle, tout de même !...


collage de Jordi Soler

Reseña de Estación Joyce de Alejandro Toledo

20110728183641-giovanna-20tornabuoni-20-20-20domenico-20ghirlandaio-201488.jpg

Analizando el legado joyceano

Queremos tanto a Joyce
Una reseña de J.S. de Montfort
Relación con el autor: Antes de tener conocimiento del libro, no tenía la menor noticia del mismo. Sé que tiene un blog.
Relación con la editorial: Es el primer libro que leo de Ediciones el Innombrable.

 pesar de haber publicado varios volúmenes de cuentos y una novela corta, y haberse dedicado a la compilación de diversas antologías poéticas, así como libros de entrevistas con escritores, diríamos que el grueso de la creación literaria del escritor mexicano Alejandro Toledo (México DF, 1963) se halla en la así llamada prosa ensayística. Es en esa misma línea donde se inscribiría su último libro publicado en España Estación Joyce.

espués de Dios y de Shakespeare, James Joyce es quien más ha creado

Siendo —que lo es— un libro de prosa ensayística, no es exactamente esto lo que encontrará en sus páginas el lector (o no solo esto), porque el volumen sería más bien una miscelánea que se engarza por efecto de una suerte de leit motiv que ensaya Alejandro Toledo, que sería aquel con el que el libro finaliza (y que parafrasea a Alejandro Dumas padre): “después de Dios y de Shakespeare, James Joyce es quien más ha creado” (p. 202).

A ello se le habría de sumar la deficiencia receptiva del genio irlandés en el ámbito hispanoamericano, pues se lamenta Toledo de que “no es mucho lo que se ha escrito en nuestro idioma en torno a James Joyce” (p. 189).

En el libro cabe casi de todo: la crónica literaria de carácter lúdico, al modo del turismo literario, la recuperación personal a través de la propia escritura, el dietario, los aforismos à-la-Duras, y las sentencias apodícticas á-la-ChantallMaillard, las personificaciones textuales de los protagonistas joyceanos á-la-LeeMasters,  y, principalmente, el análisis del corpus teórico y analítico, así como las traducciones, influencias, precursores y continuadores de la obra del escritor irlandés.

escribo desde el abandono, desde la melancolía

La estructura de la obra, más que al aparente modo fragmentario, se va resolviendo en su parte primera en disímiles saltos acrobáticos y, con ello, no elude ni los trompicones ni las disonancias contextuales. Es decir, se trata de una escritura que se va inquiriendo a sí misma, buscando el posible hueco, los túneles, por los que ir avanzando hacia la luz, pues el autor nos dice que: “escribo desde el abandono, desde la melancolía. Escribo para no llorar, o para hacerlo realmente” (p. 64).

 

Si desea leer la reseña completa puede hacerlo en el siguiente enlace:

http://hermanocerdo.com/2011/07/queremos-tanto-a-joyce/

28/07/2011 18:36 Raúl Herrero Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Crónicas de un convaleciente crónico,(XXIII)

20110731155622-anaquia.jpg

7. La fortuna de los vencidos

A una hora próxima a las luces de la madrugada, en el día de la víspera de la festividad de El Pilar de 1957, sonó al timbre en casa de mis abuelos, dos mujeres. Se trataba de dos hermanas, amigas de una prima de mi abuela, enfermera en Madrid, que les había proporcionado las señas de la casa por si no encontraban alojamiento durante su visita a  la ciudad de Zaragoza con motivo de las fiestas ya citadas. Las acompañaba un hombre de estatura que tendía a la baja. Mi abuela separó de su lecho a mi abuelo, que durmió en el suelo durante los días de la visita, y tras cambiar las sábanas ambas hermanas fueron instaladas en ese cuarto como refugiadas del furor turístico de las fiestas mayores de la ciudad.

El hombre que las acompañaba, su hermano, más tarde supieron mis abuelos y mis tíos-abuelos que era un tal Carlos Sánchez de Rojas y Romeo, a la sazón Coronel Capellán Castrense de la 5ª región militar.

Tras ese primer encuentro que se prolongó durante los días que las hermanas del Coronel Castrense pasaron en Zaragoza nació, por uno de esos misterios inexplicables de la raza humana, una familiaridad que rozaba la sanguineidad.

Mi abuela, de forma desinteresada y como si de un pariente se tratara, se brindo a limpiarle a don Carlos, como le llamaban en mi casa, la ropa y a planchársela.

El capellán cenaba una vez por semana, con preferencia los miércoles, en la cocina de mis abuelos. Mi tío-abuelo Manuel le dijo en una declaración de absoluta confianza con don Carlos: “Si usted quiere bendecir la mesa hágalo, pero disculpe que no le acompañemos, puesto que somos anarquistas y nuestros ideales no encajan con ese rito”. A lo que la máxima autoridad eclesiástica-militar de la ciudad, encargado de saludar al entonces jefe de estado Francisco Franco cuando visitaba la ciudad, respondió: “No me importa. Además yo pasé la guerra en Madrid, en zona roja y no puede decir que conmigo se portaran mal”. Así durante las múltiples cenas que compartieron el sacerdote bendecía la mesa y se santiguaba acompañado por el silencio y el gesto imperturbable del resto de comensales.

Así el destino unió a lo que podríamos denominar puntas del iceberg de la España enfrentada en la Guerra Civil: mi familia anarcosindicalista y un Coronel Capellán Castrense. Si, como era costumbre, la policía hubiera visitado a mis abuelos en uno de los días previos al paso de una alta autoridad del régimen por la ciudad, para comprobar la documentación y que no se preparaba ningún atentado, ¿qué hubiera ocurrido al encontrarse en casa de unos supuestos “rebeldes” con don Carlos? La escena de por sí daría para un sainete, para un buen sainete, pero no tengo noticias de que tal encuentro se produjera.

Llegada la edad en que mi madre debía tomar la comunión don Carlos le comentó que consultara en su colegio María Auxiliadora, de las monjas salesianas, si ellas permitían que un “curica”, según su expresión, amigo de la familia fuera el que realizara la Eucaristía de ese día y celebrara el Sacramento. Mi madre lo consultó y se le negaron tal posibilidad de manera tajante pero, tras presentar la tarjeta del Coronel Capellán Castrense de manera milagrosa las hermanas mudaron su parecer y permitieron de muy buen grado que fuera don Carlos el que le diera la comunión a mi madre. De paso se tomó la determinación de darle la comunión y el bautismo de un tirón a mi tío, con trece años.

A menudo mi madre acompañaba a don Carlos en algunos de sus quehaceres, así ambos se paseaban por las altas instancias del ejército de la época en Zaragoza donde, según recuerda mi  madre, se contaban a menudo chistes sobre Franco y se vivía cada visita del jefe de Estado como un suplicio, tanto por lo mixtificador de su carácter como por lo engorroso de la situación.

Mis abuelos incluso llegaron a visitar en Madrid el piso de las hermanas y la madre de don Carlos durante unas breves vacaciones.

A principios de los años 60 mis abuelos, que no habían pasado por el obligatorio rito de la boda eclesiástica, para soliviantar los impedimentos legales que el régimen imponía  a los hijos de soltera contrajeron nupcias en  Zaragoza, en la Iglesia de Santa Engracia, en una ceremonia oficiada por su amigo don CarlosSánchez de Rojas. Mi madre tenía por entonces unos ocho años y mi tío quince.

En las tertulias que seguían a las cenas de hermandad entre don Carlos y mis abuelos se debatía con una libertad de política, de  la guerra, de las experiencias de los presentes en la misma y, hasta en cierta ocasión, invitó don Carlos a mis abuelos a una audiencia en Zaragoza durante una visita de Franco. A lo que al parecer respondió mi abuelo: “Si es para ponerle una bomba…”. Lo que hizo que don Carlos estallara en una sincera carcajada.

Encuentro en mis visitas por Internet encuentro para mi sorpresa una autobiografía de Eliseo Remolar Villalba, un camarada de mis abuelos y de mi tios abuelosAntonio Malo y Manuel Rasal, incluso familiar de éste último. En esas páginas  bajo el título de Sólo unas preguntas (Memorias de un combatiente) encuentro la siguiente narración que incluyo literalmente(1), si bien difiere algo en lo que me ha sido relatado por mi entorno familiar, lo considero un testimonio de primer orden porque añade el punto de visto de una tercera persona, así como por otras referencias que se realizan en la obra tanto a la casa de mis abuelos como a mis familiares:

 

Dos mujeres, buscando posada, fueron a parar a un piso de S. José donde vivían unos  anarquistas, eran altas horas de la noche y no era cuestión que aquellas mujeres siguieran su búsqueda por lo que decidieron alojarlas. Al día siguiente, después de desayunar quisieron pagar su estancia y los anarquistas que las recogieron  les dijeron que no lo habían hecho por negocio, que no tenían que pagar nada. Las señoras muy agradecidas se marcharon y dijeron que ya tendrían noticias de ellas.

 

Meses mas tarde llegó a esa vivienda un cura de sotana (entonces no se estilaba  la ropa de paisano) preguntando por los anarquistas que le abrieron la puerta pero sin hacerlo pasar. Se identificó el cura como hermano de una de aquellas  señoras y se ofreció para lo  que fuese necesario. Ni caso le hicieron.

 

Pasó algún tiempo mas (el que la persigue la mata)  el cura a fuerza de hacer visi-tas consiguió introducirse en aquella casa. Resultó ser  el Teniente Coronel, en funciones de coronel, Vicario Castrense de la 5º Zona D. Carlos Sánchez de Rojas.  Mas tarde y sobre todo en cuaresma era un invitado semanal, especialmente en los días de vigilia que no hay que decir que por la ideología de aquella casa no se guardaba.

 

Allí conocí a D. Carlos, hombre campechano, dicharachero y aparentemente bastante tolerante. Al verlo se acordaba uno de las famosas palabras del Papa León X "que bien vivimos a costa de la historia de Cristo". Sin embargo luego tuvimos ocasión de conocerlo mejor e incluso de tratar a sus hermanas. Era un hombre honesto y bondadoso, era de derechas, naturalmente , pero de una derecha civilizada.

 

Sin embargo tenía su historia,

 

Un día hablándole cura  de sus andanzas durante la guerra por Madrid le comentó algo a Antonio Malo que hizo que este le dijera

--Entonces usted es el famoso

Padre Cuervo

- Durante la guerra fue uno de los máximos responsables del aparato del General Franco en el Madrid republicano, uno de los jefes de la de la Quinta Columna.

 

--- ¿Cómo sabes tu eso?

--- Mire, D. Carlos, yo también hice algunos trabajos de información para la República y entre colegas.... –ambos se echaron a reír con el asombro de los presentes

 

Nuestras relaciones con él estuvieron siempre dentro de la máxima cortesía y sin hipocresía por ninguna parte.

 

 

 (1) Los interesados encontrarán el texto completo en edición digital, prólogo y notas de Eliseo Remolar Pérez en el siguiente enlace: http://es.scribd.com/doc/45917516/Remolar-E-Solo-Unas-Preguntas



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
certificado por
GuiaBlog